186 He visto exactamente lo auténtico que es el amor de Dios

Me levanto ante Dios, mi corazón se atempera al disfrutar de Sus palabras.

Realmente disfruto asistiendo al banquete de Dios, de verdad es Su bendición más grande.

Las palabras de juicio de Dios son como una espada afilada que desnuda mi alma malvada.

Me esfuerzo por Dios para obtener Sus bendiciones y no tengo conciencia ni razón.

He visto que estoy profundamente corrompido y no tengo semejanza humana.

Lleno de pesar, me arrepiento ante Dios y le pido que me perdone y tenga misericordia de mí.

Dios no me trata según mis transgresiones, espera en silencio que me vuelva hacia Él.

Al ver lo real que es Su amor, ahora lo sigo con más confianza.


Me calmo ante Dios y busco la verdad, y entiendo Sus buenas intenciones.

detrás de las palabras de juicio se esconden Su amor y bendiciones.

Solo tras aceptar las palabras de juicio de Dios me conozco verdaderamente a mí mismo.

Mi corrupción se purifica a través de las pruebas y toda clase de sufrimiento.

Al ver la hermosura del carácter de Dios, estoy lleno de gratitud y alabanza.

Me someto ante Él de buena gana y mi corazón goza de paz y felicidad.

Qué gozoso es ser una persona honesta, practicar la verdad, y vivir ante Dios.

Al escapar de Satanás y ser salvado por Dios se puede vivir una semejanza humana y glorificar a Dios.

Anterior: 177 Juro por mi vida que daré testimonio de Dios

Siguiente: 203 Reflexiones de alguien que se dedicaba a complacer

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro