130 Vivo en la presencia de Dios

1 Todos los días guardo silencio en la presencia de Dios, contemplando y meditando en Su palabra. Al examinarme a mí mismo veo que todavía existen muchas corrupciones en mis pensamientos y mi lenguaje. A menudo presumo cuando hablo o hago cosas para que otros me admiren. Siempre busco quedar por encima de los demás, soy santurrón y arrogante, sin semejanza a un ser humano. Al enfrentarme al juicio y a la exposición de la palabra de Dios, me siento profundamente avergonzado. Puede parecer que me comporto bien, pero mi carácter no ha cambiado. No tengo realidad y sigo siendo muy arrogante; Dios me ha odiado durante mucho tiempo. Detesto haberme corrompido tan profundamente y deseo aceptar el juicio de Dios.

2 Guardo silencio en la presencia de Dios y busco Su voluntad en todas las cosas. Tengo comunión con Él en Sus palabras, entiendo la verdad y mi corazón se ilumina. Albergar conceptos erróneos cuando me encuentro con las personas, acontecimientos y cosas demuestra que no tengo realidad. Siempre me quejo, declaro mi inocencia y trato de justificarla, y no soy en absoluto obediente. Al entender la verdad, veo que la obra de Dios para purificar al hombre es muy real. Cuanto más en desacuerdo esté la obra con nuestras propias nociones, más verdad hay que buscar. Experimentar la palabra de Dios y entrar en la realidad supone estar de verdad cara a cara con Dios. Sin más confusión o limitación, experimento el amor de Dios.

3 Vivo en presencia de Dios y acepto Su escrutinio en todo momento. Uno tras otro, mis pensamientos y acciones aceptan el juicio y la purificación de la palabra de Dios. Con la obra y la guía del Espíritu Santo, mi corazón está tranquilo y relajado. Mi corazón venera a Dios y Él me protege; no ofenderé nunca más a Dios. A menudo, al tranquilizarme en la presencia de Dios, mi corazón teme a Dios y evita el mal. Practico la palabra de Dios y me conduzco según la verdad, amo y obedezco a Dios. La palabra de Dios me guía y me embarco en la senda correcta de la creencia en Dios. Al obtener la verdad, mi corrupción se purifica y alabo a Dios en mi corazón.

Anterior: 129 Tenemos que elegir nuestro propio sendero

Siguiente: 131 Le doy mi amor a Dios

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro