837 Cómo ser perfeccionado

Si quieres ser perfeccionado por Dios,

no basta con recorrer las calles

ni dedicarte por entero a Dios.

Mucho debes poseer para ser perfeccionado por Dios.

Cuando sufres, debes ser capaz de

no pensar en la carne, y no quejarte de Dios.

Cuando Dios se esconde, debes tener fe para seguirlo,

mantén tu amor, no dejes que se apague o muera.

Si quieres que Dios te use y te perfeccione,

debes poseerlo todo:

voluntad para sufrir, fe, resistencia,

obediencia, y experiencia de Su obra,

comprender Su voluntad, ser considerado con Su pesar.

Cada refinamiento que vives requiere de tu fe y tu amor.

No importa lo que Dios haga, debes aceptar Su plan.

Maldice a tu carne antes de quejarte de Él.

Complace a Dios en las pruebas,

incluso si lloras o pierdes lo que amas.

Esto es amor y auténtica fe.

No importa tu talla, debes tener auténtica fe,

voluntad de sufrir, y de abandonar la carne.

Debes estar dispuesto a soportar el dolor y la pérdida

para complacer la voluntad de Dios.

Debes tener corazón para arrepentirte de

no haber sido capaz de complacer a Dios en el pasado.

Nada te puede faltar, para que Dios pueda perfeccionarte.

Si te faltan estas cosas, ¡no puedes ser perfeccionado!

Si quieres que Dios te use y te perfeccione,

debes poseerlo todo:

voluntad para sufrir, fe, resistencia,

obediencia, y experiencia de Su obra,

comprender Su voluntad, ser considerado con Su pesar.

Cada refinamiento que vives requiere de tu fe y tu amor.

Adaptado de ‘Los que serán hechos perfectos deben someterse al refinamiento’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 836 Lo que poseen aquellos que han sido perfeccionados

Siguiente: 838 Todo el mundo puede ser perfeccionado

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

57. Denunciar o no denunciar

Entonces, a través del juicio y del castigo, Él me trajo salvación, bendiciéndome con Su gracia salvadora y ayudándome a escapar de las garras de la corrupción de Satanás.

15. Esta es una persona verdaderamente buena

No sólo los que las personas ordinarias describen como ‘hombre sumiso’ no tienen ningún sentido de justicia, tampoco tienen metas en la vida. Son meramente personas que nunca quieren ofender a nadie, así que, ¿qué valen? Una persona verdaderamente buena es indicio de alguien que ama las cosas positivas, alguien que busca la verdad y anhela la luz, alguien que puede discernir el bien del mal y que tiene las metas correctas en la vida; sólo a esta clase de persona ama Dios.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp