227 Cómo entrar en la verdadera oración

I

Tu corazón en la oración debe estar

en paz ante Dios, debe ser sincero.

Comunícate de verdad cuando ores a Dios.

No lo engañes con adulaciones.

Así tu corazón en calma estará ante Dios.

Y en los ambientes puestos para ti,

a ti te conocerás y te odiarás;

te odiarás y te abandonarás.

Tendrás una relación normal con Dios,

y serás alguien que de verdad ama,

ama a Dios, ama, ama a Dios.

Serás alguien que de verdad ama, ama a Dios.

II

Orar gira en torno a lo que Dios completará hoy.

Pídele que te ilumine más,

lleva tu estado y tus problemas ante Dios

y comunícale tu determinación.

Así tu corazón en calma estará ante Dios.

Y en los ambientes puestos para ti,

a ti te conocerás y te odiarás;

te odiarás y te abandonarás.

Tendrás una relación normal con Dios,

y serás alguien que de verdad ama,

ama a Dios, ama, ama a Dios.

Serás alguien que de verdad ama, ama a Dios.

III

Orar no es seguir un procedimiento,

sino buscar a Dios con sinceridad.

Pide que Dios proteja tu corazón.

Así tu corazón en calma estará ante Dios.

Y en los ambientes puestos para ti,

a ti te conocerás y te odiarás;

te odiarás y te abandonarás.

Tendrás una relación normal con Dios,

y serás alguien que de verdad ama,

ama a Dios, ama, ama a Dios.

Serás alguien que de verdad ama, ama a Dios.

Seras alguien que de verdad ama a Dios.


Adaptado de ‘Acerca de la práctica de la oración’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior : 226 Sólo aquellos que guardan silencio ante Dios se centran en la vida

Siguiente : 228 Satisfacer a Dios y practicar Su palabra es lo primero

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

El nombre de Dios puede cambiar, pero Su esencia nunca cambiará.

Están aquellos que dicen que Dios es inmutable. Eso es correcto, pero se refiere a la inmutabilidad del carácter y la esencia de Dios. Los cambios en Su nombre y obra no demuestran que Su esencia se haya alterado; en otras palabras, Dios siempre será Dios, y esto nunca cambiará.

Capítulo 27

El comportamiento del hombre nunca ha tocado Mi corazón ni tampoco me ha parecido precioso. A los ojos del hombre siempre estoy tratándole...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro