240 Sólo viviendo la realidad puedes dar testimonio

I

Los que poseen la verdad,

mantienen su testimonio en su experiencia,

firmes en su posición, del lado de Dios,

sin retirarse nunca, obedientes hasta la muerte,

siendo normales con aquellos que aman a Dios.

Tu práctica y expresiones

en la vida son testimonio de Dios,

lo que el hombre debería vivir.

Eso es disfrutar del amor de Dios.

Si lo logras, el fruto lo conseguirás.

II

Estás poseído de vivir realmente,

cada acto es admirado por los demás.

Tu apariencia es ordinaria,

pero vives una vida de piedad.

Cuando compartes Su palabra, Dios te ilumina.

Tu práctica y expresiones

en la vida son testimonio de Dios,

lo que el hombre debería vivir.

Eso es disfrutar del amor de Dios.

Si lo logras, el fruto lo conseguirás.

III

Puedes transmitir Su voluntad con tus palabras,

y la realidad, entiendes el servicio en espíritu.

En tu discurso eres sincero,

decente y honrado, nada de alborotos;

de obedecer Sus planes eres capaz,

mantenerte firme en tu testimonio.

Las cosas afrontas, sereno y calmado.

Esa es la clase de ser humano

que ha visto realmente el amor de Dios.

Tu práctica y expresiones

en la vida son testimonio de Dios,

lo que el hombre debería vivir.

Eso es disfrutar del amor de Dios.

Si lo logras, el fruto lo conseguirás.


Adaptado de ‘Los que aman a Dios vivirán siempre en Su luz’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 239 Los testigos de Dios deben cambiar de carácter

Siguiente: 241 Ofrece tu lealtad en la casa de Dios

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro