185 He visto a Dios

1 Oí la voz de Dios y regresé ante Él. Grité Su nombre en la oración, como si estuviera regresando a mi propia madre. Dios conocía el dolor de mi corazón; sabía lo que anhelaba realmente. Las palabras de Dios alimentaron mi sediento corazón; probé su dulzor de Sus palabras y experimenté la calidez de Su familia. El juicio de las palabras de Dios reveló la corrupción del hombre, y por fin comprendí que rebosaba de carácter satánico y vivía sólo para la carne. Creía en el Señor nada más que para recibir bendiciones, para buscar fama y fortuna. Hacía mucho que había perdido mi conciencia de ser humano. Las palabras de juicio me despertaron y fue entonces cuando encontré mi rumbo en la vida. Cristo es el amado de mi alma y deseo de corazón seguirle.

2 El juicio de Dios me proporciona mucha experiencia, y cada una de Sus palabras penetra mi corazón como una espada. Yo, tan arrogante como era, agaché la cabeza y me odié por ser tan egoísta y desprovisto de humanidad. He cambiado tan solo gracias al juicio de Dios. Estoy agradecido por el juicio de Dios, por haberme purificado y salvado. Aunque Sus palabras sean duras, todas se proclaman para salvar al hombre. Su corazón es tan amable y bueno. Cada una de Sus palabras revela Su carácter justo y hace surgir veneración en mi corazón. Mi carácter corrupto se purifica y me presento cara a cara ante Dios. Saboreo Sus palabras todos los días; vivo delante de Él, y mi corazón está lleno de gozo y paz. El amor de Dios es tan verdadero, tan real; Él merece la alabanza del hombre. Deseo amar a Dios y dar testimonio de Él para siempre estar a Su lado.

Anterior: 184 El reino

Siguiente: 186 Veo exactamente lo auténtico que es el amor de Dios

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

9. Tener fe significa confiar en Dios

¿Podría realmente ser tan serio como “en lo profundo de tu corazón se estará desarrollando de hecho una batalla a vida o muerte”? No fue hasta más tarde, por medio de mi experiencia real, que obtuve la muestra de que practicar la verdad realmente no es fácil.

80. Pasar la flor de la juventud en la cárcel

Sin la salvación de Dios, mis ojos todavía estarían tapados y mis emociones atrapadas, pero experimentar la obra Dios me hizo entender la esencia de lo que significa “ayudarnos el uno al otro” y me mostró la verdad de la amistad, del amor, del cariño familiar. Vi que sólo las palabras de Dios son la verdad, y que solamente viviendo por las palabras de Dios podríamos escapar de la influencia de Satanás, y que sólo comportándonos de acuerdo con la verdad podríamos tener una vida significativa.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp