App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

189 Convertirse en una nueva persona

1 Cuando pienso sobre cómo era antes mi fe en Dios, mi corazón siente una deuda tan grande. Siento tantos remordimientos por no haber buscado la verdad. Dios me exaltaba para que cumpliese con mi deber, pero yo no supe ser considerado con Su voluntad. Obraba y predicaba sólo para compararme con otras personas. Me gustaba que los demás me admirasen y me tuviesen estima. Servía a Dios sólo de nombre pero en realidad estaba estableciéndome a mí mismo. Dios me lo recordó y me lo advirtió tantas veces pero yo no le presté atención. Inflexible, iba a toda prisa sólo para obtener recompensas, para recibir una corona. Para Dios es repugnante que yo me haya esforzado para obtener la fama y el estatus.

2 Dios me escondió Su rostro y yo caí en la oscuridad, sin tener un lugar adonde ir. Vivía los días, que me parecían años, como si fuese un cadáver. Durante las pruebas, reflexioné sobre mis propios actos y mi comportamiento. Disfruté tanto del amor de Dios pero no pensé en retribuírselo. Usé las oportunidades de cumplir con mi deber para alardear. Dios debería maldecir mi naturaleza, como la del arcángel. Temblando de miedo, caí ante Dios lleno de remordimiento. ¿Cómo podría ser digno de ser llamado un ser humano siendo tan rebelde y desafiante con Dios? Deseo aceptar el juicio de Dios y conseguir cambiar mi carácter.

3 Al pasar por el juicio de Dios, pude entender que el carácter de Dios es justo. Venero y obedezco a Dios con mi corazón y vivo con cierta semejanza humana. Sólo ahora sé que sin cambiar mi carácter no soy digno de servir a Dios. Doy gracias al juicio de Dios de que justo a tiempo me amparase bajo Su protección. Ahora he probado el amor de Dios, que es tan verdadero y tan real. Oh Dios, nunca más volveré a afligirte o a rebelarme ante Ti. Sólo deseo disfrutar de estas últimas horas y convertirme en una nueva persona, no buscar el aprecio de los demás sino complacer Tu voluntad, vivir acorde a Tus palabras, exaltarte y atestiguar por Ti sobre todas las cosas.

Anterior:El remordimiento de recibir el juicio

Siguiente:El deseo sincero de arrepentirse