Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

152 Contra viento y marea

Velocidad

152 Contra viento y marea

I

¡Oh, Dios mío! Te he dado mi corazón.

¡Qué hermoso eres, Dios práctico!

Te has humillado en la carne y caminas entre nosotros.

Has expresado verdades para salvar a la humanidad

mientras nos alimentas, nutres y riegas pacientemente.

Soportas en silencio el rechazo y la calumnia,

eres ejemplo para el hombre a cada momento.

Tu mando satisface mi corazón

y Tus palabras iluminan el camino que tengo por delante.

Sigo de cerca Tus huellas;

ojalá te acompañe siempre contra viento y marea.

II

¡Oh, Dios mío! Te he dado mi corazón.

¡Qué hermoso eres, Dios práctico!

Tu juicio y castigo revelan todo Tu amor.

Nos purificas, renuevas y transformas,

lo que nos convierte en hombres nuevos.

Tu justicia y Tu santidad son tan hermosas

que ocupas mi corazón entero.

Tus palabras nos han completado,

somos de un mismo corazón contigo, crecemos junto a Ti.

Sigo de cerca Tus huellas;

ojalá te acompañe siempre contra viento y marea.

III

¡Oh, Dios mío! Te he dado mi corazón.

¡Qué hermoso eres, Dios práctico!

Pese a haber sufrido enormemente

en las penalidades y la persecución,

Tu amor y Tus palabras nos guían

para que tengamos fe y fuerza

y demos testimonio de Ti en las adversidades.

Siempre te amaremos, te devolveremos Tu amor,

propagaremos la verdad y daremos testimonio de Ti.

Durante años de unión y amor mutuo,

nuestro amor se ha vuelto más profundo

contra los fuertes vientos y las fieras mareas.

Sigo de cerca Tus huellas;

ojalá te acompañe siempre contra viento y marea.

Anterior:Con el amor de Dios, no temeré

Siguiente:Alzarse en la oscuridad y la opresión