2. Antes, los pastores solían predicar a menudo que, cuando el Señor viniese, seríamos arrebatados en el cielo antes de los desastres, pero ahora estamos presenciando todo tipo de desastres importantes que plagan la tierra y todavía no hemos sido arrebatados. Los pastores dicen que no hemos sido arrebatados porque el Señor no ha regresado todavía, que el Señor se nos aparecerá en medio de los desastres y que seremos arrebatados al cielo cuando estén ocurriendo. No lo entiendo: ¿Vamos a ser arrebatados antes de los desastres o durante los mismos?

Respuesta:

Sobre la cuestión del arrebatamiento de los creyentes cuando venga el Señor, muchos pastores e intérpretes de la Biblia han resuelto que el Señor vendrá y los creyentes serán arrebatados antes de que lleguen los desastres. Sin embargo, a día de hoy, los grandes desastres han llegado y el pueblo del mundo religioso no ha sido arrebatado; esto ha confundido a mucha gente y, acerca de este asunto, los pastores religiosos dicen: “Que no hayamos sido arrebatados antes de los desastres demuestra que el Señor no ha venido antes de ellos. Nosotros afirmamos que, ciertamente, el Señor se nos aparecerá durante los desastres, así que esperaremos a ser arrebatados entonces”. Este es el argumento más común dentro de la religión. ¿Son correctas dichas opiniones? ¿Se fundamentan en las palabras de Dios? Dado que el pueblo del mundo religioso no ha sido arrebatado antes de los desastres ni ha contemplado el descenso del Señor sobre una nube blanca, ¿demuestra esto que el Señor no ha venido? Cuando el Señor Jesús apareció y realizó Su obra, los sumos sacerdotes, escribas y fariseos del judaísmo no lo reconocieron y negaron Su aparición y obra; no recibieron al Mesías, por lo que dijeron que aún no había venido. ¿No cometen estos pastores religiosos el mismo error que los fariseos hace tantos años? ¿No malinterpretan la Biblia al determinar a su antojo cuándo vendrá el Señor en función de uno o dos versículos de las Escrituras? En la actualidad, desde la llegada de los desastres, el Señor, en efecto, no ha venido públicamente sobre una nube blanca; esto es así. No obstante, hemos visto que en Oriente hay quienes dan testimonio de la aparición y obra de Dios Todopoderoso, que dan testimonio de todas las verdades expresadas por Dios Todopoderoso y las difunden, y que, como una gran luz, se han extendido rápidamente desde Oriente por todo Occidente, lo que ha provocado la represión y persecución vehementes del régimen del PCCh y conmocionado al mundo entero. ¿En serio no hay nadie en el mundo religioso que vea esta realidad? Esto cumple milimétricamente la profecía del Señor Jesús: “Porque así como el relámpago sale del oriente y resplandece hasta el occidente, así será la venida del Hijo del Hombre” (Mateo 24:27).

No cabe duda de que el Señor aparece y lleva a cabo Su obra antes de los desastres. Dice el Libro del Apocalipsis: “Y escribe al ángel de la iglesia en Filadelfia: ‘El Santo, el Verdadero, el que tiene la llave de David, el que abre y nadie cierra, y cierra y nadie abre, dice esto: “Yo conozco tus obras. Mira, he puesto delante de ti una puerta abierta que nadie puede cerrar, porque tienes un poco de poder, has guardado mi palabra y no has negado mi nombre. He aquí, yo entregaré a aquellos de la sinagoga de Satanás que se dicen ser judíos y no lo son, sino que mienten; he aquí, yo haré que vengan y se postren a tus pies, y sepan que yo te he amado. Porque has guardado la palabra de mi perseverancia, yo también te guardaré de la hora de la prueba, esa hora que está por venir sobre todo el mundo para poner a prueba a los que habitan sobre la tierra. Vengo pronto; retén firme lo que tienes, para que nadie tome tu corona. Al vencedor le haré una columna en el templo de mi Dios, y nunca más saldrá de allí; escribiré sobre él el nombre de mi Dios, y el nombre de la ciudad de mi Dios, la nueva Jerusalén, que desciende del cielo de mi Dios, y mi nombre nuevo”’” (Apocalipsis 3:7-12). Todas estas palabras se han cumplido. En los últimos días, la iglesia de Filadelfia es la que es arrebatada antes de los desastres, y todos los arrebatados son los que regresan ante Dios porque han leído muchas de las declaraciones de Dios Todopoderoso y oído la voz de Dios. Esto cumple las siguientes palabras de Dios: “Pero a medianoche se oyó un clamor: ‘¡Aquí está el novio! Salid a recibirlo’” (Mateo 25:6). “Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco y me siguen” (Juan 10:27). “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él y él conmigo” (Apocalipsis 3:20). Estas personas que aceptan a Dios Todopoderoso comen y beben de las palabras de Dios a diario y se sientan en el banquete del Cordero. Todos los que aman y buscan la verdad han experimentado el juicio, el castigo, las pruebas y la refinación de Dios y se han convertido en vencedores; son las vírgenes prudentes que reciben al Señor. Los que se niegan a aceptar a Dios Todopoderoso, mientras tanto, son las vírgenes insensatas; no reconocen la voz de Dios, han desaprovechado su oportunidad de recibir la venida del Señor, por lo que quedan abandonadas y sumidas en los desastres. No obstante, una vez que han comenzado a caer los grandes desastres, algunas personas oyen la voz de Dios en medio de ellos, contemplan el testimonio de la aparición y obra de Dios Todopoderoso y lo aceptan. En la actualidad, muchas personas religiosas estudian la obra de Dios Todopoderoso, reconocen que Sus palabras son la voz de Dios y cada vez más gente lo acepta. Estas son las personas arrebatadas en los desastres.

Anterior: 1. La Biblia dice: “Entonces nosotros, los que estemos vivos y que permanezcamos, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes al encuentro del Señor en el aire, y así estaremos con el Señor siempre” (1 Tesalonicenses 4:17). Creemos que cuando llegue el Señor, seremos arrebatados directamente a las nubes del cielo para encontrarnos con Él. Vosotros dais testimonio de que el Señor ha regresado, entonces, ¿por qué no hemos sido arrebatados?

Siguiente: 1. Decís que debemos aceptar la obra del juicio de Dios de los últimos días, dado que solo entonces nuestro carácter satánico sería purificado y transformado, y que solo así entraremos en el reino de Dios. Entonces, como el Señor lo exige, somos humildes y tolerantes, amamos a nuestros enemigos, cargamos con nuestra cruz, disciplinamos nuestro cuerpo, abandonamos las cosas mundanas, obramos y predicamos por el Señor, etc. ¿No son todos estos cambios que han tenido lugar en nosotros? ¿Estáis diciendo que esto no es suficiente para que podamos entrar en el reino celestial? Pienso que, siempre que sigamos esforzándonos de esta manera, nos haremos santos y entraremos en el reino celestial.

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Prefacio

Aunque muchas personas creen en Dios, pocas entienden qué significa la fe en Él y qué deben hacer para conformarse a Su voluntad. Esto se...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp