119 Benditos son los que aman a Dios

I

Sólo los que aman a Dios pueden testificar de Dios

y pueden recibir Sus bendiciones y Sus promesas.

Sólo los que aman a Dios son Sus confidentes, los que Él ama,

y pueden compartir juntos las bendiciones de Dios, de Dios.

Sólo las personas así pueden vivir eternamente.

Sólo ellos vivirán para siempre

bajo el cuidado y la protección de Dios, de Dios, de Dios.

Benditas sean las personas que aman, los que aman a Dios,

los que lo aman así, son los que aman a Dios.

Los que aman a Dios pueden deambular siendo libres por el mundo.

Benditos sean todos los que aman a Dios.

Los testigos de Dios se mueven por todo el universo.

Benditos sean todos los que aman a Dios.

II

Sólo los que aman a Dios pueden testificar de Dios

y dar todo por el bien de la obra de Dios, de Dios.

Ellos pueden deambular por el mundo sin que nadie se les oponga,

y gobiernan sobre todo el pueblo de Dios.

Ellos reinan en la tierra.

Dios los ama y los bendice; Él bendice a estas personas.

Estas personas vivirán para siempre,

para siempre bajo la luz de Dios, de Dios, de Dios.

Benditas sean las personas que aman, los que aman a Dios,

los que lo aman así, son los que aman a Dios.

Los que aman a Dios pueden deambular siendo libres por el mundo.

Benditos sean todos los que aman a Dios.

Los testigos de Dios se mueven por todo el universo.

Benditos sean todos los que aman a Dios.

III

Todas estas personas vendrán de todas las partes del mundo,

hablarán idiomas distintos y el color de su piel será distinto

pero tendrán el mismo sentido de la vida y amor por Dios;

todos darán testimonio con un deseo compartido.

Benditas sean las personas que aman, los que aman a Dios,

los que lo aman así, son los que aman a Dios.

Los que aman a Dios pueden deambular siendo libres por el mundo.

Benditos sean todos los que aman a Dios.

Los testigos de Dios se mueven por todo el universo.

Benditos sean todos los que aman a Dios.


Adaptado de ‘Los que aman a Dios vivirán siempre en Su luz’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 118 Sólo los íntimos de Dios son dignos de servirlo

Siguiente: 120 Cómo debería el hombre seguir el camino de Dios

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

45. Todas las palabras de Dios representan el juicio mismo sobre el hombre

Tras leer las palabras de Dios, la admonición “cuando tu relación con tus hermanos y hermanas es normal, entonces tus condiciones delante de Dios también son normales” quedó grabada en mi mente de una manera especialmente clara. En mi búsqueda, reflexionaba en profundidad sobre esta afirmación. A través del esclarecimiento del Espíritu Santo, sentí que esta declaración aparentemente sencilla encarnaba en realidad una majestuosidad y un juicio que me atravesó el corazón como una espada.

31. Cuál es la naturaleza del amor de Dios

Nunca pensé que el sufrimiento fuese una forma de bendición de Dios. Sólo después de saber de la experiencia de mi hermana, me di cuenta de que el refinamiento del sufrimiento es una manifestación verdadera del amor de Dios.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro