801 El hombre sólo puede llegar a amar a Dios conociéndolo

Se logra conocer a Dios al final de Su obra;

es lo último que Dios le pide a la humanidad.

La razón por la que Él hace esto es por Su testimonio final.

El hace esta obra para que el hombre finalmente acuda a Él.

Sólo conociendo a Dios el hombre puede tener fe,

sólo conociendo a Dios realmente

puede temer y obedecer a Dios.

Los que no lo conocen nunca conseguirán

obedecerlo y venerarlo de verdad.

El hombre sólo puede amar a Dios conociéndolo.

Y no importa lo que haga o lo que busque ganar,

debe ser capaz de llegar a conocer a Dios.

Así el hombre puede complacer

el corazón de Dios, el corazón de Dios.

Conocer a Dios incluye conocer Su carácter,

entender Su voluntad y conocer lo que Él es.

Pero no importa el aspecto

que uno conozca, debe pagar el precio,

debe tener la voluntad de obedecer

o no podrá seguir hasta el final.

La obra de Dios es incompatible

con las nociones del hombre.

Es difícil que el hombre entienda

lo que Dios hace, dice y es.

Si el hombre desea seguir a Dios

pero no quiere obedecerlo,

no habrá logrado nada, no, nada.

El hombre sólo puede amar a Dios conociéndolo.

Y no importa lo que haga o lo que busque ganar,

debe ser capaz de llegar a conocer a Dios.

Así el hombre puede complacer

el corazón de Dios, el corazón de Dios.

Adaptado de ‘Solo aquellos que conocen a Dios pueden dar testimonio de Él’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 800 Sólo si uno conoce a Dios puede temer a Dios y apartarse del mal

Siguiente: 802 Sólo aquellos que conocen a Dios pueden obtener a Dios

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

¿Qué sabes de la fe?

En el hombre solo existe la palabra incierta de la fe, sin embargo, el hombre no sabe qué constituye la fe, mucho menos por qué él tiene...

13. Pasar la flor de la juventud en la cárcel

Quizás para muchos, esos años están llenos de bonitos recuerdos, pero lo que nunca habría esperado era pasar la plenitud de mi propia juventud en la cárcel. Podrías mirarme de forma extraña por esto, pero no me arrepiento de ello.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp