App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

146. Dios bendice a aquellos que son honestos

I

Cuando das tu corazón a Dios y no actúas en falso con Él,

cuando nunca tratas de engañar

ni a los de arriba ni a los de abajo,

cuando eres abierto con Dios en todo,

cuando no haces las cosas sólo por Su favor y Su sonrisa,

eso es ser honesto.

Honestidad es huir de la impureza en cada acción y palabra,

no engañar ni a Dios ni a nadie.

Honestidad es huir de la impureza en cada acción y palabra,

no engañar ni a Dios ni a nadie.

Eso es honestidad, eso es honestidad.

II

Si tus palabras están llenas de excusas, de vanas explicaciones,

es que no practicas la verdad, no estás dispuesto a hacerlo.

¿Cómo encontrarás la luz y la salvación

si no descubres tus secretos?

Pero si buscas el camino de la verdad,

vivirás siempre en la luz.

Honestidad es huir de la impureza en cada acción y palabra,

no engañar ni a Dios ni a nadie.

Honestidad es huir de la impureza en cada acción y palabra,

no engañar ni a Dios ni a nadie.

Eso es honestidad, eso es honestidad.

III

Si estás dispuesto a servir en la casa de Dios,

esforzándote, sin buscar beneficio,

es que eres un santo leal de Dios que sólo busca ser honesto.

Si eres franco y das tu vida para ser testigo de Dios,

si sólo deseas agradarle y nunca te tienes en cuenta,

la luz te alimentará y vivirás para siempre en el reino.

Honestidad es huir de la impureza en cada acción y palabra,

no engañar ni a Dios ni a nadie.

Honestidad es huir de la impureza en cada acción y palabra,

no engañar ni a Dios ni a nadie.

Eso es honestidad, honestidad.

De “La Palabra manifestada en carne”

Anterior:Orar de verdad

Siguiente:La autoridad del Creador nunca cambia

También podría gustarte