259 Cómo ser perfeccionado

I

Si quieres ser perfeccionado por Dios,

no basta con recorrer las calles

ni dedicarte por entero a Dios.

Mucho debes poseer para ser perfeccionado por Dios.

Cuando sufres, debes ser capaz

de no pensar en la carne, y no quejarte de Dios.

Cuando Dios se esconde, debes tener fe para seguirlo,

mantén tu amor, no dejes que se apague o muera.

Si quieres que Dios te use y te perfeccione,

debes poseerlo todo:

voluntad para sufrir, fe, resistencia,

obediencia, y experiencia de Su obra,

comprender Su voluntad, ser considerado con Su pesar.

Cada refinamiento que vives requiere de tu fe y tu amor.

II

No importa lo que Dios haga, debes aceptar Su plan.

Maldice a tu carne antes de quejarte de Él.

Complace a Dios en las pruebas,

incluso si lloras o pierdes lo que amas.

Esto es amor y auténtica fe.

No importa tu talla, debes tener auténtica fe,

voluntad de sufrir, y de abandonar la carne.

Debes estar dispuesto a soportar el dolor y la pérdida

para complacer la voluntad de Dios.

Debes tener corazón para arrepentirte

de no haber sido capaz de complacer a Dios en el pasado.

Nada te puede faltar, para que Dios pueda perfeccionarte.

Si te faltan estas cosas, ¡no puedes ser perfeccionado!

Si quieres que Dios te use y te perfeccione,

debes poseerlo todo:

voluntad para sufrir, fe, resistencia,

obediencia, y experiencia de Su obra,

comprender Su voluntad, ser considerado con Su pesar.

Cada refinamiento que vives requiere de tu fe y tu amor.


Adaptado de ‘Los que serán hechos perfectos deben someterse al refinamiento’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior : 258 El camino necesario para temer a Dios y evitar el mal

Siguiente : 260 Todo lo que Dios hace es perfeccionar y amar al hombre

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Capítulo 12

Cuando el relámpago surge desde el Este, que también es precisamente el momento en el que empiezo a hablar, en el momento en que aparece el...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro