Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

221 No hay poder que pueda impedir lo que Dios desea cumplir

Velocidad

221 No hay poder que pueda impedir lo que Dios desea cumplir

I

Ahora Dios ha venido al mundo a hacer Su obra,

y Su primera parada es la gran reunión de dictadores:

China, la fortaleza, la fortaleza del ateísmo.

Por Su sabiduría y Su poder,

Dios ha ganado a un grupo de hombres.

Durante este periodo, el partido gobernante de China

lo persigue por todos los medios.

Él soporta muchos sufrimientos, sin descanso ni refugio.

Aún así, Él continúa haciendo Su obra:

publica Su voz, difunde el evangelio.

Lo que Dios desea conseguir ningún país,

ningún poder lo puede impedir.

Quienes obstruyen la obra de Dios y se resisten a Su palabra,

o perjudican Sus planes,

serán al final castigados por Él, castigados por Él.

II

Nadie puede entender la omnipotencia de Dios.

En una nación como China, que ve a Dios como enemigo,

Él jamás ha dejado de realizar Su obra.

Al contrario, cada vez más gente acepta Su obra y Su palabra,

ya que Dios lo hace todo para salvar a la humanidad,

lo hace todo para salvar a cada hombre.

Lo que Dios desea conseguir ningún país,

ningún poder lo puede impedir.

Quienes obstruyen la obra de Dios y se resisten a Su palabra,

o perjudican Sus planes, serán al final castigados por Él.

III

Si alguien desafía la obra de Dios,

Él arrojará a esa persona al infierno;

si un país desafía la obra de Dios,

Él llevará a ese país hacia la destrucción;

si una nación se levanta para oponerse a la obra de Dios,

desaparecerá de la tierra y dejará de existir.

Lo que Dios desea conseguir ningún país,

ningún poder lo puede impedir.

Quienes obstruyen la obra de Dios y se resisten a Su palabra,

o perjudican Sus planes, serán al final castigados por Él.

Lo que Dios desea conseguir ningún país,

ningún poder lo puede impedir.

Quienes obstruyen la obra de Dios y se resisten a Su palabra,

o perjudican Sus planes,

serán al final castigados por Él, castigados por Él.

Adaptado de ‘Dios preside el destino de toda la humanidad’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior:Cómo buscar las huellas de Dios

Siguiente:¿Acaso controla el hombre su propio destino?