808 Sé testigo como Job y Pedro

I

Puedes decir que estás conquistado,

¿pero puedes obedecer hasta morir?

Debes seguir hasta el final, a pesar de tus perspectivas.

No debes perder tu fe, sin importar el entorno,

sin importar lo que pasa a tu alrededor.

Sé como Job, obediente hasta el fin.

Sé como Pedro, con supremo amor por Dios.

II

Debes ser como Job.

Cuando era pobre y con dolor,

nunca abandonó Job, el nombre de Jehová.

Sé como Pedro, amando a Dios hasta el fin,

incluso en la cruz hasta su último aliento.

No debes perder tu fe, sin importar el entorno,

sin importar lo que pasa a tu alrededor.

Sé como Job, obediente hasta el fin.

Sé como Pedro, con supremo amor por Dios.

III

Pedro no pensó en lo que el futuro traería,

esperanzas gloriosas, pensamientos extravagantes,

sólo buscaba amar a Dios,

obedeciendo Sus arreglos.

No debes perder tu fe, sin importar el entorno,

sin importar lo que pasa a tu alrededor.

Sé como Job, obediente hasta el fin.

Sé como Pedro, con supremo amor por Dios.

IV

Este es el estándar que debes alcanzar

antes de ser considerado para dar testimonio.

No debes perder tu fe, sin importar el entorno,

sin importar lo que pasa a tu alrededor.

Sé como Job, obediente hasta el fin.

Sé como Pedro, con supremo amor por Dios.


Adaptado de ‘La verdad interna de la obra de conquista (2)’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior : 807 Debes buscar el estándar de Dios para satisfacerlo

Siguiente : 809 Sólo temiendo a Dios puede rechazarse el mal

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Capítulo 2

Después de la tarea del nuevo enfoque, habrá nuevos pasos en Mi obra. Ya que así ocurre en el reino, Yo haré las cosas directamente a...

62. Mis principios de vida me dejaron maltrecha

La frase común: “Todos colocan cargas sobre el caballo dispuesto” es una con la que personalmente estoy demasiado familiarizada. Mi esposo y yo éramos personas particularmente ingenuas: cuando se trataba de asuntos que involucraban nuestro propio beneficio o pérdida personal, no éramos del tipo que regatea y se queja con los demás.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro