269 Amaré a Dios toda la eternidad

1 ¡Oh, Dios! Tus palabras me llaman de vuelta a Ti, acepto formarme en Tu reino día y noche. Tantas veces que fui débil y negativo, Tus palabras me calmaron y me apoyaron. Tantas veces que caí en la tentación, me salvaste y guiaste maravillosamente. Y tantas veces que fui buscado y perseguido por el PCCh, fue la gran fuerza que me concediste lo que me protegió en secreto. Me guiaste a través de muchas dificultades y peligros. Me hiciste compañía entre sufrimientos y tribulaciones. Ahora sé que me has amado.

2 ¡Oh, Dios! A través del juicio he visto Tu verdadero amor. He visto que tu justo carácter es realmente hermoso. Tantas veces que obré sólo por el estatus, Tú me podaste y me trataste. Tantas veces que fui arrogante y engreído, Tú me reprendiste y me golpeaste. A través de las pruebas y el refinamiento he aprendido a obedecerte. Al crecer en Tu palabra, vivo una semejanza humana. Oh, Dios, te amaré por siempre. Sea bendecido o maldecido, obedeceré Tu soberanía y disposiciones. Te daré mi verdadero amor y no te haré esperar. Te daré mi puro amor y permitiré que lo disfrutes. Te daré todo mi amor y dejaré que lo obtengas de mí. Te amaré por siempre. Mi deseo es satisfacerte.

Anterior: 268 Ojalá esté siempre con Dios

Siguiente: 270 El amor de Dios es tan real

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro