269 Amaré a Dios toda la eternidad

1 ¡Oh, Dios! Tus palabras me llaman de vuelta a Ti, acepto formarme en Tu reino día y noche. Tantas veces que fui débil y negativo, Tus palabras me calmaron y me apoyaron. Tantas veces que caí en la tentación, me salvaste y guiaste maravillosamente. Y tantas veces que fui buscado y perseguido por el PCCh, fue la gran fuerza que me concediste lo que me protegió en secreto. Me guiaste a través de muchas dificultades y peligros. Me hiciste compañía entre sufrimientos y tribulaciones. Ahora sé que me has amado.

2 ¡Oh, Dios! A través del juicio he visto Tu verdadero amor. He visto que tu justo carácter es realmente hermoso. Tantas veces que obré sólo por el estatus, Tú me podaste y me trataste. Tantas veces que fui arrogante y engreído, Tú me reprendiste y me golpeaste. A través de las pruebas y el refinamiento he aprendido a obedecerte. Al crecer en Tu palabra, vivo una semejanza humana. Oh, Dios, te amaré por siempre. Sea bendecido o maldecido, obedeceré Tu soberanía y disposiciones. Te daré mi verdadero amor y no te haré esperar. Te daré mi puro amor y permitiré que lo disfrutes. Te daré todo mi amor y dejaré que lo obtengas de mí. Te amaré por siempre. Mi deseo es satisfacerte.

Anterior : 268 Ojalá esté siempre con Dios

Siguiente : 270 El amor de Dios es tan real

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

13. En la cárcel en la plenitud de la juventud

Quizás para muchos, esos años están llenos de bonitos recuerdos, pero lo que nunca habría esperado era pasar la plenitud de mi propia juventud en la cárcel. Podrías mirarme de forma extraña por esto, pero no me arrepiento de ello.

Dios mismo, el único V

La santidad de Dios (II)Hoy, hermanos y hermanas, cantemos un himno. Encontrad uno que os guste y cantáis habitualmente. (Nos gustaría...

El nombre de Dios puede cambiar, pero Su esencia nunca cambiará.

Están aquellos que dicen que Dios es inmutable. Eso es correcto, pero se refiere a la inmutabilidad del carácter y la esencia de Dios. Los cambios en Su nombre y obra no demuestran que Su esencia se haya alterado; en otras palabras, Dios siempre será Dios, y esto nunca cambiará.

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro