Pregunta 7: La mayoría de los creyentes sigue pensando que, si creen en el Dios de la religión, están creyendo en el Señor Jesús, no en los pastores y ancianos, y que, por tanto, ¿cómo no van a salvarse?

Respuesta: ¿Qué es la religión? ¡El mundo de los fariseos, el viejo nido de los anticristos! Pensar que te puedes salvar creyendo en Dios dentro de él es una mera ilusión. ¿Por qué no podemos salvarnos si creemos en el Dios de la religión? Principalmente porque, cuando Dios ha llevado a cabo una nueva obra en los últimos días, la obra del Espíritu Santo ha cambiado al ritmo de la nueva obra de Dios, de forma que el mundo religioso ha perdido la obra del Espíritu Santo y se ha quedado desierto. Encima, el mundo religioso está completamente controlado por los fariseos hipócritas y los anticristos y hace mucho que se ha convertido en un lugar de oposición a Dios. No sólo el Espíritu Santo no está obrando en la religión, sino que tampoco Dios encarnado ha venido a ella a realizar Su obra. Así pues, los creyentes no pueden experimentar la obra de Dios de los últimos días creyendo en el Dios de la religión. No pueden comer, beber ni disfrutar de las palabras de Dios en los últimos días, con lo que, naturalmente, caen en la oscuridad. Si la gente no busca ni investiga el camino verdadero ya, lo más fácil será que se venga abajo en el desierto ¡y no reciba la salvación de Dios! Los que se han venido abajo en el desierto del mundo religioso tan sólo se aferran a la Biblia en las reuniones y no disfrutan de las palabras actuales de Dios. Sin la obra y la guía del Espíritu Santo, el Dios en el que cree el hombre es difuso. En las reuniones, lo único de lo que hablan en comunión es de testimonios de las obras y declaraciones anteriores de Dios en la Biblia. ¿Cómo puede recibir esa clase de personas la salvación y la promesa de Dios de los últimos días? Es igual que cuando, en aquel tiempo, el Señor Jesús comenzó a obrar fuera del templo. El templo se convirtió en un desierto caótico, una cueva de ladrones. Como no obedecían la obra del Señor Jesús, los que se quedaron en el templo conservaron las antiguas leyes y normas y, naturalmente, perdieron la salvación del Señor. De igual manera, en los últimos días de nuestro tiempo, Dios Todopoderoso ha realizado Su obra del juicio, que comienza por la casa de Dios, expresando verdades para juzgar y purificar al hombre, de forma que se libere del carácter corrupto y las influencias de Satanás, reciba la salvación de Dios, Dios lo perfeccione, lo convierta en vencedor y lo eleve directamente a Su reino. ¡Es una oportunidad de oro! Si el hombre no obedece la obra de Dios Todopoderoso de los últimos días, no podrá recibir la salvación ni entrar en el reino de los cielos. Leamos unas palabras de Dios Todopoderoso. Dios Todopoderoso dice: “Los que no aceptan la nueva obra de Dios son despojados de la presencia de Dios y, además, son privados de las bendiciones y de la protección de Dios. La mayoría de sus palabras y acciones se aferran a las exigencias del pasado de la obra del Espíritu Santo; son doctrina, no la verdad. Tal doctrina y regla son suficientes para probar que la reunión de estas personas no es más que religión; no son los escogidos o los objetos de la obra de Dios. La asamblea de todos los que están entre ellos sólo se puede llamar un gran congreso de religión y no se puede llamar una iglesia. Este es un hecho inalterable. No tienen la nueva obra del Espíritu Santo; lo que hacen parece oler a religión, lo que viven parece estar repleto de religión; no poseen la presencia y la obra del Espíritu Santo, mucho menos son elegibles para recibir la disciplina o el esclarecimiento del Espíritu Santo. […] No tienen conocimiento de la rebelión y oposición del hombre, no tienen conocimiento de toda la maldad del hombre, mucho menos conocen toda la obra de Dios y la actual voluntad de Dios. ¡Todas son ignorantes, personas viles, son escoria, no aptas para ser llamadas creyentes!” (‘La obra de Dios y la práctica del hombre’ en “La Palabra manifestada en carne”). “Los que quieren obtener la vida sin confiar en la verdad de la que Cristo habló son las personas más absurdas de la tierra, y los que no aceptan el camino de la vida que Cristo trajo están perdidos en la fantasía. Y así digo que aquellos que no aceptan al Cristo de los últimos días Dios los detestará para siempre. Cristo es la puerta para que el hombre entre al reino durante los últimos días, y no hay nadie que pueda evitarle. Nadie puede ser perfeccionado por Dios excepto por medio de Cristo. Tú crees en Dios y por tanto debes aceptar Sus palabras y obedecer Su camino. No puedes simplemente pensar en obtener bendiciones sin ser capaz de recibir la verdad o de aceptar la provisión de la vida. Cristo viene en los últimos días para que a todos los que verdaderamente creen en Él les pueda proveer la vida. Su obra es en aras de concluir la era antigua y entrar en la nueva, y Su obra es el camino que deben tomar todos los que entrarán en la nueva era. Si no eres capaz de reconocerlo y en cambio lo condenas, blasfemas y hasta lo persigues, entonces estás destinado a arder por toda la eternidad y nunca entrarás en el reino de Dios” (‘Solo el Cristo de los últimos días le puede dar al hombre el camino de la vida eterna’ en “La Palabra manifestada en carne”). Esto nos indica que todos aquellos que no acepten la obra de Dios Todopoderoso en los últimos días, así como los que no obedezcan la obra y las palabras actuales de Dios, serán objeto del aborrecimiento de Dios. De este modo, por descontado, quienes permanecen en la religión han perdido la guía de Dios y no pueden recibir la provisión de las palabras actuales de Dios. No pueden sino caer en la oscuridad, ser excluidos y perder la salvación de Dios de los últimos días. Al igual que en la Era de la Gracia, cuando la gente siguió aferrándose a la obra y las normas de la Era de la Ley y, por supuesto, perdió la salvación del Señor Jesús, en la Era del Reino, si la gente sigue aferrándose a la obra y las normas de la Era de la Gracia, claro que Dios la abandonará y excluirá, no se salvará ¡y no entrará en el reino celestial! ¡Este es un hecho que nadie puede cambiar!

¿No es una ilusión creer en el Dios de la religión y, pese a ello, desear salvarse? ¿Se puede querer complacer a Satanás y los anticristos por un lado, y seguir deseando recibir la salvación de Dios por otro? El mundo religioso está controlado por los fariseos hipócritas y por los pastores y ancianos religiosos. En realidad lo controlan estos anticristos opuestos a Dios. ¡Está demostrado! Cuando trabajan y predican, los pastores y ancianos jamás se ocupan de explicar las palabras del Señor, ni de dar testimonio de ellas o de la obra y el carácter de Dios en la Biblia. Lo único que les importa es explicar las palabras del hombre en la Biblia y usarlas para reemplazar las palabras de Dios y hacerlas irrelevantes, de tal forma que todo el mundo obedezca las palabras del hombre y se aparte de las de Dios. Asimismo, también hacen hincapié en explicar conocimientos bíblicos y teorías teológicas: personajes bíblicos, antecedentes históricos, etc. Explican estas cosas para presumir y que los demás los idolatren, llevando así a la gente por un camino de oposición a Dios y de obediencia e idolatría al hombre. Concretamente, cuando Dios Todopoderoso viene a realizar Su obra de los últimos días, se oponen a Él y lo condenan frenéticamente, hacen todo lo posible por prohibir e impedir que la gente busque e investigue el camino verdadero, le prohíbe aceptar las verdades expresadas por Dios Todopoderoso y no deja que reciba la provisión de Sus palabras. Solamente permiten que la gente acepte sus falacias y teorías teológicas diversas. Por consiguiente, cuando la gente cree en Dios dentro de la religión controlada por los fariseos y anticristos y acepta las enseñanzas de estos, todas sus ideas, opiniones y decisiones, así como su capacidad de comprensión, se ven influidas y afectadas por ellos. Por supuesto, cada vez sienten una mayor oscuridad interior ¡y se aíslan de Dios! Cuando Dios Todopoderoso viene a realizar Su obra en los últimos días, los fariseos religiosos y los anticristos los aprisionan y controlan para que no oigan las verdaderas declaraciones de Dios, no disfruten de la provisión del agua de vida que fluye de Su trono ni puedan recibir Su salvación de los últimos días. Es aún más aterrador el hecho de que, aunque la gente crea en el Dios de la religión, a quienes obedece es a unos hombres, unos anticristos, y el camino por el que va es precisamente el de los fariseos y anticristos. Después de un tiempo, es natural que también ellos se conviertan en unos fariseos. Entonces, ¿de qué modo podrían convertirse en personas que obedezcan la voluntad de Dios y entren en el reino de los cielos? ¡Eso es claramente imposible! Bueno, la obra de Dios Todopoderoso de los últimos días ha revelado al detalle la esencia del mundo religioso. El mundo religioso no es el reino de los cielos, sino el viejo nido de los anticristos. Es un firme bastión de oposición a Dios, ¡un reino satánico opuesto a Él! De ahí que la gente no pueda alcanzar la salvación creyendo en el Dios de la religión. Aunque sean personas que aman la verdad, al no aceptar la obra de Dios Todopoderoso de los últimos días, no podrán recibir la provisión de las palabras expresadas por Cristo de los últimos días ¡ni tampoco la salvación de Dios!

Extracto del guion de la película de “Libres de la trampa”

Anterior: Pregunta 6: ¡No estoy de acuerdo con lo que has zdicho! ¡Creer en Dios es creer en la Biblia! ¡Apartarse de la Biblia es no creer en Dios!

Siguiente: Pregunta 8: Aunque los pastores y ancianos gobiernen el mundo religioso y sean unos hipócritas que van por el camino de los fariseos, ¿qué tienen que ver sus pecados con nosotros? Aunque los obedezcamos y escuchemos, nosotros creemos en el Señor Jesús, no en ellos. A mí no me parece que hayamos tomado el camino de los fariseos. ¿Cómo nos hemos podido convertir en fariseos?

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

¿Cómo se puede conocer la esencia divina de Cristo?

Aquel que es la encarnación de Dios tendrá Su esencia, y aquel que es la encarnación de Dios tendrá Su expresión. Haciéndose carne, Dios traerá la obra que debe hacer, y haciéndose carne expresará lo que Él es; será, asimismo, capaz de traer la verdad al hombre, de concederle vida, y de mostrarle el camino.

¿Cómo la encarnación de Dios para la realización de Su obra de juicio pone fin a la era de la creencia de la humanidad en el Dios vago y a la era oscura del dominio de Satanás?

El hombre reconoce que el Dios al que buscó en tiempos pasados es ambiguo y sobrenatural. Lo que puede lograr este efecto no es la guía directa del Espíritu, mucho menos las enseñanzas de un cierto individuo, sino el Dios encarnado. Las concepciones del hombre se ponen al descubierto cuando el Dios encarnado hace de manera oficial Su obra, porque la normalidad y la realidad del Dios encarnado es la antítesis del Dios ambiguo y sobrenatural que hay en la imaginación del hombre.

¿Qué es verdadero arrebatamiento?

"Como cientos de millones de otros seguidores del Señor Jesucristo, nosotros acatamos las leyes y los mandamientos de la Biblia, gozamos la abundante gracia del Señor Jesucristo y nos reunimos, oramos, alabamos y servimos en el nombre del Señor Jesucristo, y todo esto lo hacemos bajo el cuidado y la protección del Señor".

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro