103 Alaba la nueva vida

¡Aleluya! ¡Dios Todopoderoso!

¡Te agradecemos y alabamos!

¡Aleluya! ¡Dios Todopoderoso!

¡Te adoramos para siempre!

Cristo de los últimos días ha aparecido,

Su palabra nos juzga, castiga y purifica,

y nos lleva hacia el camino correcto.

Vivo una nueva vida de amar a Dios.

Es bueno entender la verdad.

Deseché la corrupción, ¡y soy libre!

Todas las nociones y malentendidos se han aclarado,

mi desobediencia se ha transformado.

No hay más dolor ni perplejidad;

mi espíritu es libre

y canto alabanzas a Dios, y canto alabanzas a Dios.

Las palabras de Dios son verdaderas, tan preciosas,

que limpian nuestras actitudes corruptas.

Asistimos a la banqueta, probando el amor de Dios.

¡Amaré a Dios hasta la eternidad!

Los hermanos y hermanas están juntos,

sin barreras ni distancia.

Con un corazón y un espíritu,

lo servimos a Dios y cantamos un canto de alabanza.

¿Quién no expresaría el afecto de su corazón?

¿Quién no expresaría el amor de su corazón?

Tú danzas para alabar a Dios,

yo aplaudo a tu lado, yo aplaudo a tu lado.

Cantamos con corazones sinceros.

Dios Todopoderoso nos ha renovado.

La vida decadente disapareció,

¡es tan feliz vivir ante Dios!

Practicar la verdad nos libera;

cumplimos nuestro deber y damos gloria a Dios.

Su pueblo disfruta la nueva vida,

amamos a Dios y vivmos en la luz.

Hemos transcendido a las cargas del mundo,

hemos transcendido a las cargas del mundo,

hemos transcendido a las cargas del mundo.

Nos amamos los unos a los otros, ¡somos tan adorables!

Nos amamos los unos a los otros, ¡somos tan adorables!

Anterior: 102 Que Dios conmueva de nuevo nuestro espíritu

Siguiente: 104 Vivo en la presencia de Dios

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

13. Pasar la flor de la juventud en la cárcel

Quizás para muchos, esos años están llenos de bonitos recuerdos, pero lo que nunca habría esperado era pasar la plenitud de mi propia juventud en la cárcel. Podrías mirarme de forma extraña por esto, pero no me arrepiento de ello.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp