296 Lo que Dios espera para la humanidad no ha cambiado

I

Cuando Abraham ofreció a Isaac,

Dios vio con claridad su obediencia, su sinceridad

y pasó con éxito la prueba de Dios.

Pero aún no merecía ser confidente de Dios,

estaba lejos de ser merecedor,

y no podía ver Su carácter,

aún no entendía a Dios y no hacía Su voluntad.

Desde que Dios creó al hombre,

ha buscado siempre un grupo de fieles vencedores

que conozcan Su carácter para caminar con Él.

Siempre lo ha deseado.

Siempre ha sido igual.

Siempre espera lo mismo.

II

Y Dios sentía en Su corazón ansioso y solitario que

tenía que ejecutar rápido Su plan

para hacer Su plan de gestión,

tenía que elegir y ganarse a los justos

para hacer rápido Su voluntad.

Dios deseaba esto y lo sigue deseando hoy.

Desde que Dios creó al hombre,

ha buscado siempre un grupo de fieles vencedores

que conozcan Su carácter para caminar con Él.

Siempre lo ha deseado.

Siempre ha sido igual.

Siempre espera lo mismo.

III

No importa cuánto Él espere,

no importa cuán duro sea el camino,

cuán lejos estén Sus objetivos,

Él nunca se rinde, lo que Él espera no cambia,

lo que espera para el hombre sigue igual.

Y al decir esto, ¿entiendes parte de Su deseo?

Quizás aún no entiendes mucho.

Pero con el tiempo comprenderás mucho más.

Desde que Dios creó al hombre,

ha buscado siempre un grupo de fieles vencedores

que conozcan Su carácter para caminar con Él.

Siempre lo ha deseado.

Siempre ha sido igual.

Siempre espera lo mismo.


Adaptado de ‘La obra de Dios, el carácter de Dios y Dios mismo II’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior : 295 Dios sufre enormemente para salvar al hombre

Siguiente : 297 Qué dura es la obra de Dios

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Capítulo 11

Toda persona de la humanidad debería aceptar la observación de Mi Espíritu, escrutar detenidamente cada una de sus palabras y acciones, y,...

92. Emprendiendo el camino de la creencia en Dios

A partir de ahora, no importa cuánta más obra de pruebas haga Dios, no importa cuán grandes sean los dolorosos refinamientos que yo sufra, obedeceré y aceptaré, y los experimentaré verdaderamente. Yo buscaré la verdad que hay en ellos, y lograré un carácter libre de corrupción para satisfacer la voluntad de Dios, a fin de retribuir los muchos años de esfuerzo minucioso de Dios.

Capítulo 13

Ocultas dentro de las proclamaciones de Mi voz se encuentran varias de Mis intenciones. Pero el hombre no conoce ni entiende ninguna de mis...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro