App de la Iglesia de Dios Todopoderoso

¡Escucha la voz de Dios y recibe el regreso del Señor Jesús!

Invitamos a los buscadores de la verdad a contactar con nosotros.

Seguir al Cordero y cantar nuevos cánticos

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Ancho de página

0 Resultado(s) de búsqueda

No se encuentra los resultados.

`

68. Adonde vayas, estaré unido a Ti

I

Te he dado mi corazón. No amo a nadie excepto a Ti.

Mi amor por Ti es un río profundo, mi más preciado amor.

Deseo seguirte por el resto de mi vida, lo juro solemnemente.

El refinamiento doloroso me rompe el corazón.

Tus palabras majestuosas me han conquistado.

He visto Tu hermosura, conozco Tu reverencia.

Tantas veces has sido estricto conmigo.

Sólo después de esconder mis lágrimas entendí

que eres el más preciado.

No quiero nada excepto a Ti.

Estoy dispuesto a dar mi vida para amarte.

Voy a amarte hasta el final, hasta el final,

y ver el día en que Tú obtengas Tu gloria, Tu gloria.

Incluso con dolor, y si Satanás me asedia,

no me arrepentiré de amarte. Te doy todo lo que soy.

Adonde vayas, estaré unido a Ti.

Y espero, oh, cómo espero verte.

Oh sí, cómo espero verte.

II

¿Cómo no poder amarte? Eres el más preciado.

Mi amor por Ti es fiel y nada puede resistirlo.

Mi amor es un árbol con raíces profundas junto al río.

No teme cuando hace calor.

No se marchita durante la sequía.

Sufro por mi amor por Ti. No me preocupo por el mañana.

Sean vientos o tempestades, lo absorbo todo por Ti.

Sufro desgracias para ser Tu testigo.

Te ofrezco lo que tengo para devolverte Tu gran amor.

Voy a amarte hasta el final, hasta el final,

y ver el día en que Tú obtengas Tu gloria, Tu gloria.

Incluso con dolor, y si Satanás me asedia,

no me arrepentiré de amarte. Te doy todo lo que soy.

Adonde vayas, estaré unido a Ti.

Y espero, oh, cómo espero verte.

Oh sí, cómo espero verte.

III

Mi corazón arde en mí. Deseo crecer más rápido,

para amarte puramente y darte todo lo que soy.

Lloro con amargura y oro. No soporto decepcionarte.

Debo limpiar mis impurezas y unirme a Tu banquete.

Qué ganas tengo de verte,

y que nunca nos volvamos a separar.

En una agonía indescriptible,

tengo Tus palabras que me consuelan.

El rechazo y el insulto, los acepto a ambos.

Pensar en Ti despierta mi amor.

Lo puedes oír en mi voz al orar.

Incluso con dolor, y si Satanás me asedia,

no me arrepentiré de amarte. Te doy todo lo que soy.

Adonde vayas, estaré unido a Ti.

Y espero, oh, cómo espero verte.

Oh sí, cómo espero verte.

Anterior:Avanzando contigo a través del viento y la lluvia

Siguiente:Mi corazón no deseará nada más

También podría gustarte