App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

61. Cristo de los últimos días ha traído la Era del Reino

Velocidad

61. Cristo de los últimos días ha traído la Era del Reino

I

Cuando Jesús llegó al mundo del hombre,

trajo consigo la Era de la Gracia, y dio fin a la Era de la Ley.

Dios se volvió a hacer carne en los últimos días.

Trajo la Era del Reino, y dio fin a la Era de la Gracia.

Todos los que acepten la segunda encarnación de Dios

serán conducidos a la Era del Reino y Su guía recibirán.

Todos los que se sometan a Su autoridad,

cosecharán mayor verdad, y mayores bendiciones.

¡Oh, vivirán en la luz!

¡Ganarán el camino, la verdad y la vida!

II

Jesús obró junto al hombre para redimir a la humanidad,

inmolándose por los pecados del hombre.

Pero el carácter corrupto del hombre perdura.

Para salvar al hombre de la corrupta influencia de Satán,

no basta con la ofrenda redentora de Jesús.

Requiere una mayor obra de Dios

para liberar al hombre de su carácter corrompido por Satán.

Todos los que se sometan a Su autoridad,

cosecharán mayor verdad, y mayores bendiciones.

¡Oh, vivirán en la luz!

¡Ganarán el camino, la verdad y la vida!

III

Después de perdonar al hombre por sus pecados,

Dios volvió a la carne para guiar al hombre a una nueva era,

una era de castigo y juicio,

elevando al hombre a un plano superior.

Todos los que se sometan a Su autoridad,

cosecharán mayor verdad, y mayores bendiciones.

¡Oh, vivirán en la luz!

¡Ganarán el camino, la verdad y la vida!

Todos los que se sometan a Su autoridad,

cosecharán mayor verdad, y mayores bendiciones.

¡Oh, vivirán en la luz!

¡Ganarán el camino, la verdad y la vida!

De “La Palabra manifestada en carne”

Anterior:Dos mil años de espera

Siguiente:¿Conoces la fuente de la vida eterna?