Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

491 Pelea la buena batalla por la verdad

Para pelear por la verdad,

primero, impide que Satanás haga su trabajo.

Para hacer esto, deberías pensar unánimemente

y ser capaz de servir coordinadamente.

Deja ir tus puntos de vista y nociones,

así como tus formas de hacer las cosas,

y tranquiliza tu corazón delante de Dios,

enfócate en la voz del Espíritu.

Estate atento a la obra del Espíritu,

y experimenta en detalle las palabras de Dios.

Ten una meta, que se pueda hacer la voluntad de Dios.

No deberías tener otra intención.

Debes mirar a Dios con todo tu corazón,

observa Sus acciones, la forma en que hace las cosas,

y nunca seas negligente.

Tu espíritu debe ser agudo,

tus ojos deben estar abiertos, tus ojos deben estar abiertos.

Para pelear por la verdad,

primero, impide que Satanás haga su trabajo.

Para hacer esto, deberías pensar unánimemente

y ser capaz de servir coordinadamente.

Sí, debes ser capaz de servir coordinadamente.

Aquellos con intenciones y propósitos incorrectos,

aquellos que interrumpen y les gusta llamar la atención,

quienes son versados en doctrina religiosa

y quienes son los lacayos de Satanás.

Cuando se ponen de pie, es difícil para la iglesia;

lo que saborean los demás no sirve para nada.

Este tipo de hombre debe ser prohibido de inmediato.

Si a pesar de las amonestaciones no cambian, sufrirán.

Los que obstinadamente se quedan en su camino,

se defienden, cubren sus pecados,

deberían ser eliminados de la iglesia.

No seas mezquino, mira el panorama general,

oh, mira el panorama general.

Para pelear por la verdad,

primero, impide que Satanás haga su trabajo.

Para hacer esto, deberías pensar unánimemente

y ser capaz de servir coordinadamente.

Sí, debes ser capaz de servir coordinadamente.

Sí, debes ser capaz de servir coordinadamente.

Adaptado de ‘Capítulo 17’ de Declaraciones de Cristo en el principio en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior:Apóyate en Dios en todo momento para derrotar a Satanás

Siguiente:No se puede conseguir nada sin confiar en Dios