Pregunta 7: Si no aceptamos la obra de juicio de Dios Todopoderoso, ¿podemos realmente hacer la voluntad del Padre celestial? ¿Podemos realmente entrar en el reino de los cielos?

Respuesta: Si los hombres sólo aceptan la obra redentora del Señor Jesús en la Era de la Gracia, pero no aceptan la obra de juicio y castigo de Dios Todopoderoso en los últimos días, no podrán liberarse del pecado, hacer la voluntad del Padre celestial y entrar en el reino de Dios. ¡Eso está fuera de toda duda! Es así porque durante la Era de la Gracia, el Señor Jesús hizo Su obra de redención. Debido a la estatura de la gente en ese tiempo, el Señor Jesús sólo les dio el camino del arrepentimiento, y pidió a la gente que entendiera algunas verdades y senderos rudimentarios para practicarlos. Por ejemplo, Él le pidió a la gente que confesaran sus pecados y se arrepintieran y cargaran la cruz. Él les enseñó la humildad, la paciencia, el amor, el ayuno, el bautismo, etc. Estas son algunas verdades muy limitadas que la gente de esa época podía entender y alcanzar. El Señor Jesús nunca expresó otras verdades más profundas que tienen que ver con cambiar la carácter de la vida, ser salvados, purificados, perfeccionados, etc., porque en aquella época a la gente le faltaba la estatura necesaria para soportar tales verdades. El hombre debe esperar a que el Señor Jesús regrese para hacer Su obra en los últimos días. Él otorgará a la humanidad corrupta todas las verdades que necesita para poder ser salvada y perfeccionada según el plan de gestión de Dios para salvar a la humanidad y las necesidades de la humanidad corrupta. Es tal y como dijo el Señor Jesús, “Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis soportar. Pero cuando Él, el Espíritu de verdad, venga, os guiará a toda la verdad, porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oiga, y os hará saber lo que habrá de venir” (Juan 16:12-13). Las palabras del Señor Jesús son muy claras. Durante la Era de la Gracia, el Señor Jesús nunca les dio a los humanos corruptos todas las verdades que necesitaban para ser salvados. Todavía quedan muchas verdades más profundas y elevadas, es decir, hay muchas verdades que el Señor Jesús no reveló a la humanidad que permitirán a las personas ser liberadas de sus caracteres satánicos corruptos y alcanzar la santidad, así como verdades que el hombre requiere para obedecer y conocer a Dios. Por tanto, en los últimos días, Dios Todopoderoso expresa todas las verdades necesarias para salvar a la humanidad. Él usa estas verdades para juzgar, castigar, purificar y perfeccionar a todos los que aceptan la salvación de Dios Todopoderoso en los últimos días. Al final, estas personas serán completadas y llevadas al reino de Dios. Así es como se completará el plan de gestión de Dios para salvar a la humanidad. Si la gente sólo acepta la obra redentora del Señor Jesús, pero no acepta la obra de juicio de Dios Todopoderoso en los últimos días, nunca podrán obtener las verdades y cambiar su carácter. Nunca llegarán a ser alguien que hace la voluntad de Dios y desde luego nunca serán aptos para entrar en el reino de Dios.

La gente de los últimos días ha sido profundamente corrompida por Satanás; están llenos del veneno de Satanás. Sus puntos de vista, principios de supervivencia, visión de la vida, valores, etcétera, van en contra de la verdad y están enemistados con Dios. Todos los hombres adoran el mal y se han convertido en enemigos de Dios. Si una humanidad que está llena del carácter satánico corrupto no experimenta el juicio y castigo de Dios Todopoderoso y la quema y purificación por medio de las palabras, ¿cómo pueden rebelarse contra Satanás y liberarse de su influencia? ¿Cómo pueden venerar a Dios, evitar el mal y hacer la voluntad de Dios? Comprobamos que muchas personas han creído en el Señor Jesús durante años, pero a pesar del hecho de que dan testimonio con entusiasmo de que Jesús es el Salvador y trabajan arduamente durante muchos años, su falta de conocimiento del carácter justo de Dios y la reverencia a Dios todavía hace que juzguen y condenen la obra de Dios y que nieguen y rechacen el regreso de Dios cuando Dios Todopoderoso lleva a cabo Su obra en los últimos días. Incluso vuelven a crucificar a Cristo en la cruz cuando Él regresa en los últimos días. Esto es suficiente para demostrar que si los hombres no aceptan la obra de juicio y castigo de Dios Todopoderoso en los últimos días, la fuente del pecado de los hombres y la naturaleza satánica nunca será resuelta. Su resistencia a Dios hará que perezcan. Es un hecho que nadie puede negar. Entre los creyentes, sólo aquellos que honestamente aceptan el juicio y castigo de Dios en los últimos días obtendrán la verdad como vida, se convertirán en los que hacen la voluntad del Padre celestial, y se convertirán en los que conocen a Dios y son compatibles con Él. Ellos son los que serán aptos para compartir la promesa de Dios y ser aceptados en Su reino.

Extracto del guion de la película de “Recuerdos que escuecen”

Anterior: Pregunta 4: La gente es pecadora, pero la ofrenda por el pecado del Señor Jesús es efectiva eternamente. El Señor nos perdonará siempre y cuando le confesemos nuestros pecados. A ojos del Señor estamos libres de pecado, por lo que ¡podemos entrar en el reino de los cielos!

Siguiente: Pregunta 8: Respecto a aquellos que han creído en el Señor Jesús durante muchos años y se han sacrificado por Él toda su vida, si no aceptan la obra de Dios Todopoderoso en los últimos días, ¿realmente no podrán ser arrebatados en el reino de los cielos?

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

¿Cómo la encarnación de Dios para la realización de Su obra de juicio pone fin a la era de la creencia de la humanidad en el Dios vago y a la era oscura del dominio de Satanás?

El hombre reconoce que el Dios al que buscó en tiempos pasados es ambiguo y sobrenatural. Lo que puede lograr este efecto no es la guía directa del Espíritu, mucho menos las enseñanzas de un cierto individuo, sino el Dios encarnado. Las concepciones del hombre se ponen al descubierto cuando el Dios encarnado hace de manera oficial Su obra, porque la normalidad y la realidad del Dios encarnado es la antítesis del Dios ambiguo y sobrenatural que hay en la imaginación del hombre.

¿La relación entre cada etapa de la obra de Dios y Su nombre?

Una vez se me conoció como Jehová. También se me llamó el Mesías, y las personas me llamaron una vez Jesús el Salvador porque me amaban y respetaban. Pero hoy no soy el Jehová o el Jesús que las personas conocieron en tiempos pasados, soy el Dios que ha vuelto en los últimos días, el que pondrá fin a la era. Soy el Dios mismo que se levanta en los extremos de la tierra, repleto con todo Mi carácter, y lleno de autoridad, honor y gloria.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro