566 Dios bendice a aquellos que son honestos

Cuando das tu corazón a Dios y no actúas en falso con Él,

cuando nunca tratas de engañar

ni a los de arriba ni a los de abajo,

cuando eres abierto con Dios en todo,

cuando no haces las cosas sólo por Su favor y Su sonrisa,

eso es ser honesto.

Honestidad es huir de la impureza en cada acción y palabra,

no engañar ni a Dios ni a nadie.

Honestidad es huir de la impureza en cada acción y palabra,

no engañar ni a Dios ni a nadie.

Eso es honestidad, eso es honestidad.

Si tus palabras están llenas de excusas, de vanas explicaciones,

es que no practicas la verdad, no estás dispuesto a hacerlo.

¿Cómo encontrarás la luz y la salvación

si no descubres tus secretos?

Pero si buscas el camino de la verdad, vivirás siempre en la luz.

Honestidad es huir de la impureza en cada acción y palabra,

no engañar ni a Dios ni a nadie.

Honestidad es huir de la impureza en cada acción y palabra,

no engañar ni a Dios ni a nadie.

Eso es honestidad, eso es honestidad.

Si estás dispuesto a servir en la casa de Dios,

esforzándote, sin buscar beneficio,

es que eres un santo leal de Dios que sólo busca ser honesto.

Si eres franco y das tu vida para ser testigo de Dios,

si sólo deseas agradarle y nunca te tienes en cuenta,

la luz te alimentará y vivirás para siempre en el reino.

Honestidad es huir de la impureza en cada acción y palabra,

no engañar ni a Dios ni a nadie.

Honestidad es huir de la impureza en cada acción y palabra,

no engañar ni a Dios ni a nadie.

Eso es honestidad, honestidad.

Adaptado de ‘Tres advertencias’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 565 Solo se puede odiar a sí mismo cuando se conoce verdaderamente a sí mismo

Siguiente: 567 La gloria de Dios tiene suma importancia para el hombre

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

4. A partir del sufrimiento se emite la fragancia del amor

Las palabras de Dios avivaron mi corazón y me hicieron entender que el dolor de la persecución que estaba sufriendo ahora por mi creencia en Dios tenía un valor y un significado inmensos. Entendí que Dios estaba usando este entorno de sufrimiento para mostrarme claramente la esencia de Satanás, enemistada con la de Él, de forma que yo fuera capaz de abandonarlo totalmente y volver así mi corazón de nuevo a Él y lograr un amor sincero por Él.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp