Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

`

36. Ven y alaba a Dios

I

Hermanos y hermanas, muévanse, bailen, no sientan timidez.

A Dios no le importa si no sabes bailar;

sólo quiere verte intentar.

Le encanta y le agrada que lo alabes.

Hazlo de corazón.

Aparta tu orgullo y la timidez; te toca participar.

Vengan hermanos, ¡y alaben a Dios!

¡Con todo su corazón!

Quienes lo alaben, tendrán Su bendición.

¡No hay rey más bendecido que nosotros!

II

A Dios no le importa cuál es tu edad

o si hay mucha gente en pie.

El hombre que a Dios alaba de corazón,

Su gracia es concedida a él.

Ofrécele tu corazón a Dios; cántale Su alabanza.

Somos criados ante el Rey; gracias a Su amor y gracia.

Vengan hermanos, ¡y alaben a Dios!

¡Con todo su corazón!

Quienes lo alaben, tendrán Su bendición.

¡No hay rey más bendecido que nosotros!

Vengan hermanos, ¡y alaben a Dios!

¡Con todo su corazón!

Quienes lo alaben, tendrán Su bendición.

¡No hay rey más bendecido que nosotros!

III

Gloria y alabanza a Dios.

Por siempre lo adoraremos.

Vengan hermanos, ¡y alaben a Dios!

¡Con todo su corazón!

Quienes lo alaben, tendrán Su bendición.

¡No hay rey más bendecido que nosotros!

Hermanos y hermanas, ¡y alaben a Dios!

¡Con todo su corazón!

Quienes lo alaben, tendrán Su bendición.

¡No hay rey más bendecido que nosotros!

¡No hay rey más bendecido que nosotros!

¡No hay rey más bendecido que nosotros!

Hermanos y hermanas, hermanos y hermanas, hermanos y hermanas,

oh sí, hermanos y hermanas, ¡alaben a Dios!

Anterior:Llevo el amor de Dios siempre en mi corazón

Siguiente:¡Oh, Dios! No merezco Tu amor

También podría gustarte