152 Contra viento y marea

I

¡Oh, Dios mío! Te he dado mi corazón.

¡Qué hermoso eres, Dios práctico!

Te has humillado en la carne y caminas entre nosotros.

Has expresado verdades para salvar a la humanidad

mientras nos alimentas, nutres y riegas pacientemente.

Soportas en silencio el rechazo y la calumnia,

eres ejemplo para el hombre a cada momento.

Tu mando satisface mi corazón

y Tus palabras iluminan el camino que tengo por delante.

Sigo de cerca Tus huellas;

ojalá te acompañe siempre contra viento y marea.

II

¡Oh, Dios mío! Te he dado mi corazón.

¡Qué hermoso eres, Dios práctico!

Tu juicio y castigo revelan todo Tu amor.

Nos purificas, renuevas y transformas,

lo que nos convierte en hombres nuevos.

Tu justicia y Tu santidad son tan hermosas

que ocupas mi corazón entero.

Tus palabras nos han completado,

somos de un mismo corazón contigo, crecemos junto a Ti.

Sigo de cerca Tus huellas;

ojalá te acompañe siempre contra viento y marea.

III

¡Oh, Dios mío! Te he dado mi corazón.

¡Qué hermoso eres, Dios práctico!

Pese a haber sufrido enormemente

en las penalidades y la persecución,

Tu amor y Tus palabras nos guían

para que tengamos fe y fuerza

y demos testimonio de Ti en las adversidades.

Siempre te amaremos, te devolveremos Tu amor,

propagaremos la verdad y daremos testimonio de Ti.

Durante años de unión y amor mutuo,

nuestro amor se ha vuelto más profundo

contra los fuertes vientos y las fieras mareas.

Sigo de cerca Tus huellas;

ojalá te acompañe siempre contra viento y marea.

Anterior: 151 Con el amor de Dios, no temeré

Siguiente: 153 Alzarse en la oscuridad y la opresión

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Dios mismo, el único VII

Un resumen de la autoridad, el carácter justo y la santidad de DiosCuando habéis terminado vuestras oraciones, ¿se sienten tranquilos...

Dios se ha encarnado en China en los últimos días; ¿qué base hay para esto en las profecías de la Biblia y en las palabras de Dios?

En muchos lugares, Dios ha profetizado ganar a un grupo de vencedores en la tierra de Sinim. Es en la parte oriental del mundo que se ganan los vencedores, de modo que el punto de aterrizaje de la segunda encarnación de Dios es, sin lugar a duda, la tierra de Sinim, exactamente donde descansa enrollado el gran dragón rojo. Allí ganará Dios a los descendientes del gran dragón rojo para que quede totalmente derrotado y avergonzado.

9. Un poco de entendimiento sobre ser salvados

Pero hace unos días vi que un texto de la predicación del hombre “Sólo los que ganan la verdad y entran en la realidad son verdaderamente salvos”: “Ser salvos por Dios no es tan simple como la gente imagina. Debemos confiar en el juicio y en el castigo, así como en las pruebas y la refinación de la palabra de Dios en cada paso de nuestras experiencias.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro