Pregunta 9: Veo que los documentos gubernamentales dicen que, al igual que algunas personas que creen en el Señor Jesús, los que creen en Dios Todopoderoso abandonan a sus familias para predicar el evangelio. Algunos ni siquiera llegan a casarse nunca. Los documentos también afirman que el Gobierno quiere detener a un grupo de personas que creen en Dios Todopoderoso y matar a otro grupo. No le importa nada matarlos. Asimismo, se dice también algo así como que “Las tropas no se retirarán[…]”, eso, “[…] hasta culminar la prohibición”. El Partido Comunista de China ha detenido, encarcelado, herido y mutilado a muchos creyentes en Dios Todopoderoso. Algunos han llegado a perder el trabajo y sus familias se han arruinado. Esto ha provocado muchas críticas de que si los creyentes en Dios no quieren a sus familias. ¿os parece cierto esto? no podéis abandonar a la familia ni renunciar a casaros. Si esta es en el fondo la manera en que creéis en Dios, os aconsejo que no creáis en Dios Todopoderoso, ¿vale?

Respuesta: Si supieras realmente que la aparición y obra de Dios pretenden salvar al hombre, tú también creerías en Dios y lo obedecerías. El Señor Jesús dijo: “Entonces Él les dijo: En verdad os digo: no hay nadie que haya dejado casa, o mujer, o hermanos, o padres o hijos por la causa del reino de Dios, que no reciba muchas veces más en este tiempo, y en el siglo venidero, la vida eterna” (Lucas 18:29-30). “Y el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí. El que ha hallado su vida, la perderá; y el que ha perdido su vida por mi causa, la hallará” (Mateo 10:38-39). Si comprendes estas palabras del Señor Jesús, sabrás qué clase de personas creen verdaderamente en Él. A quienes más odia el Partido Comunista de China es precisamente a esta clase de seguidores del Señor. ¿sabes por qué siguen al Señor de este modo? Lo hacen por la verdad, por la vida y por el Señor. Pueden renunciar a la gloria y la riqueza terrenales, no ambicionan las comodidades físicas ni el placer carnal, están dispuestos a soportar penurias al predicar el evangelio y a sufrir todo tipo de sufrimientos por dar testimonio del Señor. ¡Qué gente más noble! Dios elogia a todas estas personas. No obstante, ¿por qué las odia, difama y condena tanto el Partido Comunista de China? ¿Por qué las detiene y las mata? Incluso amenaza con que “Las tropas no se retirarán hasta culminar la prohibición”. ¿No es este un acto perverso contra el cielo? ¿No es oponerse a Dios? En mi opinión, todo lo que le ha hecho el Partido Comunista de China a esta gente que cree en Dios es un delito y un pecado. Realmente es de lo más reaccionario.

Quienes creen en Dios predican el evangelio para dar testimonio de Él con el fin de que la gente se acerque a adorarlo y Él la salve. Tú también ves que el mundo es cada vez más oscuro y malvado. La gente es cada vez más corrupta. Defiende el mal y aborrece la verdad. Sigue las tendencias malvadas del mundo y se dedica a beber, comer, jugar y disfrutar del placer carnal, y llega a renegar abiertamente de Dios, a oponerse a Él y a obrar en Su contra. Dime, este mundo es extremadamente malvado y la gente es absolutamente corrupta; ¿debería haberla destruido Dios hace mucho tiempo? La Biblia profetiza una catástrofe para los últimos días. Si la humanidad no regresa a Dios Todopoderoso ni acepta Su purificación y salvación, la catástrofe la destruirá. La catástrofe ya es inminente y la humanidad afronta la desventura de su destrucción. Dios Todopoderosoencarnado ha expresado la verdad en los últimos días y dado un paso en Su obra de juzgar y purificar a la humanidad para salvarla del pecado y llevarla al reino de Dios. Si la humanidad quiere salvarse, ya no hay más que un camino: aceptar el juicio y castigo de Dios Todopoderoso para que se purifique su carácter corrupto y sobreviva a la catástrofe con la protección de Dios. Quienes creen en Dios Todopoderoso entienden el afán de Dios por salvar al hombre. Están dispuestos a dejar el goce físico, a afrontar la detención y persecución del Partido Comunista de China y a esforzarse por predicar el evangelio del reino de Dios Todopoderoso y dar testimonio del mismo. Lo hacen para que más gente pueda sobrevivir por medio de la salvación de Dios. Esto es cumplir la voluntad de Dios. Como dijo el Señor Jesús, “Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura” (Marcos 16:15). Dios Todopoderoso dice: “Como miembros de la raza humana y cristianos devotos, es responsabilidad y obligación de todos nosotros ofrecer nuestra mente y nuestro cuerpo para el cumplimiento de la comisión de Dios, porque todo nuestro ser vino de Él y existe gracias a Su soberanía. Si nuestras mentes y nuestros cuerpos no son para la comisión de Dios ni para la causa justa de la humanidad, nuestras almas serán indignas de aquellos que fueron martirizados por causa de aquella, y aún más indignas de Dios, que nos ha provisto todo” (‘Dios preside el destino de toda la humanidad’ en “La Palabra manifestada en carne”). ¿os pensáis que los creyentes en Dios Todopoderoso son unos idiotas que no perciben el peligro de difundir el evangelio? Si lo pensáis, estáis equivocados. Difundir el evangelio obedece las voluntades del cielo y del pueblo. ¡Es un acto de moral y virtud! Sin embargo, el Gobierno del Partido Comunista de China ha traicionado las voluntades del cielo y del pueblo al condenar frenéticamente la caridad de los cristianos y al detenerlos y perseguirlos con brutalidad. Muchos cristianos se han visto desplazados y sin hogar. El Partido Comunista de China ha detenido y encarcelado a muchísimas personas ¡e incluso ha perseguido a algunas para matarlas! El Gobierno del Partido Comunista de China es el culpable de la desgracia de innumerables familias cristianas, pero ha aducido que esas familias han caído en desgracia por creer en Dios. ¿No es esto tergiversar los hechos y llamar a lo negro blanco y a lo blanco, negro? ¿Habrían sufrido las mismas consecuencias de no haber sido por la locura de represión, detenciones y torturas a cristianos por parte del Partido Comunista de China? ¿No es este el pecado que ha cometido el Partido Comunista de China al perseguir a los cristianos? Creer en Dios está plenamente justificado. Un sinfín de personas creen en Dios en países de todo el mundo. ¿A quién le han destrozado la familia? ¿Acaso no es verdad todo esto? Algunos ignorantes siguen engañados por los rumores y sinsentidos del Partido Comunista de China. No sólo no odian al Partido Comunista de China por perseguir a los cristianos, sino que, por el contrario, dicen que los cristianos se equivocan por creer en Dios. ¿No es absurdo y ridículo?

También sabemos que existe el riesgo de ser detenidos por predicar el evangelio en China, pero si esperamos a que caiga el Partido Comunista de China para predicarlo, será demasiado tarde. Para entonces, Dios ya habrá realizado Su obra y habrá llegado la catástrofe. Quienes no hayan recibido la salvación de Dios en los últimos días serán destruidos en la catástrofe ¡y sus almas serán enviadas al infierno como castigo! Dios Todopoderoso dice: “El desastre se origina en Mí y, por supuesto, Yo lo orquesto. Si no podéis parecer buenos a Mis ojos, entonces no escaparéis de sufrir el desastre” (‘Prepara suficientes buenas obras para tu destino’ en “La Palabra manifestada en carne”). “Nadie sabe que la razón de los repetidos recordatorios y exhortaciones de Dios se debe a que Él ha preparado en sus manos una calamidad como jamás se ha visto, una calamidad que será insoportable para la carne y el alma del hombre. Esta calamidad no es solamente un castigo de la carne, sino también, del alma. […] pues el plan de Dios es crear a la humanidad una sola vez y salvarla una sola vez. Es la primera vez y, también, la última. Por tanto, nadie puede comprender las meticulosas intenciones y la ferviente expectativa con las que Dios salva a la humanidad esta vez” (‘Dios es la fuente de la vida del hombre’ en “La Palabra manifestada en carne”). el afán de Dios es salvar a la humanidad de las agonías del desastre. Si tenemos miedo de predicar el evangelio por la persecución del Partido Comunista de China y nos escondemos en casa para estar cómodos y sobrevivir avergonzados, no tendremos el corazón tranquilo.

Extracto del guion de la película de “Reeducación Roja En Casa”

Anterior: Pregunta 8: No creo en eso que has dicho de que iremos al infierno por oponernos a Dios. ¿Quién ha visto dónde está el infierno? ¿Cómo es? Ni siquiera sé si Dios existe en realidad. No reconozco que exista. Al fin y al cabo, ¿dónde está Dios? ¿Quién lo ha visto? Si Dios Todopoderoso es el Dios verdadero, ¿por qué no ha aniquilado Dios al Partido Comunista de China, que condena y ataca terriblemente a Dios Todopoderoso? Si Dios revela Su omnipotencia y destruye el Partido Comunista, entonces es el Dios verdadero. Así pues, el conjunto de la humanidad tendría que admitir que Dios Todopoderoso es el Dios verdadero y hasta el Partido Comunista de China tendría que postrarse ante Él y adorarlo. ¿Quién se atrevería a oponerse a Dios? Pero ¿qué ha pasado en realidad? Lo que he visto es que la policía del Partido Comunista de China detiene a creyentes en Dios por todas partes. A muchos de ellos los han mandado a la cárcel, los han torturado y los han mutilado. A muchos los han matado. Ahora bien, ¿los salvó vuestro Dios? ¿Así nos vamos a creer que el Dios en que creéis es el verdadero? No os entiendo lo más mínimo. ¿Es verdadero o falso el Dios en que creéis? Me temo que ni siquiera lo sabéis. Entonces, ¿sois tontos? ¿En qué os basáis para decir que el Dios en que creéis es el verdadero? ¿Me lo podéis explicar claramente?

Siguiente: Pregunta 10: Llevo trabajando muchos años en el Frente Unido y he estudiado diversas creencias religiosas. El cristianismo, el catolicismo y la Iglesia ortodoxa son religiones ortodoxas que creen en Jesús, pero vuestra fe en Dios Todopoderoso es muy distinta. Según los documentos del Partido Comunista de China, la Iglesia de Dios Todopoderoso no pertenece en realidad al cristianismo. Predicáis el evangelio a diversos grupos bajo el signo del cristianismo, el cual no os reconoce como denominación cristiana; por eso jamás os permitiré creer en Dios Todopoderoso. Sólo podéis creer en el cristianismo si queréis. Así será más leve la persecución del Gobierno. Si os detienen y encarcelan por creer en Dios Todopoderoso, vuestras vidas correrán peligro. El Partido Comunista de China ya ha comprobado que, sistemáticamente, todos los creyentes en Dios Todopoderoso son seguidores de Cristo en los últimos días, discípulos y apóstoles de Cristo. Lo que más teme el Partido Comunista de China es la proclamación y el testimonio del libro La Palabra manifestada en carne, expresado por Cristo en los últimos días, así como este grupo intransigente que sigue a Cristo en los últimos días. Hemos estudiado la historia del cristianismo. Lo que más temían el judaísmo y el Imperio romano eran los discípulos y apóstoles de Jesús, por lo que, cuando los capturaron, los ejecutaron mediante distintos métodos de pena de muerte. Hoy en día, si no se toman medidas para reprimir a este grupo de gente que sigue a Cristo de los últimos días y prohibirlo por completo, dentro de muy pocos años absorberá toda la comunidad religiosa. De momento, la Iglesia de Dios Todopoderoso ya ha absorbido varios grupos cristianos importantes en China. Si no hubiera falsificado estados de opinión pública ni se hubiera inventado el caso de Zhaoyuan, quizá algún día la Iglesia de Dios Todopoderoso llegaría a absorber la comunidad religiosa mundial. Una vez que la Iglesia de Dios Todopoderoso absorbiera la comunidad religiosa entera, eso sería muy desfavorable para el régimen del Partido Comunista de China. Por consiguiente, el Comité Central tomó la firme determinación de desplegar todas las fuerzas disponibles para prohibir por completo la Iglesia de Dios Todopoderoso en un breve período de tiempo. Debéis saber que la aparición del Relámpago Oriental no sólo arrasó en China, sino que también causó sensación en el mundo. Si disteis un paso tan grande, ¿cómo no va a iniciar el Partido Comunista de China una campaña masiva de frenética represión y detención contra vosotros? Si debéis creer en Dios, sólo podéis creer en el cristianismo. Se os prohíbe terminantemente creer en Dios Todopoderoso. La Iglesia de Dios Todopoderosono forma parte del cristianismo, ¿no lo sabéis?

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

2. Las diferencias entre la obra de Dios encarnado y la obra del Espíritu

La obra del Espíritu es capaz de cubrir todo el universo, a través de todas las montañas, ríos, lagos y océanos, con todo, la obra de la carne se relaciona de un modo más efectivo con cada persona con quien tiene contacto. Es más, el hombre puede entender mejor y confiar más en la carne de Dios que tiene una forma tangible, y puede profundizar más en el conocimiento que tiene de Dios, y puede dejar en el hombre una impresión más profunda de los hechos presentes de Dios.

2. El mundo religioso cree que toda la sagrada escritura se da por la inspiración de Dios y que constituye todas Sus Palabras; por qué este punto de vista es incorrecto

No todo en la Biblia es un registro de las palabras habladas personalmente por Dios. La Biblia simplemente documenta las dos etapas anteriores de la obra de Dios, de las que una parte es un registro de las predicciones de los profetas, y otra las experiencias y el conocimiento escrito por personas usadas por Dios a lo largo de los tiempos.

2. Por qué el mundo religioso siempre ha negado a Cristo, lo ha rechazado y lo ha condenado

¿Deseáis conocer la raíz de la oposición de los fariseos a Jesús? ¿Deseáis conocer la esencia de los fariseos? Estaban llenos de fantasías sobre el Mesías. Aún más, sólo creían que este vendría, pero no buscaban la verdad de la vida. Por tanto, incluso hoy siguen esperándole, porque no tienen conocimiento del camino de la vida ni saben cuál es la senda de la verdad.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro