Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

479 La semejanza de aquellos que son usados por Dios

Dios usa personas que parecen distintas.

No parecen racionales ni tener buenas relaciones.

Pero no hablan a la ligera, sino con propiedad.

Y su corazón siempre está en calma ante Dios.

I

Los usados por Dios

no muestran amor exterior ni quieren impresionar.

Pero al hablar de espiritualidad,

abren su corazón y a todos dan

con generosidad la iluminación

que lograron por su experiencia ante Dios.

Así demuestran su amor por Dios

y satisfacen la voluntad de Dios.

Son animados, adorables e inocentes,

pero poseen cierta calma.

Esta es la semejanza de los usados por Dios.

II

Los usados por Dios,

si sufren calumnias y ridículo,

pueden no ser controlados

por personas o situaciones externas

y mantenerse apacibles ante Dios.

Tales personas parecen tener su propia visión interior.

Sin importar lo que otros hagan,

su corazón nunca deja a Dios.

Son animados, adorables e inocentes,

pero poseen cierta calma.

Esta es la semejanza de los usados por Dios.

III

Los usados por Dios,

cuando otros hablan con alegre descuido,

permanecen calmos y oran a Dios,

buscan Sus intenciones o piensan en Su palabra.

No les preocupa mantener

relaciones correctas con otros.

Tales personas no parecen tener

una filosofía de vida.

Son animados, adorables e inocentes,

pero poseen cierta calma.

Esta es la semejanza de los usados por Dios.

IV

El criterio de Dios al usar al hombre es

que pueda volver su corazón hacia Él,

anhelando Su palabra, buscando la verdad.

Tales personas pueden ser iluminadas,

ganar la obra del Espíritu Santo.

Son animados, adorables e inocentes,

pero poseen cierta calma.

Esta es la semejanza de los usados por Dios.

Adaptado de ‘Es muy importante establecer una relación adecuada con Dios’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior:Cómo callar ante Dios

Siguiente:Cuando abres tu corazón a Dios