Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

70 Renunciar a Cristo de los últimos días es una blasfemia contra el Espíritu Santo

I

Cristo ha aparecido en los últimos días,

para que aquellos que creen realmente en Él

sean provistos de vida, sean provistos de vida.

La obra que hace Cristo es para

acabar con lo antiguo y traer la nueva era.

Es el camino que deben tomar

todos los que entran en la nueva era.

Si no eres capaz de aceptar a Cristo,

en vez de condenarlo, blasfemarlo o perseguirlo,

estás condenado a arder por la eternidad,

y nunca entrarás al reino de Dios.

Cristo mismo es la expresión del Espíritu Santo y de Dios,

el único a quien Dios le ha confiado hacer Su obra en la tierra.

Dios dice que si no puedes aceptar

lo que hizo Cristo de los últimos días,

blasfemas contra el Espíritu Santo.

Y la retribución que sufrirás será evidente para todos.

II

Dios te dice que si te opones

y si rechazas a Cristo de los últimos días,

nadie puede cargar con las consecuencias,

nadie las cargará por ti.

No tendrás más oportunidades de ahora en adelante

de obtener la aprobación de Dios.

Incluso si intentas redimirte,

nunca más podrás ver el rostro de Dios.

Porque a quien te opones no es un hombre,

lo que niegas no es algún ser diminuto,

estás negando a Cristo.

¿Te das cuenta de las consecuencias?

Cristo mismo es la expresión del Espíritu Santo y de Dios,

el único a quien Dios le ha confiado hacer Su obra en la tierra.

Dios dice que si no puedes aceptar

lo que hizo Cristo de los últimos días,

blasfemas contra el Espíritu Santo.

Y la retribución que sufrirás será evidente para todos.

III

Comentes un gran crimen, no es sólo un pequeño error.

No le enseñes los colmillos a la verdad

o hagas críticas negligentes.

Pues sólo la verdad te puede dar la vida

y permitirte renacer y contemplar el rostro de Dios.

Cristo mismo es la expresión del Espíritu Santo y de Dios,

el único a quien Dios le ha confiado hacer Su obra en la tierra.

Dios dice que si no puedes aceptar

lo que hizo Cristo de los últimos días,

blasfemas contra el Espíritu Santo.

Y la retribución que sufrirás será evidente para todos.

Adaptado de ‘Sólo el Cristo de los últimos días le puede dar al hombre el camino de la vida eterna’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior:Sé alguien que acepta la verdad

Siguiente:Nadie es consciente de la llegada de Dios