Capítulo 35

Actualmente, todos los seres humanos, en distintos grados, han entrado en el castigo. Tal y como Dios dijo: “Avanzo con el hombre, codo con codo”. Esto es absolutamente cierto; sin embargo, las personas todavía son incapaces de comprender este punto plenamente. Como resultado, parte de la obra que han hecho ha sido innecesaria. Dios dijo: “las apoyo y las proveo de acuerdo con su estatura. Ya que los humanos son los personajes centrales de todo Mi plan de gestión, dedico más guía a aquellos a los que se les ha dado el papel de ‘humanos’ para que lo puedan interpretar de todo corazón y hacerlo lo mejor posible”, así como, “Sin embargo, me rehúso a criticar su conciencia directamente; más bien, las sigo guiando paciente y sistemáticamente. Después de todo, los humanos son débiles e incapaces de hacer cualquier obra”. El pensamiento de Dios es este: aun si al final Él fuera a exterminar a todos estos seres humanos, Su obra en la tierra continuaría de acuerdo con Su plan original. Dios no lleva a cabo obra inútil; todo lo que Dios hace es bueno. Como dijo Pedro: “Aun si Dios estuviera jugando con los seres humanos como si fueran juguetes, ¿qué queja tendrían estos? ¿Qué derecho tendrían?”. En la actualidad, ¿no es esto lo que Dios está logrando con la humanidad? ¿Realmente pueden los seres humanos tener tal punto de vista? ¿Por qué Pedro, que vivió hace varios miles de años, pudo decir tal cosa, mientras que los “Pedros” de hoy, que viven en esta época modernizada y de alta tecnología, no pueden hacerlo? Soy incapaz de decir con certeza si la historia está progresando o retrocediendo, y nadie puede responder todavía la pregunta de si la ciencia está avanzando o retrocediendo. Todo lo que Dios ha hecho en la humanidad ha tenido como objetivo hacer que los seres humanos sean positivos y permitirles madurar. ¿Acaso las personas no pueden comprender esto? Todo lo que te haga ser negativo es una debilidad tuya, un punto vital de vulnerabilidad que Satanás atacará. ¿Ves esto claramente? ¿Por qué Dios habló de esta manera? “Yo imploro a [la humanidad] con toda seriedad y sinceridad. ¿En verdad son incapaces de hacer lo que pido?”. ¿Qué quieren decir estas palabras? ¿Por qué hizo Dios esta pregunta? Muestra que la humanidad tiene demasiados aspectos negativos y un solo factor negativo es suficiente para hacer que los seres humanos tropiecen. Podrías también echar un vistazo y ver qué remanente negativo traerá. Todo lo que Dios hace, lo hace en aras de perfeccionar a la humanidad. ¿Requieren estas palabras una mayor explicación? ¡No! ¡Según Yo lo veo, no hay necesidad! Puede decirse que los seres humanos han sido poseídos por Satanás, pero sería mucho mejor decir que los humanos han sido poseídos por la negatividad. Esta es una manifestación de la humanidad, un apéndice de la carne del hombre. Por lo tanto, todas las personas caen inconscientemente en la negatividad y, subsecuentemente, en el castigo. Esta es una trampa que Dios preparó para la humanidad y, en este momento, es lo que los seres humanos sufren más. Debido a que las personas moran en la negatividad, les es difícil escapar al castigo. ¿No son así exactamente las cosas en estos días? Pero cómo pueden los seres humanos ignorar las palabras de Dios “Hoy en día, Satanás está rampante al extremo. ¿Por qué no aprovecho esta oportunidad para hacer alarde del enfoque de Mi obra con el fin de revelar Mi poder?”. Digo unas cuantas palabras como recordatorio y, de inmediato, las personas de las iglesias entran en el castigo. Esto es porque, después de dos meses de la obra de Dios, las personas todavía necesitan transformarse substancialmente por dentro. Simplemente analizan las palabras de Dios con su mente; sin embargo, su estado realmente no ha cambiado en absoluto. Siguen siendo negativas. Siendo esto así, cuando Dios menciona que el tiempo de castigo está cerca, las personas de inmediato se angustian más, y piensan: “No sé si soy predestinado por Dios, y tampoco sé si puedo permanecer firme bajo este castigo. Es aún más difícil saber qué métodos usará Dios para castigar a las personas”. Todos los seres humanos tienen miedo al castigo, pero son incapaces de cambiar. Ellos simplemente sufren en silencio, pero también tienen miedo de no poder permanecer firmes. En tales circunstancias, sin el castigo que caiga sobre ellos y sin el tormento de las palabras, los seres humanos han entrado inconscientemente en el castigo. Así pues, todos ellos están nerviosos e inquietos. A esto se le llama “cosechar lo que han sembrado”, porque los seres humanos no entienden la obra de Dios en absoluto. De hecho, Dios no está interesado en desperdiciar más palabras en estas personas; Dios parece haber adoptado una manera diferente de tratar con ellas, una forma que no es verdadero castigo. Es como cuando una persona atrapa a un pollito y lo levanta para ver si es una gallina o un gallo; esto podría no parecer un asunto importante, pero, no obstante, el pollito estará tan aterrado que luchará por liberarse, como si, aterrorizado, su dueño fuera a matarlo y a comérselo. Esto se debe a que el pollito no tiene conocimiento de sí mismo. ¿Por qué alguien mataría y se comería a un pollito que solo pesa unas cuantas onzas? ¿No sería eso absurdo? Eso es exactamente como Dios dijo: “¿Por qué, entonces, las personas me evitan constantemente? ¿Es porque las voy a tratar como polluelos, para matarlas tan pronto como sean atrapadas?”. Por lo tanto, todo el sufrimiento humano es una devoción “desinteresada” y puede decirse que es un precio inútil que pagar. Es porque las personas no se conocen a sí mismas que sienten miedo; como resultado, no pueden arriesgar su vida. Esta es la debilidad de la humanidad. Las palabras pronunciadas por Dios “Al final, deja que los seres humanos se conozcan a sí mismos. Este es Mi objetivo final”, ¿están pasadas de moda? ¿Quién se conoce realmente a sí mismo? Si alguien no se conoce a sí mismo, entonces ¿qué le da el derecho a ser castigado? Tomemos a los corderos, por ejemplo. ¿Cómo pueden ser sacrificados si no han llegado a ser ovejas? ¿Cómo puede un árbol que no ha dado fruto ser disfrutado por los seres humanos? Todos ponen demasiada importancia en la “vacuna”. Así pues, las personas están haciendo la obra de ayunar y les está dando hambre. Este es un ejemplo de cosechar lo que han sembrado, de hacerse daño a sí mismos y no de la brutalidad o inhumanidad de Dios. Si, un día, los seres humanos de repente llegan a conocerse a sí mismos y tiemblan de miedo ante Dios, entonces Dios comenzará a castigarlos. Solo de esta manera los seres humanos abrazarán la adversidad, obedientes de corazón y de palabra. Pero ¿qué hay en cuanto al presente? Todas las personas son castigadas contra su voluntad, como niños que son obligados a preparar una comida. Siendo esto así, ¿cómo pueden no sentirse inquietos? Todos piensan, “¡Oh, bueno! ¡Siempre y cuando esté siendo castigado, bien podría también inclinar la cabeza y declararme culpable! ¿Qué puedo hacer? Incluso si estoy llorando, todavía tengo que satisfacer a Dios; entonces, ¿qué puedo hacer? ¿Quién fue quien me dijo que caminara directamente a esta senda? ¡Oh, bueno! ¡Simplemente voy a achacárselo a mi mala suerte!”. ¿No es así como piensan las personas?

Como dijo Dios: “La humanidad se porta bien; nadie se atreve a oponerse a Mí. Todos están bajo Mi guía, llevando a cabo el trabajo que he asignado”. Esto basta para mostrar que ni un solo ser humano es castigado voluntariamente, y, más, que este castigo viene de Dios, porque todos los seres humanos quieren vivir en el ocio y no en la confusión y el caos. Dios dijo, “¿Quién no teme a la muerte? ¿Pueden las personas verdaderamente arriesgar su vida?”. Esto es absolutamente correcto; todos tienen miedo de morir, excepto, por supuesto, cuando están consumidos por la ira o la desesperación. Esta es la esencia de la humanidad y es sumamente difícil de resolver. Hoy Dios ha venido precisamente a resolver este predicamento. Todos los humanos son impotentes, así que Dios ha establecido específicamente entre ellos un hospital especializado donde pueden ser curados de esta enfermedad. Las personas no se pueden librar de las trampas de esta enfermedad, razón por la cual están tan ansiosas porque su boca está inflamada y su vientre está hinchado. Con el tiempo, el volumen de gas de su abdomen aumenta, lo cual provoca un aumento en la presión y, finalmente, su estómago revienta y todos mueren. Así pues, Dios habrá curado entonces este grave padecimiento humano porque todos habrán muerto. ¿No es esto una cura para la condición humana? Dios ha venido deliberadamente a llevar a cabo esta obra. Como a las personas les da mucho miedo la muerte, Dios mismo ha venido a llevar a cabo esta obra con los seres humanos; como tienen tan poco valor, Él primero les ha dado una demostración para que la vean. Las personas solo están dispuestas a obedecer después de haber visto el precedente de Dios. Por esta razón, Dios dijo: “Como nadie podría llevar a cabo Mi obra, he puesto los pies en el campo de batalla en persona con el fin de entablar una lucha de vida o muerte con Satanás”. Esta es una batalla decisiva así que o bien el pez muere o la red se rompe. Todo esto es seguro. Ya que el espíritu triunfará al final, la carne debe, inevitablemente, ser tomada por la muerte. ¿Entiendes las implicaciones de esto? Sin embargo, no seas demasiado sensible. Tal vez el enunciado de arriba es sencillo o tal vez es complejo. Como sea, los seres humanos no lo pueden comprender, eso es seguro. Al sufrir, los seres humanos pueden aceptar el refinamiento de la palabra de Dios, y podría decirse que esa es su buena fortuna o su mala fortuna. Sin embargo, aún me gustaría emitir un recordatorio de que la intención de Dios es, después de todo, correcta, a diferencia de las intenciones de los seres humanos, que siempre están haciendo planes y arreglos para su propio beneficio. Esto debe quedar muy claro; no caigas en una reflexión interminable. ¿No es esto precisamente la debilidad de los seres humanos? Todos son así; en vez de tener un gran amor por Dios, tienen un gran amor por sí mismos. Él es un Dios celoso del hombre, así que Él siempre les exige. Cuanto más se amen las personas a sí mismas, más les exige Dios que lo amen y más estrictos Sus requerimientos para ellas. Es como si Dios estuviera tomándole el pelo a las personas intencionalmente. Si las personas lo aman verdaderamente, Él parece no reconocerlas. Debido a esto, se rascan la cabeza y caen en una reflexión profunda. Esta es una narrativa del carácter de Dios, solo una breve mención de una o dos cosas. Esta es la voluntad de Dios. Es lo que Dios exige que las personas sepan y es imperativo. Es una nueva tarea y las personas deben trabajar duro en ello para abrirse camino y tener un nuevo progreso. ¿Entiendes esto? ¿Necesitas que diga más sobre el tema?

Acerca de las eras anteriores, Dios dijo: “Ni una sola persona fue escogida por Mí; todas fueron rechazadas por Mi carta silenciosa. Esto se debe a que las personas en el pasado no me sirvieron de forma exclusiva; por lo tanto, tampoco las amé exclusivamente. Tomaron los ‘regalos’ de Satanás y después se dieron la vuelta y me los ofrecieron. ¿No fue esto calumnia en Mi contra?”. ¿Cómo se pueden explicar estas palabras? Es como Dios dijo: “Todos los dones proceden de Satanás”. Las generaciones pasadas de apóstoles y profetas dependieron completamente de los dones para llevar a cabo su labor, y, a través de las eras, Dios ha usado sus dones para llevar a cabo Su obra. Por eso se dice que el servicio de todas las personas que tienen dones proviene de Satanás. Sin embargo, como Dios dice, “Yo uso la treta de Satanás como Mi contraste”, y esto se debe a Su sabiduría. Así pues, Dios ha denominado al servicio de las personas que tienen dones “regalos de Satanás”, y se debe solo a que pertenecen a Satanás, que Dios llama a está acción “calumnia”. Esta no es una acusación sin fundamento contra los humanos; por el contrario, es una explicación bien fundada y apropiada. Por esta razón, Él dijo: “No revelé Mi disgusto; más bien, traté de convertir su maquinación para Mi propio uso agregando estos ‘regalos’ a los materiales de Mi gestión. Posteriormente, una vez que hubieran sido procesados por la máquina, quemaría la escoria interna”. Esto es lo maravilloso de la obra de Dios. Este punto concuerda menos con las nociones humanas porque nadie pensaría que aquellos que gobiernan como reyes no son personas con dones o que son personas sin dones a quienes Dios ama. Como se puede ver, todas las ideas o esperanzas de Witness Lee y Watchman Nee se han convertido en cenizas, y lo mismo ocurre con las personas de la actualidad que tienen dones. Ahora, Dios ha comenzado esta obra y poco a poco está retirando la totalidad de la obra del Espíritu Santo en los seres humanos que sirven como un contraste a Su obra. Cuando la obra de Dios esté completamente terminada, todas estas personas regresarán a su lugar original. Sin embargo, insto a los seres humanos a no actuar imprudentemente debido a Mis palabras. Debes seguir el curso natural de las cosas de acuerdo con los pasos de la obra de Dios para no interrumpirla. ¿Entiendes este punto? Porque estos son los pasos y el método de la obra de Dios. Cuando Dios “procese” estos “regalos” y los vuelva “productos terminados”, todas Sus intenciones se harán evidentes y todos los regalos que le prestan servicio serán eliminados; sin embargo, lo que Dios disfrutará son los productos terminados. ¿Entiendes esto? Lo que Dios quiere son productos terminados, no los abundantes regalos que los seres humanos le ofrecen. Solo cuando todos han asumido su lugar apropiado —es decir, cuando Dios ha regresado a Su posición original y el diablo también se ha sentado en su propio asiento, al igual que los ángeles, sin excepción— solo entonces aparecerá una sonrisa de satisfacción en el rostro de Dios, porque Sus intenciones se habrán cumplido y Su meta se habrá alcanzado. Dios ya no buscará “ayuda” del “diablo” porque las intenciones de Dios se habrán revelado abiertamente a los seres humanos y estos nunca más serán obligados a transmitirlas. En este momento, el cuerpo carnal de las personas se hará uno con su espíritu. Esto es lo que Dios les revela a los seres humanos; es el destino final del espíritu, el alma y el cuerpo. Es un resumen del significado original de “humanidad”. Esto no necesita ser investigado en detalle; basta con saber una o dos cosas al respecto. ¿Entiendes?

Anterior : Capítulo 33

Siguiente : Capítulo 36

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Capítulo 32

Cuando las personas se reúnen conmigo, Mi corazón se llena de gozo. De inmediato, Yo concedo las bendiciones de Mi mano entre los hombres,...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro