244 Desafiar a Dios solo puede terminar en castigo

Dios ha obrado por varios miles de años, a través de las eras,

para completar el plan que diseñó y salvar a la humanidad.

Lo que Dios menos desea ver es a la gente

a la que salva desafíandolo,

y sentirse traicionado por aquellos

que alguna vez disfrutaron de Su gracia.

Desafiar a Dios termina en castigo.

Nadie puede escapar de eso.

Es el carácter de Dios, la mejor manera de lidiar con el mal.

Blasfemar y traicionar a Dios termina en castigo.

Fue así antes, así es ahora y será así en el futuro.

Esta es una verdad eterna.

Todo lo hace para salvar y ganar a más gente

que entienda Su voluntad y sea de Su mismo sentir,

para que puedan entrar en Su reino

y disfrutar de Sus promesas.

El desafío en Su propia familia es lo que más aborrece.

¿Qué más puede hacer Dios sino castigar

y maldecir a los que se le oponen?

¿Qué mejor postura hay para tomar

hacia las personas que lo desafían?

¿Qué otra opción tienen esas personas que aceptar Su castigo?

Desafiar a Dios termina en castigo.

Nadie puede escapar de eso.

Es el carácter de Dios, la mejor manera de lidiar con el mal.

Blasfemar y traicionar a Dios termina en castigo.

Fue así antes, así es ahora y será así en el futuro.

Esta es una verdad eterna.

Adaptado de ‘Epílogo’ en “Ejemplos clásicos de castigo por resistirse a Dios Todopoderoso”

Anterior: 243 Las consecuencias de rechazar a Cristo de los últimos días

Siguiente: 245 Dios espera que las personas no se conviertan en fariseos

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp