Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

1035 Todo lo que Dios hace por el hombre es sincero

Velocidad

1035 Todo lo que Dios hace por el hombre es sincero

1 Todo lo que Dios hace es práctico y nada de lo que hace está vacío. Dios viene entre los seres humanos, humillándose para ser una persona común y corriente. No se va simplemente después de obrar un poco y hablar unas cuantas palabras; más bien, de hecho, viene entre los humanos a experimentar el sufrimiento del mundo. Paga el precio de Su propia experiencia de sufrimiento a cambio de un destino para la humanidad. ¿Acaso no es esto una obra práctica? Los padres pueden pagar un precio sincero por el bien de sus hijos, y esto representa su sinceridad. Al hacerlo, Dios encarnado está siendo, por supuesto, sumamente sincero y fiel a la humanidad.

2 La esencia de Dios es fiel; Él hace lo que dice y todo ello se cumple. Todo lo que Él hace por los seres humanos el sincero. No hace simplemente declaraciones; cuando dice que pagará un precio, realmente lo paga. Cuando dice que tomará el sufrimiento de la humanidad y sufrirá en su lugar, viene en verdad a vivir entre ellos y siente y experimenta este sufrimiento de manera personal. Después de eso, todas las cosas en el universo reconocerán que todo lo que Dios hace es correcto y justo; que todo lo que Dios hace es realista: se trata de evidencia poderosa.

3 La humanidad tendrá un hermoso destino en el futuro y todos aquellos que permanezcan alabarán a Dios; elogiarán que las obras de Dios ciertamente se hicieron a partir de Su amor por la humanidad. La esencia de belleza y bondad de Dios puede verse en el significado de Su venida en la carne. Todo lo que Él hace es sincero; todo lo que Él dice es serio y leal, es serio y leal. Todas las cosas que Él pretende hacer las lleva a cabo de manera práctica y paga un precio real por ellas; no hace simplemente declaraciones; por tanto, Dios es un Dios justo; Dios es un Dios leal.

Adaptado de ‘El segundo aspecto del significado de la encarnación’ en “Registros de las pláticas de Cristo”

Anterior:La esencia de Cristo es el amor

Siguiente:Un río de agua de vida