Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

814 Dios gana a aquellos que tienen un conocimiento verdadero de Él

1 Conocer el carácter de Dios, y lo que Él tiene y es, puede tener un impacto positivo en los seres humanos. Puede ayudarlos a tener mayor confianza en Dios, a lograr obedecerle y temerle de verdad. Entonces, dejarán de ser seguidores ciegos o de adorarle ciegamente. Dios no quiere necios ni quienes siguen a tientas a la multitud, sino a un grupo de personas que tengan en su corazón un entendimiento y un conocimiento claros del carácter de Dios y que puedan actuar como testigos de Dios, personas que nunca lo abandonarían, por Su hermosura, por lo que Él tiene y es, y por Su carácter justo.

2 Como seguidor de Dios, si en tu corazón sigue habiendo falta de claridad, o si existe ambigüedad o confusión sobre la verdadera existencia de Dios, Su carácter y lo que Él tiene y es, así como Su plan para salvar a la humanidad, tu fe no podrá conseguir el elogio de Dios. Él no quiere que este tipo de persona le siga ni que comparezca delante de Él, porque no le entiende ni puede entregarle su corazón, que está cerrado a Él, de tal modo que su fe en Dios está llena de impurezas. Su forma de seguir a Dios sólo puede definirse como ciega.

3 Las personas sólo pueden lograr una creencia verdadera y ser seguidores genuinos si poseen un entendimiento y un conocimiento verdaderos de Dios, que es quien crea la verdadera obediencia y el auténtico temor de Él. Sólo así pueden entregarle su corazón a Dios, abrirlo a Él. Esto es lo que Dios quiere, porque todo lo que hacen y piensan puede soportar la prueba de Dios y dar testimonio de Él.

Adaptado de ‘La obra de Dios, el carácter de Dios y Dios mismo III’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior:El hombre sólo puede llegar a amar a Dios conociéndolo

Siguiente:La advertencia del testimonio de Job para las generaciones posteriores