187 Devolveré el amor de Dios

Durante muchos años he vagado por el mundo y mi corrupción ha crecido.

Gracias a que Dios ha declarado verdades y me ha salvado, he regresado a la casa de Dios.

He visto mi verdadero rostro por medio del juicio y castigo de Dios.

Terriblemente corrompido por Satanás, no tengo ni un poco de semejanza humana.

Me afanaba por la fama y la fortuna mientras vivía según las filosofías y leyes satánicas.

Era arrogante, santurrón, y mentía y engañaba constantemente, pero todavía me había tenido en alta consideración a mí misma

Si el juicio de Dios no hubiera caído sobre mí, no sé hasta dónde me habría hundido.

Me inclino ante Dios, agradecido por Su salvación de los últimos días.


A través del juicio de Dios, he visto Su justicia y santidad.

Me postro ante Él, aceptando con gusto Su juicio y castigo;

solo al entender la verdad y conocerme a mí mismo me doy cuenta de lo profundamente corrupta que está la gente.

Con tal carácter arrogante, engreído, egoísta y engañoso, ¿cómo soy digno de dar testimonio y servir a Dios?

Por más refinamiento o dolor que deba experimentar, aspiraré a que Dios me perfeccione.

El juicio de Dios me ha purificado y ahora vivo con una auténtica semejanza humana.

Sé que Cristo es la verdad, el camino y la vida, y seguiré firmemente a Dios hasta el final.

La gracia de la salvación de Dios es inconmensurable y daré la vida para devolverle Su amor, Su amor.

Anterior: 185 He visto a Dios

Siguiente: 188 Estoy decidido a dedicarme completamente a Dios

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro