135 Anhelando a Dios

Ver a Dios partir me rompe el corazón.

Mi mente ve el pasado, Sus enseñanzas hacen eco en mí.

No estoy triste, no me preocupo.

Al partir, mi corazón tiene palabras que decir.

¡Oh Dios, oh Dios, querido Dios!

¿Cuándo te veré otra vez?

¿Cuándo escucharé Tus palabras otra vez?

¡Querido Dios!

Anhelo a Dios; en mi corazón, remordimiento.

Con tantas transgresiones

que son muy difíciles de compensar.

Sus palabras juzgan, y me consuelan, me exhortan.

Pacientemente Él me enseña, me guía en cada paso.

¡Oh Dios, oh Dios, querido Dios!

Nuestros corazones te añoran.

Anhelamos estar contigo otra vez.

¡Querido Dios!

Anhelo la gracia de Dios y lo añoro.

Siento Su amor mientras ando con Él por peligros.

En mis dificultades, llevo Sus palabras

para estar firme en mi testimonio, victorioso sobre Satanás.

Puedo hablar de nuestros momentos y no parar.

Pero mis ojos se llenan de lágrimas y no tengo palabras.

Recuerdo la exhortación de Dios; está en mi corazón.

Hasta el fin de la tierra, hasta el fondo del mar,

no importa cuán duro o demandante sea el viaje,

no me desviaré de completar mi misión.

Anterior: 134 Ojalá esté siempre con Dios

Siguiente: 136 Cómo desearía estar con Dios todos los días

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

La obra en la Era de la Ley

La obra que llevó a cabo Jehová en los israelitas estableció entre la humanidad el lugar de origen terrenal de Dios, que también era el...

El suspiro del Todopoderoso

Hay un enorme secreto en tu corazón del que nunca has sido consciente porque has estado viviendo en un mundo sin luz. El maligno se ha...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp