Capítulo 18

¡Edificar la iglesia en realidad no es una cosa fácil de hacer! Pongo todo Mi corazón en construirla, y Satanás haría todo lo posible por derribarla. Si se busca ser edificado, se debe ser una persona con una visión; se debe vivir confiando en Mí, dar testimonio de Cristo, mantenerlo en alto, y ser leal a Mí. No se debe poner excusas, sino obedecer sin condición. Se debe soportar cualquier prueba y aceptar todo lo que viene de Mí. Se debe seguir al Espíritu Santo sin importar cómo guíe. Se debe tener un espíritu perspicaz y la capacidad de distinguir las cosas. Se debe entender a las personas y no seguirlas a ciegas, mantener los ojos espirituales claros y poseer un profundo conocimiento de todas las cosas. Las personas que piensan como Yo deben dar testimonio de Mí y librar la batalla decisiva contra Satanás. Debéis edificaros y, al mismo tiempo, participar en la batalla. Yo estoy entre vosotros, os apoyo y soy vuestro refugio.

Lo primero que debes hacer es purificarte a ti mismo, convertirte en una persona cambiada y tener un temperamento estable. Debes confiar en Mí en la vida, sea el entorno bueno o malo, y ya sea que estés en casa o en cualquier otro lugar, no debes vacilar por causa de otra persona, o por alguna ocurrencia o problema. Además, debes permanecer firme y, como siempre, vivir a Cristo y manifestar a Dios mismo. Debes desempeñar la propia función y cumplir con los propios deberes como de costumbre; esto no se puede hacer una sola vez, sino que debe mantenerse a largo plazo. Debes tomar Mi corazón como el corazón propio, Mis intenciones deben convertirse en tus pensamientos, debes tener una perspectiva amplia, dejar que Cristo emane de ti mismo y servir en coordinación con los demás. Debes mantener el ritmo de la obra del Espíritu Santo y dedicarte de lleno al método de Su salvación. Debes vaciarte y convertirte en una persona inocente y abierta. Debes tener comunión y relacionarte normalmente con los hermanos y hermanas, ser capaz de hacer cosas en el espíritu, amaros los unos a los otros, dejar que sus fuerzas equilibren tus debilidades y buscar ser edificado dentro de la iglesia. Solo entonces tendrás una parte en el reino verdaderamente.

Anterior: Capítulo 17

Siguiente: Capítulo 19

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp