App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

104 Quiero amar a Dios más profundamente

Velocidad

104 Quiero amar a Dios más profundamente

I

El amor de Dios enternece mi corazón

y purifica mis ideas erradas.

Entiendo Su corazón y Su poderoso amor.

Desde ahora no me quejaré,

el amor perdido lo recuperé.

Dios me eleva a lo más alto;

recompensaré Su amos aunque tenga que morir.

Amo a Dios con todo mi corazón. Nunca me alejaré de Él.

El amor de Dios hacia hombre es tan real, tan verdadero.

No lo merezco, aunque renuncie a todo.

Quiero amar a Dios más profundamente.

No lo merezco, aunque renuncie a todo.

Quiero amar a Dios más profundamente.

II

El amor de Dios es tan real, y el mío, tan limitado.

Él viene a esta tierra inmunda para completar a la humanidad.

Él le da al hombre el camino de la vida eterna.

Él le da todo Su corazón al hombre; Su amor es tan grande.

Dios me eleva a lo más alto;

recompensaré Su amos aunque tenga que morir.

Amo a Dios con todo mi corazón. Nunca me alejaré de Él.

El amor de Dios hacia hombre es tan real, tan verdadero.

No lo merezco, aunque renuncie a todo.

Quiero amar a Dios más profundamente.

No lo merezco, aunque renuncie a todo.

Quiero amar a Dios más profundamente.

III

Deseo cumplir con todos mis deberes

para mostrarle a Dios mi amor

y buscar la verdad para reconfortar Su corazón.

Me aferraré a Su bondad y a Su amor;

me centraré en lo que me ha confiado.

Sufrimientos y refinamientos, nada significan;

a pesar de las tormentas, sigo amándolo.

El amor por Dios no se basa sólo en la conciencia;

no habría amor real sin pruebas.

Amo a Dios con todo mi corazón. Nunca me alejaré de Él.

El amor de Dios hacia hombre es tan real, tan verdadero.

No lo merezco, aunque renuncie a todo.

Quiero amar a Dios más profundamente.

No lo merezco, aunque renuncie a todo.

Quiero amar a Dios más profundamente.

Anterior:La plegaria del pueblo de Dios

Siguiente:Oh Dios, ¿sabes cuánto te anhelo?