348 Las dos encarnaciones de Dios son para salvar al hombre

I

Hoy es el día, ¿lo puedes ver?

Qué grande que Dios venga entre los hombres.

Los viene a salvar, a vencer a Satán; es la razón de Su encarnación.

Si no fuera así, no lo haría Él mismo.

Se ha encarnado Dios para vencer a Satán y al hombre guiar,

cuya carne es corrupta y a quien Dios quiere salvar.

Dos veces se encarna Dios para a Satán vencer y al hombre salvar.

En Espíritu o en carne, sólo Dios puede vencer a Satán.

II

Los ángeles no luchan, no tienen poder.

Y el hombre corrupto no lo puede hacer.

Dios se encarna para ser la vida del hombre, obrar en él y salvarlo,

con Su inherente identidad y la obra necesaria.

Se ha encarnado Dios para vencer a Satán y al hombre guiar,

cuya carne es corrupta y a quien Dios quiere salvar.

Dos veces se encarna Dios para a Satán vencer y al hombre salvar.

En Espíritu o en carne, sólo Dios puede vencer a Satán.

III

Por siempre seguiría la lucha si no se encarnara Dios.

Porque con el Espíritu o los hombres solos no podría ser.

Se encarna Dios para luchar contra Satán,

sólo así el hombre se puede salvar.

Sólo así será Satán derrotado; sólo así, sus planes destrozados.

Si el hombre luchara solo en la batalla huiría con temor.

El carácter corrupto del hombre no podría cambiar.

El hombre no puede salvar al hombre de la cruz

ni conquistar la rebelde humanidad.

Sólo puede hacer alguna antigua labor

sin relación con vencer a Satán.

IV

El hombre ha de obedecer y seguir.

No puede traer una nueva era ni puede luchar contra Satán.

Satán se vence cuando el hombre agrada a Dios.

Por cada nueva batalla, en cada nueva era,

Dios mismo hace la obra de abrir un camino y guiar una era,

lleva al hombre a un reino mejor.

Se ha encarnado Dios para vencer a Satán y al hombre guiar,

cuya carne es corrupta y a quien Dios quiere salvar.

Dos veces se encarna Dios para a Satán vencer y al hombre salvar.

En Espíritu o en carne, sólo Dios puede vencer a Satán.

En Espíritu o en carne, sólo Dios puede vencer a Satán.


Adaptado de ‘Restaurar la vida normal del hombre y llevarlo a un destino maravilloso’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 347 Cada etapa de la obra de Dios es producto de Su sabiduría

Siguiente: 350 Las dos encarnaciones de Dios pueden representarlo

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro