75 El juicio de la palabra de Dios es para salvar al hombre

Aunque Dios te ha dicho muchas palabras de castigo, de juicio,

no lo ha hecho con actos, no, no lo ha hecho así sobre ti.

Dios vino a hacer Su obra y a decir palabras.

Aunque sean severas, las dice para juzgar tu corrupción, tu rebeldía.

Dios no actúa de este modo para dañar al hombre,

sino para salvarlo de Satanás.

Sus palabras son duras para obtener resultados.

Sólo obrando así puede el hombre conocerse a sí mismo,

puede librarse de su carácter rebelde.

Aunque las palabras de Dios sean severas, son para salvar al hombre,

ya que Dios sólo dice palabras, no castiga la carne.

Las palabras te ayudan a vivir en la luz,

saber que la luz existe y es preciada,

saber que son buenas para el hombre,

y saber que Dios es la salvación.

La obra de las palabras significa

que el hombre puede conocer y practicar la verdad,

cambiar su carácter, conocerse a él y a la obra de Dios.

Sólo obrando al hablar puede fomentar la relación entre Dios y el hombre.

Sólo las palabras explican la verdad.

Es la mejor forma de conquistar al hombre.

Nada mejor que proferir palabras ayuda al hombre a conocer

toda la verdad y la obra de Dios.

Dios habla en la etapa final de Su obra

para revelar verdades ocultas, misterios,

hacer que el hombre obtenga el camino real, la vida,

y así complacer la voluntad de Dios.

Aunque las palabras de Dios sean severas, son para salvar al hombre,

ya que Dios sólo dice palabras, no castiga la carne.

Las palabras te ayudan a vivir en la luz,

saber que la luz existe y es preciada,

saber que son buenas para el hombre,

y saber que Dios es la salvación.

Adaptado de La Palabra, Vol. I. La aparición y obra de Dios. Debes dejar de lado las bendiciones del estatus y entender la voluntad de Dios para traer la salvación al hombre

Anterior: 74 El juicio y el castigo de Dios son para salvar al hombre

Siguiente: 76 Dios se hace carne en los últimos días para juzgar a toda la humanidad

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

85. Un tiempo de tortura brutal

Sin la salvación de Dios, no habría tomado el camino correcto en la vida; sólo me habría hecho cada vez más degenerado, y me habría convertido en escoria sucia que al final sería maldecida por Dios. Ha sido el juicio justo de Dios lo que me ha salvado, y un refinamiento despiadado lo que me ha cambiado.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp