211 Cómo comprender la apariencia y la obra de Cristo de los últimos días

Su encarnación personifica Su esencia y expresión.

Y cuando se haga carne, Dios traerá la obra que debe hacer

para expresar lo que Él es, traer la verdad a los hombres,

les da vida y les muestra el camino.

Cualquier carne que no incorpore Su esencia,

ciertamente no es Dios encarnado.

Confirma la carne de Dios, Su camino,

por Su carácter, palabras y obras.

Concéntrate en Su esencia, y no en Su apariencia.

Es ingenuo e ignorante fijarse sólo en Su externa apariencia.

El exterior al interior no define,

pues Su obra a la humana concepción no se ajusta.

¿No era la apariencia de Jesús diferente a lo que se esperaba?

¿No ocultaron Su imagen y trajes Su identidad?

¿No fue el por qué los fariseos se opusieron a Él?

Se fijaron en cómo Él se veía y no escucharon lo que dijo Él.

Dios espera que todos los que buscan Su aparición

no repitan la historia.

No sigan a los fariseos y claven a Dios de nuevo en la cruz.

Pues considera con sumo cuidado cómo recibirás Su regreso.

Ten una clara idea de cómo te someterás a la verdad.

Es el deber de todos los que esperan el regreso de Jesús.

Adaptado de ‘Prefacio’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 210 Cómo buscar las huellas de Dios

Siguiente: 212 Sólo quien acepta la verdad puede escuchar la voz de Dios

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp