129 No puedo decir todo lo que hay en mi corazón

Escuché tu voz y me alegré de encontrarte.

He disfrutado de la riqueza de Tus palabras.

Tu corazón es realmente amable y hermoso; Tu amor es cautivador.

Lo que Tú eres y tienes es realmente precioso.

No tengo palabras para decir cuán verdaderamente adorable es Dios Todopoderoso.

Vives entre los hombres y das el ejemplo en todos los sentidos.

Tu amor me ha acompañado hasta hoy.

Con la guía y provisión de Tus palabras, crezco gradualmente en vida.

Tú pules mi corazón y purificas mi amor.

Al experimentar el juicio de Tus palabras, 

sufro, pero siento la dulzura.


Habiendo experimentado Tu juicio, mi corazón está más apegado a Ti.

Es Tu juicio y Tu castigo lo que purifica mi corrupción.

Mediante adversidades y refinamiento, he aprendido a someterme.

Ya no soy negativo ni rebelde; ahora entiendo Tu voluntad.

Solo Tu palabra es la verdad y puede proveer al hombre de vida.

Tu corazón es el más benevolente de todos; das todo lo que tienes para salvar al hombre.

He saboreado Tu verdadero amor, y no puedo decir todo lo que hay en mi corazón.

Tú me purificas y yo Te pertenezco. Te amaré por siempre.

No puedo decir todo lo que hay en mi corazón. Podría hablar de Tu amor sin cesar.

Quiero llevar a cabo mi deber bien y dar testimonio de Ti. Te amaré por siempre.

Anterior: 128 Estoy apegado a Dios

Siguiente: 130 Contar la gracia de Dios

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro