117 Devolveré el amor de Dios

I

Durante muchos años he vagado

por el mundo y mi corrupción ha crecido.

Gracias a que Dios ha declarado verdades y me ha salvado,

he regresado a la casa de Dios.

He visto mi verdadero rostro

por medio del juicio y castigo de Dios.

Terriblemente corrompido por Satanás,

no tengo ni un poco de semejanza humana.

Me afanaba por la fama y la fortuna

mientras vivía según las filosofías y leyes satánicas.

Se siente un gran vacío al estar sumido en el pecado;

por fin he aprendido a buscar el camino verdadero.

Al seguir a Dios, he soportado tanta persecución

y dificultades que he visto las raíces malignas del hombre.

Odio mi profunda corrupción

y me propongo buscar la verdad

y vivir con semejanza humana.

II

En esta era malvada toda la humanidad vive en la oscuridad.

Las verdades de Dios son como una luz viva

que ilumina este mundo oscuro.

Ahora que Dios me ha salvado

aún debo aspirar a transformar mi carácter.

Sin ninguna realidad de la verdad,

¿cómo podría ser apto para que

Dios me utilice y dar testimonio de Él?

Por más refinamiento o dolor que deba experimentar,

aspiraré a que Dios me perfeccione.

El juicio de Dios me ha purificado

y ahora vivo con una auténtica semejanza humana.

Sé que Cristo es la verdad, el camino y la vida,

y seguiré firmemente a Dios hasta el final.

La gracia de la salvación de Dios es inconmensurable

y daré la vida para devolverle Su amor, Su amor.

Anterior: 116 El amor de Dios despierta mi corazón

Siguiente: 118 La verdad de las palabras de Dios es preciosísima

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro