922 La belleza del reino

Dios se mueve sobre todos los hombres,

observando por todas partes.

Ningún hombre o ninguna cosa es como fue alguna vez.

Dios reposa sobre Su trono, yace a través del universo.

Este es el resultado final de la obra actual de Dios.

I

Los escogidos de Dios recobran su forma,

ángeles son librados del dolor,

tal como Dios dice, sus rostros reflejan

que el santo está en el corazón del hombre.

Como los ángeles sirven a Dios en la tierra,

y Su gloria se extiende por el mundo,

el cielo ha bajado a la tierra, y la tierra al cielo.

El hombre los une.

El cielo y la tierra ya no están separados,

el cielo y la tierra unidos están.

Dios y el hombre para siempre en armonía estarán.

Dios y el hombre para siempre en armonía estarán,

separados jamás, separados jamás.

Esta es la belleza del reino.

Esta es la belleza del reino.

II

En todo el mundo sólo están el hombre y Dios.

Libres de suciedad e inmundicia,

todas las cosas son como nuevas,

como corderitos sobre el verde y fresco pasto,

disfrutando todo lo que pueden en la gracia de Dios.

El verdor trae aliento de vida, pues Dios

vive con el hombre en la tierra.

Su tabernáculo está en el mundo de los hombres,

Dios vive en Sion otra vez. (La derrota de Satanás).

Será el día de descanso de Dios,

proclamado y conmemorado por todos.

Su obra terminará cuando Él descanse en Su trono.

Ahora Sus misterios son mostrados.

El cielo y la tierra ya no están separados,

el cielo y la tierra unidos están.

Dios y el hombre para siempre en armonía estarán.

Dios y el hombre para siempre en armonía estarán,

separados jamás, separados jamás.

Esta es la belleza del reino.

Esta es la belleza del reino.

Dios se mueve sobre todos los hombres, observando por todas partes.

Ningún hombre o ninguna cosa es como fue alguna vez.

Dios reposa sobre Su trono, yace a través del universo.

Este es el resultado final de la obra actual de Dios.


Adaptado de ‘Capítulo 16’ de Interpretaciones de los misterios de las palabras de Dios al universo entero en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 921 Lo que Dios prepara para la humanidad está más allá de la imaginación

Siguiente: 923 Toda la humanidad debe adorar a Dios

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro