216 La llegada del Hijo del hombre expone a toda la gente

I

Antes del contacto con Cristo,

podrías sentir que tu carácter cambió,

que lo sigues fielmente, que mereces Su bendición.

Tras viajar por tantos caminos,

trabajar tanto y dar tantos frutos,

crees que serás alguien que al final será coronado.

Pero desconoces una verdad,

que el carácter corrupto del hombre,

su rebeldía y resistencia, se exponen al ver a Cristo.

La llegada de Cristo ha revelado

la rebeldía de la humanidad

y ha puesto en relieve su naturaleza.

II

Como Cristo es el Hijo del hombre,

que posee una humanidad normal,

el hombre no lo honra y el hombre no lo respeta.

Como Dios vive en la carne,

la rebelión del hombre se hace clara.

Es como "tentar a un tigre a que baje de la montaña".

¿Acaso dices que eres fiel a Dios

o que lo obedeces totalmente?

¿Y acaso dices que no te rebelas ante Él?

La llegada de Cristo ha revelado

la rebeldía de la humanidad

y ha puesto en relieve su naturaleza.

III

Cuando estés con Cristo,

se harán evidentes en tus maneras y palabras

tu descontento y prepotencia, y tus deseos excesivos.

Tu arrogancia aumentará hasta enfrentarte a Cristo,

como el agua y el fuego,

así se manifestará tu naturaleza.

Aún niegas tu rebeldía,

piensas que es difícil aceptar a este Cristo

y que te entregarías por completo

si Él fuese más amable.

La llegada de Cristo ha revelado

la rebeldía de la humanidad

y ha puesto en relieve su naturaleza.

IV

Piensas que tienes razones para rebelarte,

lo haces cuando te presionan demasiado.

Ni una vez has pensado que no has conseguido

obedecer y ver a Cristo como Dios,

sino que insistes, obstinado,

en que Cristo obre según tus deseos,

y cuando no lo hace,

piensas que Él no es Dios, sino humano.

Muchos de vosotros habéis luchado así contra Él.

¿En quién creéis? ¿Y cómo lo buscáis?

La llegada de Cristo ha revelado

la rebeldía de la humanidad

y ha puesto en relieve su naturaleza.


Adaptado de ‘Quienes son incompatibles con Cristo indudablemente se oponen a Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 215 Somos salvados porque Dios nos eligió

Siguiente: 217 Obedece a Dios encarnado para ser perfeccionado

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro