Dios mismo, el único V

La santidad de Dios (II)

Ahora, hermanos y hermanas, cantemos un himno. Buscad uno que os guste y cantéis habitualmente. (Nos gustaría cantar un himno de la palabra de Dios: “Amor puro y sin mancha”).

1. “Amor” se refiere a una emoción que es pura y sin mancha, en la que usas tu corazón para amar, sentir y ser considerado. En el amor no hay condiciones, no hay barreras ni distancia. En el amor no hay sospecha, engaño ni malicia. En el amor no hay trueques ni nada impuro. Si amas, no engañarás, protestarás, traicionarás, rebelarás, exigirás, ni pretenderás ganar nada ni obtener una determinada cantidad.

2. “Amor” se refiere a una emoción que es pura y sin mancha, en la que usas tu corazón para amar, sentir y ser considerado. En el amor no hay condiciones, no hay barreras ni distancia. En el amor no hay sospecha, engaño ni malicia. En el amor no hay trueques ni nada impuro. Si amas, te dedicarás con gusto y sufrirás dificultades con agrado; serás compatible conmigo, dejarás todo lo que tienes por Mí; abandonarás a tu familia, tu futuro, tu juventud y tu matrimonio. De lo contrario, tu amor no sería amor en absoluto, ¡sino engaño y traición!

Este himno fue una buena elección. ¿Disfrutáis todos cantarlo? (Sí). ¿Qué sentís después de cantarlo? ¿Sois capaces de sentir este tipo de amor dentro de vosotros? (No todavía). ¿Qué palabras de él os conmueven más profundamente? (En el amor no hay condiciones ni barreras ni distancia. En el amor no existe la sospecha, el engaño, el trueque o la astucia. En el amor no hay elección y nada impuro. Pero dentro de mí sigo viendo muchas impurezas y muchas partes de mí que intentan hacer tratos con Dios. En realidad no he alcanzado un tipo de amor puro y sin mancha). Si no has logrado un amor puro y sin mancha, ¿cuál es entonces el grado de tu amor? ¿Cuál es el nivel de tu amor? (Estoy meramente en la etapa en la que estoy dispuesto a buscar y en la que anhelo). Basándote en tu propia estatura y hablando desde tu propia experiencia, ¿qué grado has alcanzado? ¿Engañas? ¿Tienes quejas? (Sí). ¿Tienes exigencias en tu corazón? ¿Hay cosas que quieres y deseas de Dios? (Sí, tengo estas cosas adulteradas dentro). ¿En qué circunstancias afloran? (Cuando la situación que Dios ha dispuesto para mí no es acorde a mis nociones o cuando mis deseos no se han visto satisfechos; en esos momentos manifiesto este tipo de carácter corrupto). Vosotros, los hermanos y hermanas que vienen de Taiwán, ¿cantáis este himno con frecuencia también? ¿Podéis hablar un poco sobre cómo entendéis el “amor puro y sin mancha”? ¿Por qué define Dios el amor de esta manera? (A mí me gusta mucho este himno, porque gracias a él puedo ver que este amor es un amor completo. Sin embargo, todavía me queda mucho para llegar a ese nivel, y sigo muy lejos de alcanzar el amor verdadero. Existen algunas cosas en las que he sido capaz de progresar y cooperar a través de la fuerza que me dan Sus palabras y a través de la oración. Sin embargo, cuando me encuentro con ciertas pruebas o revelaciones, siento que no tengo futuro o destino, que no tengo un sino. En esos momentos me siento muy débil y este asunto me molesta a menudo). ¿A qué te estás refiriendo en última instancia cuando dices “futuro y destino”? ¿Hay algo específico a lo que te estés refiriendo? ¿Es una imagen o algo que imaginaste, o es tu futuro y tu destino algo que puedes ver en realidad? ¿Es un objeto real? Quiero que cada uno de vosotros penséis en ello: ¿A qué se refiere la preocupación que tenéis sobre vuestro futuro y vuestro destino? (Es poder ser salvo para así lograr sobrevivir). Hermanos y hermanas, vosotros también hablad un poco sobre vuestro entendimiento del “amor puro y sin mancha”. (Cuando una persona lo tiene, no hay impureza procedente de su ser individual y no está controlada por su futuro y su destino. Independientemente de cómo la trate Dios, es capaz de obedecer por completo Su obra y Sus orquestaciones, y seguirlo hasta el final. Solo este tipo de amor hacia Dios es puro y sin mancha. Al compararme con él, he descubierto que, aunque parezca haberme esforzado o hecho a un lado algunas cosas en los últimos años de haber creído en Dios, no he sido verdaderamente capaz de entregarle mi corazón. Cuando Él me deja al descubierto, siento que no puedo ser salvado y habito en una condición negativa. Me veo desempeñando mi deber, pero al mismo tiempo intentando hacer tratos con Dios e incapaz de amarlo con todo mi corazón, y tengo siempre en mente mi meta, mi futuro y mi destino).

Se diría que habéis ganado algo de comprensión de este himno y habéis hecho algunas conexiones entre este y vuestras experiencias reales. Sin embargo, tenéis grados de aceptación diferentes de cada una de las frases del himno “Amor puro y sin mancha”. Algunas personas piensan que trata sobre la disposición, otras buscan dejar de lado su futuro, algunos buscan dejar sus familias y otros no quieren recibir nada. Y las hay que se exigen a sí mismas no tener engaño o quejas ni rebelarse contra Dios. ¿Por qué querría Dios sugerir este tipo de amor y exigir que las personas lo amen de esta forma? ¿Es este un tipo de amor que las personas pueden alcanzar? Es decir, ¿pueden amar así las personas? Estas pueden ver que no les es posible, porque no poseen ni una pizca de este tipo de amor. Cuando la gente no lo posee, y cuando no saben fundamentalmente de amor, Dios pronuncia estas palabras y a ellos no les resultan familiares. Debido a que las personas viven en este mundo y con un carácter corrupto, si tuvieran este tipo de amor o si una persona pudiera poseerlo sin requisitos ni exigencias, un amor con el que estar dispuestos a consagrarse y a soportar sufrimientos, así como a entregar todo lo que es suyo, entonces ¿qué pensarían otras personas de alguien que posee este tipo de amor? ¿No sería tal persona perfecta? (Sí). ¿Existe una persona tan perfecta como esa en este mundo? No, esa persona no existe, ¿verdad? Ese tipo de persona no existe en absoluto en este mundo, a no ser que viva en el vacío, ¿no es cierto? Por tanto, algunas personas, por medio de sus experiencias, invierten un gran esfuerzo para compararse con estas palabras. Se ocupan de sí mismas, se contienen y hasta renuncian constantemente a su propio ser: soportan sufrimientos y se obligan a abandonar sus nociones. Renuncian a su rebelión y a sus propios deseos y anhelos. Pero al final siguen sin poder dar la talla. ¿Por qué ocurre esto? Dios dice estas cosas con el fin de proporcionar un estándar a las personas para que lo sigan, por lo que estas conocerán el estándar que Dios les exige. ¿Pero dice Él en algún momento que las personas deban conseguir esto de inmediato? ¿Dice Dios alguna vez cuánto tiempo tienen para lograr esto las personas? (No). ¿Dice Dios alguna vez que las personas deban amarlo de esta forma? ¿Dice eso este pasaje del texto? No, no lo dice. Dios solo les está hablando a las personas sobre el amor al que se estaba refiriendo. En cuanto a si las personas pueden amar y tratar a Dios así, ¿cuáles son los requisitos de Dios para el hombre? No es necesario alcanzarlos al instante porque eso estaría por encima de las posibilidades de las personas. ¿Habéis pensado alguna vez qué tipo de condiciones necesitan cumplir las personas con el fin de amar de esta forma? ¿Si leen a menudo estas palabras sentirán gradualmente este amor? (No). ¿Cuáles son, pues, las condiciones? Primero, ¿cómo pueden quedar las personas libres de las sospechas sobre Dios? (Solo las personas honestas pueden lograrlo). ¿Y qué decís de quedar libre del engaño? (También tienen que ser personas honestas). ¿Y qué hay de ser alguien que no quiere hacer tratos con Dios? Esto también es parte de ser una persona honesta. ¿Y de estar libre de malicia? ¿Qué significa que no existe elección en el amor? ¿Aluden todas estas cosas a ser una persona honesta? Hay muchos detalles aquí. ¿Qué prueba que Dios sea capaz de hablar de este tipo de amor y definirlo, de decirlo de esta forma? ¿Podemos decir que Dios posee este tipo de amor? (Sí). ¿Dónde veis esto? (En el amor que Dios tiene por el hombre). ¿Es condicional el amor de Dios por el hombre? (No). ¿Existen barreras o distancia entre Dios y el hombre? (No). ¿Tiene Dios sospechas sobre el hombre? (No). Dios observa al hombre y lo entiende. (Sí). Él entiende realmente al hombre. ¿Es astuto Dios con el hombre? (No). Como Dios habla de una forma tan perfecta de este amor, ¿podrían ser igual de perfectos Su corazón o Su esencia? (Sí). ¿Han definido alguna vez las personas el amor de esta manera? ¿En qué circunstancias ha definido el hombre al amor? ¿Habla el hombre del amor en términos de dar u ofrecer? (Sí). Esta definición del amor es simplista, carece de esencia.

La definición del amor por parte de Dios y la forma en que Él habla del mismo guardan relación con un aspecto de Su esencia, ¿pero qué aspecto es ese? La última vez hablamos sobre un tema muy importante, un tema que las personas han debatido a menudo con anterioridad. Este tema consiste en una palabra de la cual se habla con frecuencia en el curso de la creencia en Dios, y, aun así, es una palabra que todo el mundo piensa que es familiar y extraña a la vez. ¿Por qué digo esto? Es una palabra que procede de las lenguas del hombre; sin embargo, entre los hombres su definición es, al mismo tiempo, clara y confusa. ¿Cuál es esta palabra? (Santidad). Santidad: ese fue nuestro tema la última vez que comunicamos. Hablamos sobre una parte del mismo. A partir de nuestra última comunicación, ¿obtuvieron todos un nuevoentendimiento sobre la esencia de la santidad de Dios? ¿Qué aspectos de este entendimiento consideráis que son completamente nuevos? Es decir, ¿qué hay dentro de este entendimiento o de esas palabras que os hizo sentir que vuestro entendimiento de la santidad de Dios era diferente o distinto a la santidad de Dios mientras Yo hablaba de ello en la comunicación? ¿Tenéis alguna impresión acerca de ello? (Dios dice lo que siente en Su corazón; Sus palabras son inmaculadas. Esta es una manifestación de un aspecto de la santidad). (Hay santidad también cuando Dios está furioso con el hombre: Su ira está sin mancha). (En cuanto a la santidad de Dios, entiendo que Su ira y Su misericordia se encuentran en Su carácter justo. Esto dejó una fuerte impresión en mí. En nuestra última comunicación, también se mencionó que el carácter justo de Dios es único. Yo no entendí esto en el pasado. Sólo tras oír lo que Dios había comunicado entendí que la ira de Dios es diferente del enojo del ser humano. La ira de Dios es positiva y con principios; Él la emite debido a Su esencia inherente. Dios ve algo negativo y entonces desata Su ira. Esto es algo que no posee ningún ser creado). Nuestro tema de hoy es la santidad de Dios. Todas las personas han escuchado y aprendido algo acerca del carácter justo de Dios. Además, muchas personas hablan a menudo de la santidad de Dios y de Su carácter justo al mismo tiempo; dicen que el carácter de Dios es santo. Sin duda, la palabra “santo” no le resulta extraña a nadie, es una palabra que se usa habitualmente. Pero, en cuanto a sus significados, ¿qué expresiones de la santidad de Dios ven las personas? ¿Qué pueden reconocer de lo que Dios ha revelado? Me temo que esto es algo que nadie sabe. El carácter de Dios es justo, pero si tomas el carácter justo de Dios y dices que es santo, parece un poco impreciso, un poco confuso; ¿por qué? Dices que el carácter de Dios es justo, o dices que Su carácter justo es santo, ¿cómo caracterizáis, pues, la santidad de Dios en vuestros corazones? ¿Cómo la entendéis? Es decir, ¿qué hay de lo que Dios ha revelado o de lo que Él tiene y es? ¿Acaso las personas lo reconocerían como santo? ¿Has pensado en esto antes? Lo que he visto es que las personas dicen a menudo palabras que se emplean habitualmente o usan frases que se han dicho una y otra vez, pero ni siquiera saben lo que están diciendo. Así lo dice todo el mundo y de forma habitual, por lo que pasa a ser un término para ellos. Sin embargo, si investigaran y estudiaran realmente los detalles, verían que no saben cuál es el significado real ni a qué hace referencia. Ocurre lo mismo con la palabra “santo”, nadie sabe con exactitud a qué aspecto de la esencia de Dios hace referencia cuando hablan de Su santidad, y nadie sabe cómo reconciliar la palabra “santo” con Dios. Todas las personas están confundidas dentro de sus corazones y su reconocimiento de la santidad de Dios es ambiguo y confuso. En cuanto a cómo Dios es santo, a nadie le queda del todo claro. Hoy comunicaremos sobre este tema para reconciliar la palabra “santo” con Dios de modo que las personas puedan ver el contenido real de la esencia de la santidad de Dios. Esto evitará que algunas empleen esta palabra de manera habitual y descuidada y digan cosas aleatorias cuando no saben lo que quieren decir, o si son correctas y precisas. Las personas siempre han hablado así; tú lo has hecho, él también, y así ha pasado a ser una manera de hablar. Esto mancha sin querer un término semejante.

A primera vista, la palabra “santo” parece muy fácil de entender, ¿verdad? Cuanto menos, las personas creen que la palabra “santo” significa limpio, inmaculado, sagrado, y puro. También hay algunas personas que asocian “santidad” con “amor” en el himno “Amor puro y sin mancha”, que acabamos de cantar. Esto es correcto; esto es una parte de ello. El amor de Dios es parte de Su esencia, pero no es su totalidad. Sin embargo, según las nociones de las personas, ven la palabra y tienden a relacionarla con las cosas que ellas mismas consideran puras y limpias, o con cosas que en su criterio personal no tienen mancha ni defecto. Por ejemplo, algunos dijeron que la flor de loto es limpia, y que florece sin mancha del barro sucio, así que comenzaron a aplicarle la palabra “santa”. Algunos ven las historias de amor inventadas como santas, o a algunos imponentes protagonistas ficticios como santos. Además, algunos consideran que personas de la Biblia, u otros de los que hablan los libros espirituales —como santos, apóstoles u otros que siguieron una vez a Dios mientras Él hacía Su obra— tuvieron experiencias espirituales que fueron santas. Las personas concibieron todas estas cosas; son conceptos propios. ¿Por qué tienen las personas conceptos como estos? La razón es muy simple: es porque viven en medio de un carácter corrupto y moran en un mundo de maldad e inmundicia. Todo lo que ven, todo lo que tocan, todo lo que experimentan es la maldad y la corrupción de Satanás, así como las intrigas, las luchas internas y la guerra que ocurren entre las personas bajo la influencia de Satanás. Por tanto, incluso cuando Dios lleva a cabo Su obra en las personas, e incluso cuando Él les habla y les revela Su carácter y esencia, no son capaces de ver o conocer la santidad y la esencia de Dios. Las personas dicen a menudo que Dios es santo, pero no poseen entendimiento verdadero; solo dicen palabras vacías. Debido a que las personas viven en medio de la inmundicia y la corrupción y están en el campo de acción de Satanás y no ven la luz, no saben nada de los asuntos positivos y, además, no conocen la verdad. Nadie sabe realmente qué significa “santo”. Entonces, ¿hay cosas o personas santas en medio de esta humanidad corrupta? Podemos afirmarlo con certeza: no, no las hay, porque solo la esencia de Dios es santa.

La última vez comunicamos sobre un aspecto de cómo la esencia de Dios es santa. Esto proporcionó algo de inspiración para obtener conocimiento de la santidad de Dios por parte de las personas, pero no es suficiente. No basta para permitir a la gente conocer por completo la santidad de Dios, ni les permite entender que esta es única. Además, no les es posible entender lo suficiente del verdadero significado de la santidad que está completamente personificada en Dios. Por tanto, es necesario que continuemos hablando de nuestra comunicación sobre este asunto. La última vez, en nuestra comunicación tratamos tres temas, por lo que ahora expondremos el cuarto. Empezaremos leyendo las Escrituras.

La tentación de Satanás

Mateo 4:1-4 Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto para ser tentado por el diablo. Y después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, entonces tuvo hambre. Y acercándose el tentador, le dijo: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan. Pero Él respondiendo, dijo: Escrito está: “No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”.

Estas son las palabras con las que el diablo intentó tentar al Señor Jesús por primera vez. ¿Qué es lo que dijo el diablo? (“Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan”). Estas palabras que pronunció el diablo son bastante simples; ¿pero hay algún problema con su esencia? El diablo dijo: “Si eres Hijo de Dios”; pero en su corazón, ¿sabía o no que Jesús era el Hijo de Dios? ¿Sabía o no que Él era Cristo? (Lo sabía). Entonces, ¿por qué dijo “Si eres”? (Estaba intentando tentar a Dios). ¿Pero cuál era su propósito al hacerlo? Dijo: “Si eres Hijo de Dios”. En su corazón, sabía que Jesucristo era el Hijo de Dios; lo tenía muy claro, pero a pesar de saberlo, ¿se sometió a Él y lo adoró? (No). ¿Qué quiso hacer? Quiso usar este método y estas palabras para enojar al Señor Jesús, y luego engañarlo para que actuara de acuerdo con sus intenciones. ¿No era este el significado oculto de las palabras del diablo? En el corazón de Satanás sabía muy bien que Aquel era el Señor Jesucristo, pero aun así dijo estas palabras. ¿No es esta la naturaleza de Satanás? ¿Cuál es la naturaleza de Satanás? (Ser taimado, malvado, y no reverenciar a Dios). ¿Qué consecuencias resultarían de no tener reverencia hacia Dios? ¿Acaso no era que quería atacar a Dios? Quería usar este método para atacar a Dios, y por eso dijo: “Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan”; ¿no es este, el propósito malvado de Satanás? ¿Qué estaba intentando hacer realmente? Su propósito es muy obvio. Estaba intentando usar este método para negar la posición y la identidad del Señor Jesucristo. Lo que quiso decir Satanás con esas palabras es: “Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan. Si no lo puedes hacer, entonces no eres el Hijo de Dios, así que no deberías seguir haciendo Tu obra”. ¿No es esto cierto? Quiso usar este método para atacar a Dios, quiso desmantelar y destruir Su obra; esta es la malevolencia de Satanás. Su malevolencia es una expresión natural de su naturaleza. Aunque sabía que el Señor Jesucristo era el Hijo de Dios, la propia encarnación de Dios mismo, no podía evitar hacer algo así, siguiendo a Dios de cerca, atacándole continuamente y haciendo grandes esfuerzos para obstaculizar y sabotear la obra de Dios.

Ahora, analicemos esta frase que dijo Satanás: “Di que estas piedras se conviertan en pan”. Convertir piedras en pan; ¿significa algo? Si hay comida, ¿por qué no comerla? ¿Por qué es necesario convertir piedras en alimentos? ¿Se puede decir que aquí no hay ningún sentido? Aunque estaba ayunando en ese momento, ¿acaso el Señor Jesús no tenía alimentos para comer? (Tenía). Así pues, aquí podemos ver lo ridículas que son estas palabras de Satanás. A pesar de toda su traición y malicia todavía podemos ver su ridiculez y absurdidad. Satanás hace varias cosas a través de las que puedes ver su naturaleza maliciosa; hace cosas para sabotear la obra de Dios y, al verlas, te parece que es odioso y exasperante. Sin embargo, por otra parte, ¿no ves una naturaleza infantil y ridícula detrás de sus palabras y acciones? Esto es una revelación sobre la naturaleza de Satanás; ya que él tiene esta clase de naturaleza, hará este tipo de cosas. Para las personas de hoy, las palabras de Satanás son ridículas e irrisorias. Pero Satanás es ciertamente capaz de pronunciar tales palabras. ¿Podemos decir que es ignorante y absurdo? La maldad de Satanás está en todas partes y se revela constantemente. ¿Y cómo le respondió el Señor Jesús? (“No solo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”). ¿Tienen algún poder estas palabras? (Lo tienen). ¿Por qué decimos que tienen poder? Porque estas palabras son la verdad. Ahora bien, ¿vive el hombre solo de pan? El Señor Jesús ayunó durante cuarenta días y cuarenta noches. ¿Murió de hambre? (No). No murió de hambre, por lo que Satanás se acercó a Él, incitándolo a convertir las piedras en comida diciendo cosas de este tipo: “Si conviertes estas piedras en comida, ¿acaso no tendrás cosas para comer? ¿No evitarás tener que ayunar y pasar hambre?”. Pero el Señor Jesús dijo: “No solo de pan vivirá el hombre”, que significa que, aunque el hombre vive en un cuerpo físico, lo que permite que este viva y respire no es la comida, sino todas y cada una de las palabras pronunciadas por la boca de Dios. Por un lado, estas palabras son la verdad, le proporcionan fe a la gente, les hacen sentir que pueden depender de Dios y que Él es la verdad. Por otro, ¿hay un aspecto práctico en estas palabras? ¿Acaso no siguió el Señor Jesús en pie, todavía vivo después de haber ayunado durante cuarenta días y cuarenta noches? ¿No es esto un ejemplo real? Él no había comido ningún alimento durante cuarenta días y noches, y aun así siguió vivo. Esta es una poderosa evidencia que confirma la verdad de Sus palabras. Estas palabras son simples, pero respecto al Señor Jesús, ¿dijo Él estas palabras sólo cuando Satanás lo tentó o ya eran naturalmente parte de Él? Por decirlo de otra manera: Dios es la verdad y Dios es la vida, pero ¿fueron la verdad y la vida de Dios añadidas más adelante? ¿Nacieron de la experiencia futura? No, son innatas en Dios. Es decir, la verdad y la vida son la esencia de Dios. Sea lo que sea que le sobrevenga, todo lo que Él revela es la verdad. Esta verdad, estas palabras, sea largo o corto su contenido, pueden permitirle al hombre vivir y le dan vida; pueden permitir a las personas obtener la verdad y encontrar claridad acerca de la senda de la vida humana y permitirles tener fe en Dios. En otras palabras, el origen del uso de estas palabras por parte de Dios es positiva. Por tanto, ¿podemos decir que es santa esta cosa positiva? (Sí). Esas palabras de Satanás proceden de su naturaleza. Él revela su naturaleza malvada y maliciosa, en todas partes, constantemente. Ahora bien, ¿hace Satanás estas revelaciones de manera natural? ¿Le incita alguien a hacerlo? ¿Le ayuda alguien? ¿Le obliga alguien? (No). Todas estas revelaciones las emite todas por voluntad propia. Esta es la naturaleza malvada de Satanás. Haga Dios lo que haga, y comoquiera que lo haga, Satanás le pisa los talones. La esencia y la verdadera naturaleza de estas cosas que Satanás dice y hace constituyen su esencia, que es malvada, maliciosa. Ahora, si seguimos leyendo, ¿qué más dijo este? Leamos.

Mateo 4:5-7 Entonces el diablo le llevó a la ciudad santa, y le puso sobre el pináculo del templo, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, lánzate abajo, pues escrito está: “A sus Ángeles te encomendará”, y: “En las manos te llevarán, no sea que tu pie tropiece en piedra”. Jesús le dijo: También está escrito: “No tentarás al Señor tu Dios”.

Veamos primero las palabras que Satanás pronunció aquí: “Si eres Hijo de Dios, lánzate abajo”, y después citó las Escrituras: “‘A sus Ángeles te encomendará’, y: ‘En las manos te llevarán, no sea que tu pie tropiece en piedra’”. ¿Cómo te sientes cuando oyes las palabras de Satanás? ¿No son muy infantiles? Son infantiles, ridículas y asquerosas. ¿Por qué digo esto? Satanás hace cosas necias a menudo y se cree muy listo. Cita con frecuencia las Escrituras, incluso las mismas palabras pronunciadas por Dios, intentando volverlas contra Él para atacarle y tentarle con el fin de alcanzar su objetivo de sabotear el plan de la obra de Dios. ¿Eres capaz de ver algo en las palabras que dijo Satanás? (Satanás tiene intenciones malignas). En todo lo que hace, Satanás siempre ha buscado tentar a la humanidad. Satanás no habla de forma directa, sino que lo hace dando rodeos, mediante la tentación, el engaño y la seducción. Satanás aborda su tentación a Dios como si Él fuese un ser humano corriente, creyendo que Dios es también ignorante, necio e incapaz de distinguir con claridad la verdadera forma de las cosas, como lo es el hombre. Satanás piensa que ni Dios ni el hombre podrán llegar al fondo de su esencia, su astucia o su siniestra intención. ¿No es esta la necedad de Satanás? Además, cita abiertamente las Escrituras, creyendo que hacerlo le concede credibilidad, y que no podrás descubrir error alguno en su mundo ni evitar ser engañado. ¿Acaso no está siendo Satanás absurdo e infantil? Es como cuando algunas personas difunden el evangelio y dan testimonio de Dios; ¿no dirán los incrédulos algo parecido a lo que dijo Satanás? ¿Habéis oído a alguien decir algo parecido? ¿Cómo te sientes cuando oyes cosas como esas? ¿Te sientes asqueado? (Sí). Cuando te sientes asqueado, ¿sientes también aversión y odio? Cuando tienes estos sentimientos, ¿eres capaz de reconocer que Satanás y el carácter corrupto que este obra en el hombre son malvados? ¿Has llegado alguna vez a esta conclusión: “Cuando Satanás habla, lo hace como un ataque y una tentación; las palabras de Satanás, son absurdas, irrisorias, infantiles, y repugnantes, sin embargo, Dios nunca hablaría ni obraría de tal manera y de hecho nunca lo ha hecho”? Por supuesto, en esta situación, las personas solo son capaces de sentirlo mínimamente y siguen siendo incapaces de comprender la santidad de Dios, ¿no es cierto? Con vuestra estatura actual, sentís simplemente que: “Todo lo que Dios dice es la verdad, es beneficioso para nosotros y debemos aceptarlo”. Independientemente de que seáis o no capaces de aceptar esto, afirmáis sin excepción que la palabra de Dios es la verdad y que Él es la verdad, pero no sabéis que esta es santa en sí misma y que Dios es santo.

Así pues, ¿cuál fue la respuesta de Jesús a estas palabras de Satanás? Jesús le dijo: “También está escrito: ‘No tentarás al Señor tu Dios’”. ¿Hay verdad en estas palabras que Jesús dijo? (Sí). La hay. Superficialmente, estas palabras son un mandamiento para que las personas lo sigan, una simple frase, pero, sin embargo, tanto el hombre como Satanás han quebrantado con frecuencia estas palabras. Por tanto, el Señor Jesús le respondió a Satanás: “No tentarás al Señor tu Dios”, porque eso es lo que Satanás hacía a menudo, se esforzaba mucho en ello. Incluso podrías decir que lo hacía con descaro y sin vergüenza. No estar en el temor de Dios ni reverenciarlo en su corazón es la esencia-naturaleza de Satanás. Incluso cuando Satanás estaba al lado de Dios y podía verlo, no pudo evitar tentarlo. El Señor Jesús le dijo, pues, a Satanás: “No tentarás al Señor tu Dios”. Estas son palabras que Dios le dirigió con frecuencia. ¿Acaso no es adecuado usar esta frase aplicada al día de hoy? (Sí, ya que nosotros también tentamos a menudo a Dios). ¿Por qué tientan tan a menudo las personas a Dios? ¿Se debe a que están llenas del carácter satánico corrupto? (Sí). Así que, ¿están las palabras de Satanás por encima de algo que las personas dicen a menudo? Y ¿en qué situaciones las dicen? Se podría decir que las personas han estado diciendo cosas como esta, independientemente del tiempo o el lugar. Esto demuestra que el carácter de las personas no es diferente al carácter corrupto de Satanás. El Señor Jesús pronunció unas pocas simples palabras que representan la verdad, unas palabras que las personas necesitan. Sin embargo, ¿estaba el Señor Jesús discutiendo con Satanás en esta situación? ¿Había algo de confrontación en lo que le dijo a Satanás? (No). ¿Cómo se sentía el Señor Jesús en Su corazón con la tentación de Satanás? ¿Se sintió asqueado y repugnado? (Sí). El Señor Jesús se sintió de esa manera, pero aun así no discutió con Satanás, y mucho menos habló de grandes principios. ¿Por qué? (Porque Satanás es siempre así, nunca puede cambiar). ¿Podríamos decir que es irracional? (Sí). ¿Puede reconocer Satanás que Dios es la verdad? Nunca lo reconocerá ni lo admitirá; esa es su naturaleza. Hay otro aspecto más en la naturaleza de Satanás que resulta repulsivo, ¿qué es? En sus intentos de tentar al Señor Jesús, Satanás pensó que, aunque tentara a Dios y no tuviera éxito, lo intentaría de todas formas. Aunque iba a ser castigado, eligió hacerlo de todos modos. Aunque no obtendría ninguna ventaja al hacerlo, lo intentaría igualmente, y persistiría y se mantendría firme contra Dios hasta el final. ¿Qué clase de naturaleza es esta? ¿Acaso no es malvada? Si un hombre se enfurece y entra en cólera cuando se menciona a Dios, ¿acaso lo ha visto? ¿Sabe quién es? No sabe quién es Dios, no cree en Él, y Dios no le ha hablado. Él nunca le ha molestado; ¿por qué se enfada entonces? ¿Podríamos decir que esta persona es mala? Las tendencias mundanas, comer, beber, la búsqueda del placer y perseguir a personas famosas son cosas que no molestarían a un hombre así. Sin embargo, la sola mención de la palabra “Dios” o de la verdad-palabra de Dios le hace entrar en cólera, ¿no se considera esto tener una naturaleza malvada? Esto es suficiente para probar que esta es la naturaleza malvada del hombre. Ahora, hablando de vosotros, ¿hay momentos en los que se menciona la verdad, o en los que se mencionan las pruebas de Dios para la humanidad o las palabras de juicio de Dios contra el hombre y sentís rechazo, sentís repugnancia, y no queréis hablar de ello? Vuestro corazón puede pensar: ¿No dicen todas las personas que Dios es la verdad? ¡Algunas de estas palabras no son la verdad! ¡Estas palabras son simple y claramente las palabras de amonestación de Dios hacia el hombre! Algunas personas pueden incluso sentirse muy asqueadas en sus corazones y pensar: “Se habla de eso todos los días, Sus pruebas para nosotros siempre se mencionan al igual que Su juicio; ¿cuándo va a acabar todo esto? ¿Cuándo recibiremos el buen destino?”. No se sabe de dónde procede esta ira irracional. ¿Qué clase de naturaleza es esta? (Una naturaleza malvada). Está dirigida y guiada por la naturaleza malvada de Satanás. Desde la perspectiva de Dios, con respecto a la naturaleza malvada de Satanás y el carácter corrupto del hombre, Él nunca discute ni le guarda rencor a las personas ni arma nunca un escándalo cuando actúan por ignorancia. Nunca veréis que Dios tenga opiniones parecidas a las de los seres humanos sobre las cosas, ni tampoco le veréis usar los puntos de vista de la humanidad, su conocimiento, su ciencia, su filosofía o la imaginación del hombre para encargarse de algo. En su lugar, todo lo que Dios hace y todo lo que Él revela está relacionado con la verdad. Es decir, cada palabra que Él ha dicho y cada acción que ha llevado a cabo están atadas a la verdad. Esta verdad no es producto de una fantasía sin base; esta verdad y estas palabras son expresadas por Dios por medio de Su esencia y Su vida. Como estas palabras y la esencia de todo lo que Dios ha hecho son la verdad, podemos afirmar que la esencia de Dios es santa. En otras palabras, todo lo que Dios dice y hace aporta vitalidad y luz a las personas; les permite ver cosas positivas y la realidad de las mismas, y le señala el camino a la humanidad para que pueda andar por la senda correcta. Todas estas cosas se determinan por la esencia de Dios y la de Su santidad. Lo veis ahora, ¿verdad? Ahora sigamos con otra lectura de las Escrituras.

Mateo 4:8-11 Otra vez el diablo le llevó a un monte muy alto, y le mostró todos los reinos del mundo y la gloria de ellos, y le dijo: Todo esto te daré, si postrándote me adoras. Entonces Jesús le dijo: ¡Vete, Satanás! Porque escrito está: “Al Señor tu Dios adorarás, y solo a Él servirás”. El diablo entonces le dejó; y he aquí, ángeles vinieron y le servían.

Habiendo fracasado el diablo Satanás en sus dos artimañas anteriores, intentó una más: mostró todos los reinos del mundo y su gloria al Señor Jesús y le pidió que le adorase. ¿Qué percibes sobre los auténticos rasgos del diablo a partir de esta situación? ¿No es Satanás el diablo absolutamente descarado? (Sí). ¿En qué sentido es descarado? Dios lo creó todo, pero Satanás le dio la vuelta y le mostró todas las cosas a Dios diciendo: “Mira las riquezas y la gloria de todos estos reinos. Si me adoras, te los daré todos”. ¿No es esto una completa inversión de papeles? ¿No es Satanás un desvergonzado? Dios lo creó todo, ¿pero lo hizo acaso para Su propio disfrute? Dios le dio todo a la humanidad, pero Satanás quería apropiarse de ello, y después de hacerlo le dijo a Dios: “¡Adórame! Adórame y te lo daré todo”. Este es el feo rostro de Satanás; ¡es absolutamente desvergonzado! Él ni siquiera conoce el significado de la palabra “vergüenza”, y esto no es más que otro ejemplo de su maldad. Ni siquiera conoce lo que es la vergüenza. Satanás sabe muy bien que Dios lo creó todo, que Él lo administra y lo domina todo. Todas las cosas le pertenecen a Dios, no al hombre y, mucho menos, a Satanás, pero el diablo Satanás afirmó con absoluto descaro que se lo daría todo a Dios. ¿No es este otro ejemplo de Satanás haciendo una vez más algo absurdo y vergonzoso? Esto hace que Dios aborrezca aún más a Satanás, ¿verdad? Sin embargo, independientemente de lo que Satanás intentó hacer, ¿se lo creyó el Señor Jesús? ¿Qué dijo el Señor Jesús? (“Al Señor tu Dios adorarás, y solo a Él servirás”). ¿Tienen estas palabras un significado práctico? (Sí). ¿Qué clase de significado práctico? Vemos la maldad y la desvergüenza de Satanás en su discurso. Por tanto, si los hombres adoraran a Satanás, ¿cuál sería el resultado? ¿Obtendrían la riqueza y la gloria de todos los reinos? (No). ¿Qué obtendrían? ¿Se volvería la humanidad tan desvergonzada e irrisoria como Satanás? (Sí). Los hombres no serían diferentes de Satanás entonces. Por tanto, el Señor Jesús pronunció estas palabras que son importantes para todos y cada uno de los seres humanos: “Al Señor tu Dios adorarás, y solo a Él servirás”. Esto significa que salvo por el Señor, salvo por Dios mismo, si serviste a otro, si adoraste a Satanás el diablo, te complacerías en la misma inmundicia que él. Entonces compartirías la desvergüenza y la maldad de Satanás y, como él, tentarías a Dios y lo atacarías. ¿Cuál sería entonces tu final? Dios te aborrecería, te derribaría y te destruiría. Después de haber intentado tentar al Señor Jesús varias veces sin éxito, ¿lo intentó de nuevo Satanás? No lo volvió a intentar y se acabó marchando. ¿Qué demuestra esto? Demuestra que la naturaleza malvada de Satanás, su malicia, su absurdidad y su ridiculez no merecen mencionarse delante del rostro de Dios. El Señor Jesús derrotó a Satanás con tan solo tres frases, tras lo cual este huyó con el rabo entre las piernas, demasiado avergonzado para mostrar de nuevo su rostro; y nunca más tentó al Señor Jesús. Como el Señor Jesús había derrotado esta tentación de Satanás, ahora podía continuar con facilidad la obra que debía hacer y las tareas que tenía delante de Él. Si se aplicara ahora todo lo que el Señor Jesús dijo e hizo, ¿conllevaría en esta situación algún sentido práctico para todos y cada uno de los seres humanos? (Sí). ¿Qué clase de sentido práctico? ¿Derrotar a Satanás es algo fácil de hacer? ¿Deben tener las personas un entendimiento claro de la naturaleza malvada de Satanás? ¿Deben tener las personas un entendimiento preciso de las tentaciones de este? (Sí). Cuando experimentes las tentaciones de Satanás en tu vida, si fueras capaz de llegar a comprender su naturaleza malvada, ¿serías capaz de derrotarlo? Si sabes de su absurdidad y ridiculez, ¿seguirías del lado de Satanás y atacarías a Dios? Si entendieras cómo se revelan a través de ti la malicia y la desvergüenza de Satanás, si reconocieras y entendieras claramente estas cosas, ¿seguirías atacando y tentando a Dios de esta forma? (No, no lo haríamos). ¿Qué haríais? (Nos rebelaríamos contra Satanás y lo abandonaríamos). ¿Es eso algo fácil de hacer? No es fácil. Para hacerlo, las personas deben orar y presentarse con frecuencia delante de Dios, y siempre examinarse a sí mismos. Deben someterse a la disciplina de Dios así como a Su juicio y castigo. Solo así escaparán poco a poco del engaño y el control de Satanás.

Ahora, al mirar todas estas palabras de Satanás, resumiremos las cosas que componen su esencia. Primeramente, se puede decir en general que la esencia de Satanás es malvada, en contraste con la santidad de Dios. ¿Por qué digo que la esencia de Satanás es malvada? Para responder esta pregunta hay que considerar las consecuencias de lo que Satanás les hace a las personas. Las corrompe y controla, y el hombre actúa bajo el carácter corrupto de Satanás, habita en un mundo de personas corrompidas por este. La humanidad está involuntariamente poseída y absorbida por este; por tanto, el hombre tiene el carácter corrupto de Satanás, que es su naturaleza. ¿Has podido ver la arrogancia de Satanás en todo lo que él ha dicho y hecho? ¿Has visto su engaño y malicia? ¿Cómo se exhibe principalmente la arrogancia de Satanás? ¿Alberga siempre el deseo de ocupar la posición de Dios? Satanás siempre quiere derribar la obra y la posición de Dios, y tomar Su posición para sí, de forma que las personas lo sigan, lo apoyen, y lo adoren; esta es la naturaleza arrogante de Satanás. Cuando Satanás corrompe a las personas, ¿les dice directamente lo que deben hacer? Cuando Satanás tienta a Dios, ¿le dice directamente: “Te estoy tentando, voy a atacarte”? De ninguna manera. ¿Qué método usa entonces Satanás? Seduce, tienta, ataca y pone sus trampas, e incluso cita las Escrituras. Satanás habla y actúa de diversas formas para lograr sus objetivos siniestros y lograr sus intenciones. Después de que Satanás haya hecho esto, ¿qué puede verse a partir de lo manifestado en el hombre? ¿No se vuelven arrogantes también las personas? El hombre ha sufrido por la corrupción de Satanás durante miles de años y, por tanto, se ha vuelto arrogante, embustero, malicioso e irracional. Todas estas cosas surgen por la naturaleza de Satanás; dado que esta es malvada, se la ha dado al hombre y le ha producido este carácter corrupto. Por tanto, el hombre vive bajo el carácter satánico corrupto y, como Satanás, se opone a Dios, le ataca, y le tienta hasta el punto de que el hombre no puede adorarle ni tiene un corazón que le venere.

Con respecto a la santidad de Dios, aunque puede ser un tema familiar, cuando se habla de ello podría volverse un poco abstracto para algunas personas y ser un poco profundo y quedar fuera de su alcance. Pero no hay de qué preocuparse. Nos lo tomaremos con calma y os ayudaré a entender lo que es la santidad de Dios. Para entender qué tipo de persona es alguien, simplemente observa lo que hace y los resultados de sus acciones, y así podrás ver la esencia de esa persona. ¿Se podría decir de esa manera? (Sí). Entonces, hablemos primero sobre la santidad de Dios desde esta perspectiva. Se puede decir que la esencia de Satanás es malvada y, por tanto, sus acciones hacia el hombre tienen como fin corromperlo continuamente. Satanás es malvado, por lo que las personas a las que ha corrompido son ciertamente malvadas, ¿correcto? ¿Acaso alguien diría: “Satanás es malvado, pero quizás alguien a quien él haya corrompido sea santo”? Eso sería una broma, ¿verdad? ¿Podría algo así ser posible? (No). Satanás es malvado, y dentro de su maldad hay un lado esencial y práctico. Esto no son meras palabras vacías. No estamos tratando de difamar a Satanás; sencillamente estamos hablando sobre la verdad y la realidad. Comunicar acerca de la realidad de este tema podría herir a algunas personas o a un cierto sector de ellas, pero no hay propósito malicioso; quizás podáis oír esto hoy y sentiros un poco incómodos, pero algún día no muy lejano, cuando seáis capaces de reconocerlo, os despreciaréis a vosotros mismos, y sentiréis que esto de lo que hablo hoy es muy útil para vosotros y muy valioso. La esencia de Satanás es malvada, por lo que podemos decir que los resultados de sus acciones son inevitablemente malvados o, como mínimo, están regidos por su maldad. (Sí). ¿Cómo procede, pues, Satanás para corromper al hombre? Del mal que Satanás hace en el mundo y entre la humanidad, ¿qué aspectos específicos de esto son visibles y perceptibles para las personas? ¿Alguna vez habéis pensado en esto antes? Puede ser que no hayáis meditado mucho en ello, así que permitidme mencionar varios puntos principales. Todo el mundo conoce la teoría de la evolución propuesta por Satanás, ¿verdad? Esta es un área del conocimiento estudiada por el hombre, ¿no es cierto? (Sí). Por tanto, Satanás usa primero el conocimiento para corromper a los hombres y usa sus propios métodos satánicos para impartirles conocimiento. Luego usa la ciencia para corromper al hombre, suscitando en ellos el interés en el conocimiento, la ciencia y los asuntos misteriosos, o en cosas que las personas desean explorar. Las siguientes cosas que Satanás usa para corromper al hombre son la cultura tradicional y la superstición, y después de eso, las tendencias sociales. Las personas se encuentran con todas estas cosas en su vida diaria y existen en su entorno cercano; están relacionadas con lo que ven, lo que oyen, tocan y experimentan. Se podría decir que todos y cada uno de los seres humanos viven sus vidas rodeados de estas cosas, sin poder escapar o librarse de ellas aunque quieran. Frente a estas cosas la humanidad está indefensa y lo único que puede hacer el hombre es ser influenciado, infectado, controlado y atado por ellas; el hombre no tiene poder para librarse de ellas.

1. Cómo usa Satanás el conocimiento para corromper al hombre

Primero hablaremos sobre el conocimiento. ¿Es algo que todo el mundo considera algo positivo? Cuanto menos, las personas piensan que la connotación de la palabra “conocimiento” es positiva y no negativa. Así pues, ¿por qué estamos mencionando aquí que Satanás usa el conocimiento para corromper al hombre? ¿No es la teoría de la evolución un aspecto del conocimiento? ¿No son las leyes científicas de Newton parte del conocimiento? La fuerza de gravedad de la tierra es también parte del conocimiento, ¿cierto? (Sí). ¿Por qué se le incluye, entonces, entre las cosas que Satanás usa para corromper a la humanidad? ¿Cuál es vuestra opinión sobre esto? ¿Encierra el conocimiento un ápice de verdad? (No). ¿Cuál es, entonces, la esencia del conocimiento? ¿Sobre qué base se aprende todo el conocimiento que el hombre adquiere? ¿Se basa en la teoría de la evolución? ¿Acaso no se basa en el ateísmo el conocimiento que el hombre ha obtenido a través de la exploración y la síntesis? ¿Tiene relación con Dios algo de este conocimiento? ¿Tiene relación con adorar a Dios? ¿Tiene relación con la verdad? (No). Entonces, ¿cómo usa Satanás el conocimiento para corromper al hombre? Acabo de decir que nada de este conocimiento tiene relación con adorar a Dios o con la verdad. Algunas personas piensan en ello así: “El conocimiento no tiene nada que ver con la verdad, pero aun así no corrompe a las personas”. ¿Cuál es vuestra opinión sobre esto? ¿Te enseñó el conocimiento que la felicidad de las personas debe crearse con sus propias manos? ¿Te enseñó el conocimiento que el destino del hombre estaba en sus propias manos? (Sí). ¿Qué tipo de discurso es este? (Es un discurso diabólico). ¡Absolutamente cierto! ¡Es un discurso diabólico! El conocimiento es un tema complicado de exponer. Puedes decir sin rodeos que un campo de conocimiento no es nada más que conocimiento. Que es un campo de conocimiento aprendido sobre la base de no adorar a Dios y de no entender que Dios creó todas las cosas. Cuando las personas estudian este tipo de conocimiento, no ven que Dios tiene soberanía sobre todas las cosas; no ven que Dios está a cargo de ellas o administrándolas. En su lugar, lo único que hacen es investigar y explorar incesantemente esa área de conocimiento y buscar respuestas basadas en el conocimiento. Sin embargo, ¿no es cierto que si las personas no creen en Dios y, en su lugar, solo buscan la investigación, nunca encontrarán las verdaderas respuestas? Lo único que el conocimiento puede proporcionarte es un sustento, un trabajo, ingresos para que no pases hambre; pero nunca te hará adorar a Dios ni te mantendrá lejos del mal. Cuanto más estudies el conocimiento más desearás rebelarte contra Dios, para someterlo a tus estudios, tentarle y resistirte a Él. Así pues, ¿ahora qué vemos que le está enseñando el conocimiento a las personas? Todo ello es la filosofía de Satanás. ¿Tienen relación con la verdad las filosofías y las reglas de supervivencia difundidas por Satanás entre los hombres corruptos? No tienen nada que ver con la verdad y, de hecho, son lo contrario a ella. Las personas dicen a menudo: “La vida es movimiento” y “El hombre es hierro, el arroz es acero, el hombre se siente hambriento si se salta una comida”. ¿Qué son estos dichos? Son falacias y solo oírlas causa repugnancia. En el supuesto conocimiento del hombre, Satanás ha inoculado bastante de su filosofía de vida y de su pensamiento. Y al tiempo que lo hace, Satanás permite al hombre adoptar su pensamiento, su filosofía y sus puntos de vista, de forma que pueda negar la existencia de Dios, Su dominio sobre todas las cosas y sobre el destino del hombre. Así pues, a medida que el hombre estudia el progreso y capta más conocimiento, siente que la existencia de Dios se vuelve vaga y podría incluso dejar de sentir que Dios existe. Como Satanás ha añadido puntos de vista, nociones y pensamientos en la mente del hombre, ¿acaso no está el hombre siendo corrompido durante este proceso? (Sí). ¿En qué basa el hombre ahora su vida? ¿Está viviendo realmente según el conocimiento? No; el hombre está basando su vida en los pensamientos, las opiniones y las filosofías de Satanás escondidos en ese conocimiento. Ahí está la parte esencial de la corrupción de Satanás; ese es su objetivo y su método para corromper al hombre.

Primero empezaremos hablando del aspecto más superficial del conocimiento. ¿Pueden corromper a las personas la gramática y las palabras en las lenguas? ¿Pueden corromper las palabras a las personas? (No). Las palabras no corrompen a las personas; son una herramienta que las personas usan para hablar y también son una herramienta con la cual las personas se comunican con Dios, sin mencionar que en la actualidad, el lenguaje y las palabras son el medio con el que Dios se comunica con las personas. Son herramientas y son una necesidad. Uno más uno igual a dos, y dos multiplicado por dos igual a cuatro; ¿no es esto conocimiento? ¿Pero puede esto corromperte? Esto es conocimiento común, un patrón fijo, y por eso no puede corromper a las personas. ¿Qué tipo de conocimiento lo hace entonces? El conocimiento que corrompe es el que se mezcla con los puntos de vista y los pensamientos de Satanás. Este busca inocular estos puntos de vista y pensamientos en la humanidad por medio del conocimiento. Por ejemplo, en un artículo, no tienen nada de malo las palabras escritas en sí. El problema serían los puntos de vista y el propósito del autor cuando escribió el artículo, así como el contenido de sus pensamientos. Estas son cosas del espíritu y pueden corromper a las personas. Por ejemplo, si estuvieras viendo un programa de televisión, ¿qué tipo de cosas en este podría cambiar la opinión de las personas? ¿Podrían corromper a las personas lo que dijeran los participantes, las palabras en sí mismas? (No). ¿Qué tipo de cosas corromperían a las personas? Los pensamientos y el contenido principal del programa, que representan las opiniones del director. La información transmitida en estas opiniones podría influenciar los corazones y las mentes de las personas. ¿No es cierto? Ahora sabéis a qué me estoy refiriendo en Mi exposición de cómo Satanás usa el conocimiento para corromper a las personas. No lo malinterpretaréis, ¿verdad? Así que la próxima vez que leas una novela o un artículo, ¿podrás evaluar si los pensamientos expresados en las palabras escritas corrompen a la humanidad o contribuyen a ella? (Sí, hasta cierto punto). Esto es algo que debe estudiarse y experimentarse a un ritmo lento, y no puede entenderse fácilmente al instante. Por ejemplo, cuando se investiga o estudia un ámbito del conocimiento, algunos aspectos positivos del mismo pueden ayudarte a entender algún conocimiento general sobre ese campo, a la vez que te permiten saber lo que las personas deberían evitar. Por ejemplo, la “electricidad” es un campo del conocimiento, ¿verdad? ¿No serías ignorante si no supieras que la electricidad puede electrocutar y lastimar a las personas? Pero una vez que entiendas este ámbito del conocimiento, no serás descuidado cuando toques objetos con corrientes eléctricas y sabrás cómo usar la electricidad. Ambas cosas son positivas. ¿Tenéis claro ahora lo que hemos estado exponiendo respecto a cómo corrompe el conocimiento a las personas? Hay muchos tipos de conocimiento estudiados en el mundo y debéis tomaros vuestro tiempo para diferenciarlos por vosotros mismos.

2. Cómo usa Satanás la ciencia para corromper al hombre

¿Qué es la ciencia? ¿No goza la ciencia de un gran prestigio en la mente de todos y cada uno de los humanos y se considera profunda? Cuando se menciona la ciencia, ¿acaso no sienten las personas que: “Esto es algo que la gente normal no puede comprender, es un tema que solo los investigadores o expertos científicos pueden tocar; no tiene nada que ver con nosotros, la gente normal”? ¿Guarda alguna relación con la gente corriente? (Sí). ¿Cómo usa Satanás la ciencia para corromper a las personas? En nuestra exposición, solo hablaremos de cosas que las personas no se encuentran con frecuencia en su propia vida y descartaremos otros temas. Existe el término “genes”. ¿Habéis oído hablar de esto? Estáis todos familiarizados con este término, ¿no es cierto? ¿No se descubrieron los genes por medio de la ciencia? ¿Qué significan exactamente los genes para las personas? ¿No les hacen sentir que el cuerpo es una cosa misteriosa? Cuando se les presenta este tema, ¿no habrá algunas personas, en especial los curiosos, que querrán saber más y conocer más detalles? Estas personas curiosas centrarán su energía en este asunto y cuando no estén ocupadas con otras cosas buscarán información en libros y en internet para conocer más detalles sobre ello. ¿Qué es la ciencia? Hablando claramente, se refiere a los pensamientos y las teorías sobre las cosas que despiertan la curiosidad de los hombres, cosas desconocidas que Dios no les ha contado; la ciencia son los pensamientos y las teorías sobre los misterios que el hombre quiere explorar. ¿Cuál es el alcance de la ciencia? Podrías decir que es bastante amplio; el hombre investiga y estudia todo en lo que está interesado. La ciencia implica investigar los detalles y las leyes de estas cosas, y seguidamente formular teorías plausibles que hacen que todo el mundo piense: “¡Estos científicos son realmente fantásticos! ¡Saben tanto, lo suficiente para entender estas cosas!”. Sienten una gran admiración por los científicos, ¿verdad? ¿Qué tipo de opiniones tienen las personas que investigan la ciencia? ¿Acaso no quieren investigar el universo, las cosas misteriosas en su ámbito de interés? ¿Cuál es el resultado final de esto? En algunas ciencias las personas sacan sus conclusiones a partir de conjeturas, y en otras confían en la experiencia humana para sacar conclusiones. En otros campos de la ciencia las personas llegan a sus conclusiones basándose en las observaciones históricas y en los antecedentes. ¿No es esto correcto? ¿Qué hace, pues, la ciencia por las personas? Simplemente les permite ver los objetos del mundo físico y satisfacer la curiosidad del hombre, pero no le permite al hombre ver las leyes por las que Dios tiene dominio sobre todas las cosas. El hombre parece encontrar respuestas en la ciencia, pero estas son desconcertantes y solo traen satisfacción temporal, una satisfacción que solo sirve para confinar el corazón del hombre al mundo material. Los hombres sienten que han recibido las respuestas en la ciencia, así que, en cualquier asunto que surja, ellos usan sus opiniones científicas para probarlo y aceptarlo. La ciencia posee y seduce el corazón del hombre hasta el punto en que este ya no tiene la mentalidad para conocer a Dios, adorarlo y creer que todas las cosas proceden de Él, y que debería buscar las respuestas en Él. ¿No es esto cierto? Cuanto más creen las personas en la ciencia, más absurdas se vuelven, creyendo que todo tiene una solución científica, que la investigación puede resolverlo todo. No buscan a Dios ni creen que Él exista; incluso algunas personas que han seguido a Dios durante muchos años se pondrán a investigar bacterias por capricho o buscarán información para encontrar respuestas a un asunto. La gente así no aborda los asuntos desde la perspectiva de la verdad y en la mayoría de los casos quiere apoyarse en opiniones o conocimiento o soluciones científicas para resolver los problemas; pero no se apoya en Dios ni lo busca. ¿Tienen a Dios en sus corazones estas personas? (No). Hay incluso algunas que quieren investigar a Dios de la misma manera que estudian la ciencia. Por ejemplo, muchos expertos religiosos han ido a la montaña donde reposó el arca, y así probaron su existencia. Pero en la aparición del arca no ven la existencia de Dios. Solo creen en los relatos y la historia; este es el resultado de su investigación científica y de su estudio del mundo material. Si investigas cosas materiales, ya sea la microbiología, la astronomía, o la geografía, nunca encontrarás un resultado que determine que Dios existe o que tiene soberanía sobre todas las cosas. ¿Qué hace, pues, la ciencia por el hombre? ¿No lo distancia de Dios? ¿No hace que la gente someta a Dios a estudios? ¿No hace que las personas duden más sobre la existencia de Dios? (Sí). ¿Cómo quiere usar, pues, Satanás la ciencia para corromper al hombre? ¿Acaso no quiere Satanás utilizar conclusiones científicas para engañar y paralizar a las personas y usar respuestas ambiguas para aferrarse a su corazón, de forma que no busquen ni crean en la existencia de Dios? (Sí). Así pues, esta es la razón por la que digo que la ciencia es una de las formas mediante las cuales Satanás corrompe a las personas.

3. Cómo usa Satanás la cultura tradicional para corromper al hombre

¿Hay muchas cosas que se consideran parte de la cultura tradicional? (Las hay). ¿Qué significa esta “cultura tradicional”? Algunos dicen que se transmitió de los antepasados, este es un aspecto. Desde el principio, las formas de vida, las costumbres, los dichos y las reglas se han transmitido entre familias, grupos étnicos e incluso toda la raza humana, y se han inculcado en la mente de las personas. Las consideran una parte indispensable de sus vidas, son reglas que observan como si fueran la vida misma. De hecho, no quieren cambiarlas o abandonarlas, ya que se las transmitieron sus ancestros. Existen otros aspectos de la cultura tradicional que están incrustados en los huesos de la gente, como las cosas que transmitieron Confucio y Mencio, y las doctrinas del taoísmo y el confucianismo chinos, ¿no es cierto? ¿Qué cosas están incluidas en la cultura tradicional? ¿Se incluyen las festividades que celebran las personas? Por ejemplo: el Festival de la Primavera, el Festival de los Faroles, el Día de Limpieza de Tumbas, el Festival del Barco del Dragón, así como el Festival de Fantasmas y el Festival de Medio Otoño. Algunas familias celebran incluso los días en que los mayores llegan a una cierta edad, cuando los niños cumplen un mes de vida o 100 días, entre otras cosas. Estas son todas fiestas tradicionales. ¿No tienen estas festividades un trasfondo de cultura tradicional? ¿Cuál es el núcleo de la cultura tradicional? ¿Tiene algo que ver con adorar a Dios? ¿Tiene algo que ver con decir a las personas que practiquen la verdad? ¿Existen festividades para que las personas ofrezcan sacrificios a Dios, vayan a Su altar y reciban Sus enseñanzas? ¿Hay alguna festividad así? (No). ¿Qué hacen las personas en todas estas festividades? En los tiempos modernos se las considera como ocasiones para comer, beber y divertirse. ¿Cuál es la fuente subyacente a la cultura tradicional? ¿De quién procede la cultura tradicional? (De Satanás). Viene de Satanás. En el trasfondo de estas festividades tradicionales, Satanás inculca ciertas cosas en el hombre. ¿Cuáles son estas cosas? Asegurarse de que las personas recuerden a sus ancestros; ¿es esta una de ellas? Por ejemplo, durante el Día de Limpieza de Tumbas, las personas limpian las tumbas y ofrecen sacrificios a sus antepasados, para que las personas no los olviden. Asimismo, Satanás se asegura de que las personas recuerden ser patriotas, como por ejemplo el Festival del Barco del Dragón. ¿Y qué hay del Festival del Medio Otoño? (Reuniones familiares). ¿Cuál es el trasfondo de las reuniones familiares? ¿Cuál es su razón de ser? Es para comunicarse y relacionarse emocionalmente. Por supuesto, ya sea celebrando el Nuevo Año Lunar o el Festival de los Faroles, existen muchas formas de describir las razones de fondo de esas celebraciones. Independientemente de cómo se describan esas razones, cada una de ellas es la forma en que Satanás inculca su filosofía y su pensamiento en las personas, de manera que estas se aparten de Dios y no sepan que Él existe: ofrecen sacrificios a sus antepasados o a Satanás, o comen, beben y se divierten para satisfacer los deseos de la carne. Cuando se celebra cada una de estas festividades, los pensamientos y las opiniones de Satanás se plantan en lo profundo de la mente de las personas sin que estas se enteren siquiera. Cuando las personas alcanzan la edad de cuarenta, cincuenta o más años, estos pensamientos y los puntos de vista de Satanás ya están profundamente arraigados en sus corazones. Además, las personas hacen todo lo posible para transmitir estas ideas a la siguiente generación indiscriminadamente y sin reservas, sean correctas o incorrectas. ¿No es cierto? (Sí). ¿Cómo corrompen esta cultura tradicional y estas festividades a las personas? ¿Lo sabes? (Las personas se ven limitadas y atadas por las reglas de estas tradiciones, de manera que no les queda tiempo ni energía para buscar a Dios). Este es un aspecto. Por ejemplo, todo el mundo celebra el Nuevo Año Lunar; ¿te sentirías triste si no lo hicieras? ¿Existe alguna superstición a la que sigues apegado? ¿Acaso no sentirías: “No celebré el Año Nuevo y como el día del Nuevo Año Lunar ha sido horrible; no será malo todo este año”? ¿Acaso no te sentirías incómodo y un poco asustado? Incluso algunos que no han hecho sacrificios a sus ancestros en años, soñarán de repente que una persona fallecida les pide dinero. ¿Qué sentirán en su interior? “¡Qué triste que esta persona que ya no está necesite dinero! Quemaré algunos billetes por ellos, si no lo hago, no estaría bien. Podría causarnos problemas a los vivos, ¿quién puede predecir cuándo golpeará la tragedia?”. Siempre habrá esta pequeña nube de miedo y preocupación en sus corazones. ¿Quién les hace sentir esta preocupación? (Satanás). Satanás es la fuente de esta preocupación. ¿No es esta una de las formas en las que Satanás corrompe al hombre? Usa diferentes medios y excusas para controlarte, amenazarte y atarte, para que caigas en el aturdimiento, cedas y te sometas a él. Así es como Satanás corrompe al hombre. A menudo, cuando las personas son débiles o no son plenamente conscientes de la situación, pueden hacer algo descabellado sin proponérselo; es decir, caen involuntariamente en las garras de Satanás y podrían hacer algo sin querer y sin saber lo que están haciendo. De esta forma corrompe Satanás al hombre. Incluso hay bastantes personas ahora que son reticentes a deshacerse de las tradiciones culturales profundamente arraigadas, que sencillamente no pueden renunciar a ellas. Cuando son débiles y pasivos, en especial, pueden desear celebrar este tipo de festividades y desean encontrarse con Satanás y satisfacerlo de nuevo, para así poder traer consuelo a su corazón. ¿Cuál es el trasfondo de estas tradiciones culturales? ¿Está la mano negra de Satanás manejando los hilos detrás del escenario? ¿Está la naturaleza malvada de Satanás manipulando y controlando las cosas? ¿Está Satanás controlando todo esto? (Sí). Cuando las personas viven en una cultura tradicional y celebran este tipo de festividades tradicionales, ¿podríamos decir que este es un entorno en el que Satanás las está engañando y corrompiendo y, además, que son felices de ser engañadas y corrompidas por Satanás? (Sí). Esto es algo que todos vosotros reconocéis, algo que ya sabéis.

4. Cómo usa Satanás la superstición para corromper al hombre

Estáis familiarizados con el término “superstición”, ¿verdad? Existen algunas relaciones entre la superstición y la cultura tradicional, pero no hablaremos de ellas hoy. En su lugar, expondré las formas de superstición que encontramos más habitualmente: la adivinación, leer el futuro, quemar incienso y adorar a Buda. Algunas personas practican la adivinación, otras adoran a Buda y queman incienso, mientras que a otras les leen el futuro o hacen que alguien les lea los rasgos faciales y les digan su fortuna de esta manera. ¿A cuántos de vosotros os han predicho el futuro o leído el rostro? Esto es algo que capta el interés de la mayoría de las personas, ¿verdad? (Sí). ¿Por qué? ¿Qué tipo de beneficio obtienen de la predicción del futuro y de la adivinación? ¿Qué tipo de satisfacción obtienen de ello? (Curiosidad). ¿Es solo curiosidad? No es eso necesariamente, desde Mi punto de vista. ¿Cuál es el objetivo de la adivinación y la predicción del futuro? ¿Por qué se hace? ¿Acaso no es para ver el futuro? Algunas personas hacen que les lean el rostro para predecir el futuro, otras lo hacen para ver si tendrán o no buena suerte. Unos lo hacen para ver cómo será su matrimonio, y otros para saber qué fortuna les traerá el año que tienen por delante. Algunas personas hacen que les lean el rostro para ver cómo serán las perspectivas de sus hijos o hijas; algunos empresarios lo hacen para ver cuánto dinero ganarán, buscando que la persona que les lee la cara les oriente sobre qué acciones deberían tomar. ¿Se hace esto entonces solo para satisfacer la curiosidad? Cuando las personas hacen que les lean el rostro o este tipo de cosas, es para su propio beneficio futuro y creen que todo esto está estrechamente relacionado con su propio destino. ¿Es algo de esto útil? (No). ¿Por qué no lo es? ¿Acaso no es algo bueno obtener conocimiento a través de estas cosas? Estas prácticas pueden ayudar a saber cuándo pueden llegar los problemas, y si aprendes acerca de estos problemas antes de que ocurran, ¿no podrías evitarlos? Si te leen la fortuna, puede mostrarte cómo encontrar la salida del laberinto para que puedas tener buena suerte en el año que tienes por delante y obtener grandes riquezas con tus negocios. ¿Es eso útil o no? Pero que sea o no útil es algo que no guarda relación con nosotros y nuestra comunicación de hoy no incluirá este tema. ¿Cómo usa Satanás la superstición para corromper al hombre? Todas las personas quieren conocer su destino, entonces Satanás se aprovecha de su curiosidad para atraerlos. La gente se dedica a la adivinación, la predicción del futuro y la lectura del rostro para averiguar lo que les va a ocurrir en el futuro y qué clase de camino les espera. Al final, sin embargo, ¿en manos de quién está el destino y las expectativas que tanto preocupan a la gente? (En manos de Dios). Todas estas cosas están en manos de Dios. Al usar estos métodos, ¿qué quiere Satanás que la gente sepa? Satanás quiere usar la lectura del rostro y la predicción del futuro para decirles a las personas que conoce su futuro, y que no solo conoce estas cosas, sino que también las controla. Quiere aprovecharse de esta oportunidad y usar estos métodos para controlar a las personas, de forma que estas tengan una fe ciega en él y obedezcan su palabra. Por ejemplo, si te leen el rostro, si el vidente cierra los ojos y te cuenta todo lo que te ha acontecido en las últimas décadas con perfecta claridad, ¿cómo te sentirías por dentro? De inmediato, sentirías: “¡Es tan preciso! Nunca le he contado mi pasado a nadie, ¿cómo lo sabe él?”. Realmente admiro a este adivino. ¿No le resultaría demasiado fácil a Satanás conocer tu pasado? Dios te ha guiado hasta donde estás hoy, y mientras tanto Satanás también ha estado corrompiendo a las personas y te ha estado siguiendo. El paso de las décadas de tu vida no significa nada para Satanás y a este no le resulta difícil conocer estas cosas. Cuando aprendes que todo lo que él dice es preciso, ¿no le estás dando tu corazón? ¿No estás dependiendo de ello para controlar tu futuro y tu suerte? En un instante, tu corazón sentirá algún respeto o reverencia por él, y en el caso de algunas personas, puede ser que él ya les haya arrebatado sus almas en este momento. Y le preguntarás de inmediato al vidente: “¿Qué debería hacer después? ¿Qué debería evitar el año que viene? ¿Qué cosas no debo hacer?”. Y después, él responderá que no debes ir allí, que no debes hacer esto, que no vistas ropa de un cierto color, que deberías ir menos a tales y cuales lugares y que deberías hacer más de ciertas cosas… ¿No seguirás a rajatabla y enseguida todo lo que él dice? Lo memorizarás con mayor rapidez que la palabra de Dios. ¿Por qué lo memorizarás con tanta rapidez? Cuando quieras confiar en Satanás para tener buena suerte. ¿No es el momento en que este agarrará tu corazón? Cuando sus predicciones se hacen realidad, una tras otra, ¿no querrás volver enseguida y averiguar qué suerte te traerá el año siguiente? (Sí). Harás todo lo que Satanás te diga que hagas y evitarás lo que él te diga que evites. De esta manera, ¿acaso no estarás obedeciendo todo lo que él dice? Muy rápidamente caerás en su abrazo, serás engañado y caerás bajo su control. Esto ocurre porque crees que lo que él dice es la verdad y porque crees que él conoce tus vidas pasadas, tu vida actual, y lo que el futuro te deparará. Este es el método que Satanás usa para controlar a las personas. Pero en realidad, ¿quién está controlándolo todo? Dios mismo lo controla, no Satanás. Satanás solo está utilizando sus artimañas en este caso para engañar a personas ignorantes, personas que solo ven el mundo material creyendo y confiando en él. Entonces, caen en sus garras y obedecen todas sus palabras. ¿Pero suelta su agarre Satanás cuando las personas quieren creer en Dios y seguirlo? No lo hace. En esta situación, ¿están cayendo realmente las personas en las garras de Satanás? (Sí). ¿Podríamos decir que el comportamiento de Satanás a este respecto es descarado? (Sí). ¿Por qué diríamos esto? Porque estas son tácticas fraudulentas y engañosas. Satanás es desvergonzado e induce a error a las personas y las lleva a pensar que controla todo de ellas, incluido su destino. Satanás hace que las personas ignorantes le obedezcan por completo, engañándolas tan solo con unas pocas palabras. En su aturdimiento, se inclinan ante él. Entonces, ¿qué clase de métodos usa Satanás? ¿Qué dice para conseguir que creas en él? Por ejemplo, puede que no le hayas dicho a Satanás cuántos sois en tu familia, pero él podría decírtelo, además de las edades de tus padres e hijos. Aunque tengas tus sospechas y dudas sobre Satanás antes de esto, después de escuchar estas cosas, ¿no sentirías entonces que es un poco más creíble? Satanás te podría decir luego lo difícil que ha sido para ti el trabajo recientemente, que tus superiores no te dan el reconocimiento que mereces y que siempre están obrando contra ti, etcétera. Después de oír esto, pensarías: “¡Es exactamente así! Las cosas no han ido bien en el trabajo”. Entonces, creerías a Satanás un poco más. Seguidamente, él diría algo más para engañarte, haciendo que lo creas aún más. Poco a poco, te verás incapaz de resistirte más a él o de seguir sospechando de él. Satanás usa simplemente unas pocas artimañas triviales, y de esta manera te confunde. Una vez confundido, serás incapaz de orientarte, no sabrás qué hacer, y comenzarás a seguir lo que Satanás dice. Este es el método “brillante” que él emplea para corromper al hombre, que hace que caigas involuntariamente en su trampa y te seduzca. Satanás te cuenta unas pocas cosas que las personas imaginan que son buenas, y después te dice lo que hacer y qué evitar. Así es como se te engaña sin que te des cuenta. Una vez que has caído en la trampa, las cosas se te pondrán feas; pensarás constantemente en lo que Satanás dijo y lo que te dijo que hicieras, y te poseerá sin que te des cuenta. ¿Por qué ocurre esto? Porque la humanidad no tiene la verdad y es por tanto incapaz de mantenerse firme y resistir la tentación y la seducción de Satanás. Frente a la maldad, el engaño, la traición y la malicia de Satanás, la humanidad es demasiado ignorante, inmadura y débil, ¿verdad? ¿No es esta una de las formas en las que Satanás corrompe al hombre? (Sí). Satanás engaña y tima al hombre, en contra de la voluntad de este, poco a poco, con sus diversos métodos, porque el hombre carece de la capacidad de diferenciar entre lo positivo y lo negativo. Carece de esa estatura, así como de la capacidad de triunfar sobre Satanás.

5. Cómo usa Satanás las tendencias sociales para corromper al hombre

¿Cuándo surgieron las tendencias sociales? ¿Acaban de surgir en el momento presente? Se podría decir que las tendencias sociales surgieron cuando Satanás empezó a corromper a la gente. ¿Qué incluyen las tendencias sociales? (La manera de vestir y el maquillaje). Estas son cosas con las que la gente entra en contacto a menudo. Cosas como la manera de vestir, la moda y las tendencias forman un pequeño aspecto. ¿Hay algo más? ¿Cuentan también los dichos populares de los que hablan frecuentemente las personas? ¿Cuentan los estilos de vida que estas desean? ¿Cuentan las estrellas musicales, las celebridades, las revistas y las novelas que les gustan? (Sí). En vuestras mentes, ¿qué aspecto de las tendencias sociales puede corromper al hombre? ¿Cuál de estas tendencias os seduce más? Algunas personas dicen: “Todos hemos alcanzado una cierta edad, estamos en nuestros cincuenta o sesenta, setenta u ochenta años y ya no podemos encajar con estas tendencias ni estas atraen ya nuestra atención”. ¿Es esto correcto? Otros dicen: “No seguimos a celebridades, eso es algo que los jóvenes hacen con veintitantos años; tampoco vestimos ropa de moda; esto es algo que hacen las personas preocupadas por su imagen”. Así pues, ¿cuáles de estas cosas pueden corromperos? (Los dichos populares). ¿Pueden corromper a las personas estos dichos? Voy a daros un ejemplo, así podréis ver si lo hacen o no: “Por dinero baila el perro”; ¿es esto una tendencia? Comparada con las tendencias de moda o culinarias que habéis mencionado, ¿acaso no es mucho peor? “Por dinero baila el perro” es una filosofía de Satanás y prevalece en toda la humanidad, en cada sociedad humana. Podríais decir que es una tendencia, porque se ha introducido en el corazón de todos y cada uno. Desde el principio, las personas no aceptaban este dicho, pero luego lo aceptaron tácitamente cuando entraron en contacto con la vida real, y empezaron a sentir que estas palabras eran de hecho ciertas. ¿Acaso no es este un proceso que usa Satanás para corromper al hombre? Quizás las personas no entiendan este dicho en el mismo grado, pero cada uno tiene diferentes grados de interpretación y reconocimiento de este dicho en base a cosas que han acontecido a su alrededor y a sus propias experiencias personales, ¿no es ese el caso? Independientemente de cuánta experiencia tenga alguien con este dicho, ¿cuál es el efecto negativo que puede producir en el corazón de alguien? Algo es revelado por medio del carácter humano de las personas en este mundo, incluyéndoos a todos y cada uno de vosotros. ¿Cómo ha de interpretarse esto que se ha revelado? Es la adoración al dinero. ¿Es difícil eliminar esto del corazón de alguien? ¡Es muy difícil! ¡Parece que la corrupción del hombre por parte de Satanás es realmente profunda! Entonces, después de que Satanás utilice esta tendencia para corromper a las personas, ¿cómo se manifiesta en ellas? ¿Os parece que no podríais sobrevivir sin dinero en este mundo, que pasar un solo día sin dinero sería imposible? El estatus de las personas y el respeto que imponen se basan en el dinero que tienen. Las espaldas de los pobres se encorvan por la vergüenza, mientras que los ricos disfrutan de su elevada posición. Se alzan llenos de soberbia, hablando en voz alta y viviendo con arrogancia. ¿Qué aportan a las personas este dicho y esta tendencia? ¿No es cierto que mucha gente realiza cualquier sacrificio en su búsqueda del dinero? ¿No sacrifican muchos su dignidad y su personalidad en la búsqueda de más dinero? Además, ¿no pierde mucha gente la oportunidad de cumplir con su deber y seguir a Dios por culpa del dinero? ¿No es esto una pérdida para las personas? (Sí). ¿No es Satanás siniestro al usar este método y este dicho para corromper al hombre hasta ese punto? ¿No es una artimaña maliciosa? Conforme pasas de la objeción a este dicho popular a aceptarlo finalmente como verdad, tu corazón cae por completo en las garras de Satanás y, por tanto, sin darte cuenta acabas viviendo por este dicho. ¿En qué grado te ha afectado este dicho? Podrías conocer el camino verdadero, y podrías conocer la verdad, pero no tienes poder para buscarla. Puedes conocer claramente que las palabras de Dios son la verdad, pero no estás dispuesto a pagar el precio o a sufrir para ganar la verdad. En su lugar, sacrificarías tu propio futuro y destino para oponerte a Dios hasta el final. Por mucho que Dios diga, por mucho que haga, por mucho que te des cuenta de que Su amor por ti es profundo y grande, mantendrás tozudamente tu propio rumbo y pagarás el precio por este dicho. Es decir, este dicho ya controla tu conducta y tus pensamientos, y preferirías que controlara tu destino antes que renunciar a él. Acaso el hecho de que las personas actúen así, de que estén controladas y manipuladas por este dicho, ¿no es una demostración de que la corrupción del hombre por parte de Satanás es efectiva? ¿No son esto la filosofía y el carácter corrupto de Satanás arraigándose en tu corazón? Si te comportas así, ¿no habrá conseguido Satanás su objetivo? (Sí). ¿Ves cómo ha corrompido Satanás así al hombre? ¿Puedes sentirlo? (No). No has visto ni sentido esto. ¿Ves aquí la maldad de Satanás? Satanás corrompe al hombre en todo tiempo y lugar. Imposibilita que el hombre se defienda de su corrupción, y lo deja desamparado contra ella. Hace que aceptes sus pensamientos, sus puntos de vista y las cosas malas que provienen de él en situaciones en las que no eres consciente y no reconoces lo que te está pasando. Las personas aceptan estas cosas y no hacen ninguna excepción. Las valoran y se aferran a ellas como a un tesoro, dejan que las manipulen y jueguen con ellas; así es cómo la corrupción del hombre por parte de Satanás se vuelve cada vez más profunda.

Satanás hace uso de varios de estos métodos para corromper al hombre. El hombre tiene conocimiento y comprensión sobre algunos principios científicos, el hombre vive bajo la influencia de la cultura tradicional, y todo ser humano es heredero y trasmisor de esta. El hombre se ve obligado a seguir con la cultura tradicional que Satanás le ha dado, y actúa además conforme a las tendencias sociales que este provee a la humanidad. El hombre es inseparable de Satanás, se conforma a todo lo que este hace en todo momento, aceptando su maldad, su engaño, su malicia y su arrogancia. Una vez que el hombre ha llegado a poseer el carácter de Satanás, ¿se ha sentido feliz o triste de vivir en esta corrupta humanidad? (Triste). ¿Por qué dices eso? (Porque el hombre está atado y controlado por estas cosas corruptas, vive en pecado y se ve envuelto en una ardua lucha). Algunas personas llevan gafas, parecen ser muy intelectuales; puede que hablen respetablemente, con elocuencia y raciocinio y, debido a que han pasado ya por muchas cosas, puede que sean muy experimentados y sofisticados. Tienen la capacidad de hablar con detalle sobre asuntos grandes y pequeños. Puede que también sean capaces de valorar la autenticidad y la razón de las cosas. Algunos podrían fijarse en el comportamiento y la apariencia de estas personas, además de en su personalidad, humanidad, conducta, etcétera, y no encontrar falla en ellos. Las personas como estas son particularmente capaces de adaptarse a las tendencias sociales actuales. Aunque puedan ser más viejos, nunca van rezagados respecto a las tendencias del momento ni son demasiado mayores para aprender. Superficialmente, nadie puede encontrar una falla en ellos, pero están total y absolutamente corrompidos por Satanás hasta lo más hondo de su esencia interior. Aunque no puede hallarse en esta gente ninguna falla superficial, aunque por fuera resultan amables, refinados, y poseen conocimiento, cierta moralidad e integridad, y, aunque en términos de conocimiento no son en absoluto inferiores a los jóvenes, sin embargo, con respecto a su esencia-naturaleza, estas personas son ejemplos absolutos y vivos de Satanás; son la viva imagen de Satanás. Este es el “fruto” de la corrupción del hombre por parte de Satanás. Lo que he dicho puede resultaros doloroso, pero es del todo cierto. El conocimiento que el hombre estudia, la ciencia que entiende y los medios que elige y mediante los que se adapta a las tendencias sociales son, sin excepción, herramientas para la corrupción del hombre por parte de Satanás. Esto es absolutamente cierto. Por tanto, el hombre vive en un carácter completamente corrompido por Satanás, y no tiene forma de saber qué es la santidad de Dios o qué es Su esencia. Esto se debe a que superficialmente uno no puede encontrar fallos en las formas en que Satanás corrompe al hombre; uno no puede decir que algo es incorrecto basándose en el comportamiento de alguien. Cada cual sigue llevando a cabo su trabajo con normalidad y lleva una vida normal; lee libros y periódicos con normalidad, estudia y habla de un modo normal. Algunas personas han aprendido algo de ética y son buenos hablando, son comprensivos y amigables, son serviciales y caritativos, y no tienen disputas absurdas ni se aprovechan de la gente. Sin embargo, su carácter satánico corrupto está profundamente arraigado en ellos y esta esencia no puede cambiarse apoyándose en el esfuerzo externo. El hombre no es capaz de conocer la santidad de Dios a causa de esta esencia, y a pesar de que la esencia de la santidad de Dios se ha hecho pública al hombre, este no se la toma en serio. Esto se debe a que Satanás, por diversos medios, ya ha llegado a poseer completamente los sentimientos, las ideas, los puntos de vista y los pensamientos del hombre. Esta posesión y corrupción no es temporal u ocasional, pero está presente en todas partes y en todo momento. Así, muchas personas que han creído en Dios durante tres o cuatro años, o incluso cinco o seis, siguen considerando como tesoros estos malvados pensamientos, puntos de vista, lógicas y filosofías que Satanás les ha inculcado, y son incapaces de soltarlos. Como el hombre ha aceptado las cosas malvadas, arrogantes y maliciosas de la naturaleza de Satanás, inevitablemente, en las relaciones interpersonales del hombre se suceden a menudo conflictos, discusiones e incompatibilidades, que surgen a consecuencia de la naturaleza arrogante de Satanás. Si este le hubiera dado a la humanidad cosas positivas —por ejemplo, si el confucianismo y el taoísmo de la cultura tradicional que el hombre ha aceptado eran cosas buenas— los tipos similares de persona deberían ser capaces de llevarse bien entre sí tras aceptar esas cosas. ¿Por qué existe, pues, una división tan grande entre personas que han aceptado las mismas cosas? ¿Por qué ocurre esto? Se debe a que estas cosas proceden de Satanás y que este crea división entre las personas. Las cosas provenientes de Satanás, por muy dignas o grandes que parezcan en la superficie, traen al hombre o hacen surgir en su vida tan solo arrogancia, y nada más que la astucia de la naturaleza malvada de Satanás. ¿No es eso cierto? Alguien que es capaz de disfrazarse, que posee un rico conocimiento o una buena educación, lo seguiría teniendo difícil para ocultar su carácter satánico corrupto. Es decir, no importa cuántas maneras use esta persona para disfrazarse, si la consideraras una santa o si pensaras que era perfecta o un ángel. Da igual lo pura que te pareciera, ¿cuál es su verdadera vida entre bastidores? ¿Qué esencia verías en la revelación de su carácter? Sin duda verías la naturaleza malvada de Satanás. ¿Es admisible decir esto? (Sí). Supongamos, por ejemplo, que conocéis a alguien cercano a vosotros, a quien consideras buena persona, quizás alguien a quien has idolatrado. Con tu estatura actual, ¿qué piensas de ellos? Primero, evalúas si este tipo de persona tiene o no humanidad, si es honesta, si tiene amor verdadero por las personas, si sus palabras y sus actos benefician y ayudan a los demás. (No es así). ¿Qué es, en realidad, la pretendida gentileza, el amor o la bondad que estas personas revelan? Todo es falso, es una fachada. Bajo esta fachada hay un propósito malvado oculto: hacer que se adore e idolatre a esa persona. ¿Veis esto claramente? (Sí).

¿Qué le aportan a la humanidad los métodos que Satanás usa para corromperla? ¿Aportan algo positivo? Primero de todo, ¿puede el hombre diferenciar entre el bien y el mal? ¿Dirías que en este mundo, que una persona sea famosa o importante o de alguna revista u otra publicación, hace que sean precisos los estándares que usan para juzgar si algo es bueno o malo, correcto o equivocado? ¿Son justas sus valoraciones de los acontecimientos y las personas? ¿Contienen verdad? ¿Valora este mundo, esta humanidad, las cosas positivas y negativas basándose en el estándar de la verdad? (No). ¿Por qué no tienen las personas esa capacidad? Las personas han estudiado sobre muchos conocimientos y saben mucho sobre ciencia, así que poseen grandes capacidades, ¿verdad? Entonces, ¿por qué son incapaces de diferenciar entre las cosas positivas y las negativas? ¿Por qué ocurre esto? (Porque las personas no tienen la verdad; la ciencia y el conocimiento no son la verdad). Lo único que Satanás aporta a la humanidad es malvado, corrupto y carente de la verdad, la vida y el camino. Con la maldad y la corrupción que Satanás aporta al hombre, ¿puedes decir que Satanás tiene amor? ¿Puedes decir que lo tiene el hombre? Habrá quien diga: “Estás equivocado, hay muchas personas por el mundo que ayudan a los pobres o la gente sin hogar. ¿Acaso no son buenas personas? También existen organizaciones caritativas que hacen una buena obra, ¿acaso toda esa labor que hacen no es una buena obra?”. ¿Qué dirías de esto? Satanás usa muchos métodos y teorías diferentes para corromper al hombre; ¿es esta corrupción un concepto vago? No, no es vago. Satanás también lleva a cabo algunas cosas prácticas y también promueve un punto de vista o una teoría en este mundo y en la sociedad. En cada dinastía y en cada época, promueve una teoría e inculca pensamientos en la mente del hombre. Estos pensamientos y teorías se arraigan poco a poco en los corazones de las personas, y entonces comienzan a vivir por ellos. Una vez empiezan a vivir por estas cosas, ¿no se convierten involuntariamente en Satanás? ¿No se hacen uno con Satanás? Cuando las personas se hacen uno con Satanás, ¿al final cuál es su actitud hacia Dios? ¿No es la misma que Satanás tiene hacia Dios? Nadie se atreve a admitir esto, ¿verdad? ¡Es horrible! ¿Por qué digo que la naturaleza de Satanás es malvada? No digo esto sin fundamento; más bien, la naturaleza de Satanás viene determinada y se analiza con base a lo que Satanás ha hecho y las cosas que ha revelado. Si solo dijera que Satanás es malvado, ¿qué pensaríais? Pensaríais: “Obviamente, Satanás es malvado”. Por tanto, te pregunto: “¿Qué aspectos de Satanás son malvados?”. Si dices: “La oposición de Satanás hacia Dios es malvada”, seguirías sin hablar claramente. Ahora que hemos hablado de esta manera sobre los pormenores, ¿tenéis entendimiento respecto al contenido específico de la esencia de la maldad de Satanás? (Sí). Si eres capaz de ver claramente la naturaleza malvada de Satanás, entonces verás tus propias condiciones. ¿Existe alguna relación entre estas dos cosas? ¿Os sirve esto de ayuda o no? (Sí). Cuando comunico acerca de la esencia de la santidad de Dios, ¿es necesario que comunique sobre la esencia malvada de Satanás? ¿Cuál es vuestra opinión sobre esto? (Sí, es necesario). ¿Por qué? (La maldad de Satanás pone en relieve la santidad de Dios). ¿Es esto así? Eso es en parte correcto, en el sentido de que sin la maldad de Satanás, las personas no sabrían que Dios es santo; es correcto decir eso. Sin embargo, si dices que la santidad de Dios solo existe por su contraste con la maldad de Satanás, ¿es eso correcto? Este tipo de pensamiento dialéctico resulta erróneo. La santidad de Dios es Su esencia inherente; incluso cuando Dios la revela por medio de Sus acciones, sigue siendo una expresión natural de la esencia de Dios y Su esencia inherente; siempre ha existido y es intrínseca e innata a Dios mismo, aunque el hombre no puede verla. Esto se debe a que los hombres viven en medio del carácter corrupto de Satanás y bajo su influencia y no conocen nada sobre santidad, mucho menos sobre el contenido específico de la santidad de Dios. Así que, ¿es vital que comuniquemos primero sobre la esencia malvada de Satanás? (Sí, lo es). Algunas personas pueden expresar alguna duda: “Estás comunicando sobre Dios mismo, entonces ¿por qué estás hablando siempre sobre cómo corrompe Satanás a las personas y lo malvada que es la naturaleza de este?”. Ahora habéis atenuado estas dudas, ¿verdad? Cuando las personas tengan discernimiento del mal de Satanás y tengan una definición precisa del mismo, cuando puedan ver claramente el contenido y la manifestación específicos del mal, su fuente y su esencia, solo entonces, a través del debate sobre la santidad de Dios, pueden las personas ser realmente conscientes o reconocer con claridad qué es la santidad de Dios, qué es la verdadera santidad. Si no expongo la maldad de Satanás, algunas personas creerán erróneamente que algunas cosas que hacen en la sociedad y entre ellas, o ciertas cosas que existen en este mundo, pueden estar relacionadas con la santidad. ¿No es ese un punto de vista erróneo? (Sí, lo es).

Ahora que he comunicado de esta manera sobre la esencia de Satanás, ¿qué tipo de entendimiento de la santidad de Dios habéis ganado a través de vuestras experiencias en estos últimos años, a partir de leer la palabra de Dios y experimentar Su obra? Adelante, hablad sobre ello. No tienes que emplear palabras que sean agradables al oído, sino hablar basándote en tus experiencias; ¿Consiste la santidad de Dios solo en Su amor? ¿Es la santidad simplemente el amor de Dios? Eso sería demasiado parcial, ¿verdad? Además del amor de Dios, ¿hay otros aspectos de la esencia de Dios? ¿Los habéis visto? (Sí. Dios detesta las festividades y las fiestas, las costumbres y las supersticiones; esa es también la santidad de Dios). Él es santo y, por tanto, detesta cosas; ¿es eso a lo que te refieres? Al fin y al cabo, ¿qué es la santidad de Dios? ¿Es que la santidad de Dios no tiene un contenido sustancial, solo odio? Por dentro estáis pensando: “Como Dios odia estas cosas malvadas, se puede decir que Él es santo”. ¿No es esto una especulación? ¿No es esto una forma de extrapolación y juicio? ¿Cuál es el mayor paso en falso que debes evitar a toda costa en lo que se refiere a nuestra comprensión de la esencia de Dios? (Sucede cuando dejamos atrás la realidad y en su lugar hablamos de doctrinas). Eso es dar un gran paso en falso. ¿Hay alguno más? (La especulación y la imaginación). Esos son también grandes pasos en falso. ¿Por qué no son útiles la especulación y la imaginación? ¿Acaso aquello sobre lo que especulas e imaginas son cosas que puedes ver realmente? ¿Son la verdadera esencia de Dios? (No). ¿Qué más debe evitarse? ¿Es dar un paso en falso recitar simplemente una serie de palabras que suenan bien para describir la esencia de Dios? (Sí). ¿No es esto ostentoso y carente de sentido? El juicio y la especulación no tienen sentido, como tampoco lo tiene el hecho de escoger palabras agradables. La alabanza vacía tampoco tiene sentido, ¿verdad que no? ¿Disfruta Dios escuchando a las personas decir este tipo de sinsentidos? (No, no lo hace). ¡Él se siente incómodo cuando los oye! Cuando Dios guía y salva a un grupo de personas, después de que hayan oído Sus palabras, estas personas sin embargo nunca entienden lo que él quiere decir. Alguien puede preguntar: “¿Es bueno Dios?” y ellos responderán: “¡Sí!”. “¿Cómo de bueno?”. “¡Muy, muy bueno!”. “¿Ama Dios al hombre?”. “¡Sí!”. “¿Cuánto? ¿Puedes describir el amor de Dios?”. “¡Muchísimo! ¡El amor de Dios es más profundo que el mar, más alto que el cielo!”. ¿Acaso no son estas palabras un sinsentido? ¿Y no son un sinsentido similar a lo que acabáis de decir respecto a que “Dios odia el carácter corrupto de Satanás y, por tanto, Dios es santo”? (Sí). ¿No es un sinsentido lo que acabáis de decir? ¿Y de dónde proceden la mayoría de las cosas sin sentido que se dicen? (De Satanás). Las cosas sin sentido que se dicen proceden principalmente de la irresponsabilidad de las personas y de su irreverencia a Dios. ¿Podríamos decir esto? No tenías ningún entendimiento, y aun así has dicho un sinsentido, ¿no es eso ser irresponsable? ¿No es eso irrespetuoso hacia Dios? Has aprendido algo de conocimiento, entendido algo de razonamiento y lógica, has usado estas cosas y, además, lo has hecho como una manera de entender a Dios. ¿Crees que Dios se siente molesto cuando te oye hablar de esa manera? ¿Cómo podéis tratar de conocer a Dios usando estos métodos? Cuando habláis así, ¿acaso no suena raro? Por tanto, cuando se trata del conocimiento de Dios, uno debe ser muy cauto; habla solo en la medida en que conozcas a Dios. Habla sinceramente y de forma práctica, y no adornes tus palabras con cumplidos anodinos ni uses la adulación; Dios no lo necesita; este tipo de cosas procede de Satanás. El carácter de Satanás es arrogante, le gusta ser adulado y oír palabras bonitas. Satanás se sentirá complacido y feliz si la gente recita todas las palabras agradables que han aprendido y las usan para Satanás. Pero Dios no lo necesita; Él no necesita halagos ni adulación, ni exige que las personas digan sinsentidos y lo adoren ciegamente. Dios aborrece y ni siquiera escuchará las alabanzas y la adulación que no se ajusten con la realidad. Por tanto, cuando algunas personas alaban ciegamente a Dios y lo que dicen no encaja con lo que hay en su corazón, y cuando hacen votos ciegamente a Dios y oran a Él de un modo descuidado, Él no las escucha en absoluto. Debes asumir la responsabilidad de lo que dices. Si no sabes algo, simplemente reconócelo; si sabes algo, exprésalo de una forma práctica. Así, en cuanto a lo que conlleva de modo concreto y real la santidad de Dios, ¿tenéis un verdadero entendimiento de ello? (Cuando expresé rebeldía, cuando cometí transgresiones, recibí el juicio y el castigo de Dios, y de esta forma vi Su santidad. Y cuando me encontré en entornos que no se conformaban a mis expectativas, oré sobre estas cosas y busqué los propósitos de Dios; y cuando Él me esclareció y me guio con Sus palabras, vi Su santidad). Esto pertenece a tu propia experiencia. (A partir de lo que Dios ha dicho al respecto, he visto en lo que el hombre se ha convertido tras ser corrompido y dañado por Satanás. Sin embargo, Dios lo ha dado todo para salvarnos y en ello veo la santidad de Dios). Esta es una manera realista de hablar; es conocimiento verdadero. ¿Hay diferentes maneras de entender esto? (Veo la maldad de Satanás en las palabras que habló para persuadir a Eva a pecar y en sus tentaciones al Señor Jesús. En las palabras con las que Dios dijo a Adán y Eva lo que podían comer y lo que no, veo que Dios habla con franqueza, limpieza y confianza; en esto veo la santidad de Dios). Habiendo oído los comentarios anteriores, ¿de quién eran las palabras que más os inspiran para decir “amén”? ¿De quién era la comunicación más cercana al tema de la nuestra de hoy? ¿De quiénes fueron las palabras más realistas? ¿Cómo fue la comunicación de la última hermana? (Buena). Dices “amén” a lo que ella ha dicho. ¿Qué ha dicho ella que diera justo en el blanco? (En las palabras que la hermana acaba de decir, oí que la palabra de Dios es directa y muy clara, y que no es en absoluto como los rodeos que da Satanás al hablar. Vi la santidad de Dios en esto). Esto es parte de ello. ¿Era correcto? (Sí). Muy bien. Veo que habéis ganado algo en las dos últimas comunicaciones, pero debéis seguir trabajando duro. La razón por la que debéis esforzaros es que el entendimiento de la esencia de Dios es una lección muy profunda; no es algo que se llegue a entender de la noche a la mañana o se pueda expresar claramente en solo unas pocas palabras.

Cada aspecto del carácter satánico corrupto de las personas, el conocimiento, la filosofía, sus pensamientos y sus puntos de vista, así como ciertos aspectos personales de los individuos, dificultan en gran manera el conocimiento de la esencia de Dios; por tanto, cuando oís estos temas, algunos de ellos pueden estar más allá de vuestro alcance; es posible que no entendáis algunos, y no podréis hacer coincidir otros con la realidad. Independientemente de ello, he oído cómo entendéis la santidad de Dios y sé que en vuestros corazones estáis empezando a reconocer lo que he dicho y enseñado sobre la santidad de Dios. Sé que en vuestros corazones está empezando a germinar vuestro deseo de entender la esencia de la santidad de Dios. Pero lo que me hace incluso más feliz es que algunos de vosotros ya seáis capaces de usar las palabras más simples para describir vuestro conocimiento de la santidad de Dios. Aunque es algo sencillo de decir y lo he dicho antes, sin embargo, la mayoría de vosotros todavía no habéis aceptado estas palabras en vuestro corazón y, de hecho, no han causado ninguna impresión en vuestras mentes. Sin embargo, algunos de vosotros habéis memorizado estas palabras. Eso está muy bien y es un comienzo muy prometedor. Espero que continuéis reflexionando y comunicando cada vez más los temas que consideráis profundos, o los que están fuera de vuestro alcance. Respecto a esos asuntos que están fuera de vuestro alcance, habrá alguien para daros más dirección. Si os involucráis en hablar más respecto a los ámbitos que están ahora dentro de vuestro alcance, el Espíritu Santo hará Su obra y llegaréis a un entendimiento mayor. Entender la esencia de Dios y conocerla es de suma importancia para la entrada en la vida de las personas. Espero que no ignoréis esto ni lo veáis como un juego, porque conocer a Dios es el fundamento de la fe del hombre y la clave para que el hombre busque la verdad y alcance la salvación. Si las personas creen en Dios pero no lo conocen, si solo viven en las letras y doctrinas, nunca les será posible alcanzar la salvación, aunque actúen y vivan de acuerdo con el sentido superficial de la verdad. Es decir, si crees en Dios pero no lo conoces, entonces tu fe es en balde y no contiene nada de la realidad. Lo entendéis, ¿verdad? (Si, lo entendemos). Aquí acabará por hoy nuestra comunicación. (¡Demos gracias a Dios!).

4 de enero de 2014

Anterior: Dios mismo, el único IV

Siguiente: Dios mismo, el único VI

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp