235 Arrepentirme y Empezar de Nuevo

1 ¿Por qué no me desperté? Puse todo de mí para buscar estatus y prestigio. Sólo me concentré en el trabajo y la prédica, pero no practiqué ni experimenté las palabras de Dios. ¿Por qué no me desperté? Trabajé duro sólo por las recompensas. Lleno de deseos y exigencias extravagantes, era tan egoísta y despreciable. Las palabras de Dios me llamaron muchas veces, pero endurecí mi corazón e hice la vista gorda. Mi corazón estaba lleno de deseos egoístas, ¿cómo podría haber notado las exhortaciones de Dios? ¡Oh Dios! Mis acciones te han herido profundamente. Estoy demasiado avergonzado para vivir en Tu presencia, disfrutando de Tu amor. No puedo soportar recordar las cosas del pasado, era pura rebeldía y fealdad. Era arrogante, engreído, desenfrenado y temerario, daba rienda suelta a mi carácter satánico. Mis transgresiones atormentan mi conciencia, lloro durante mis confesiones, ¿cómo puedo compensar el tiempo que perdí?

2 Solo gracias al juicio fui capaz de entender que era un hipócrita. Muchas veces juré amor eterno, pero no pude resistir la prueba. Muchas veces me arrepentí y oré, diciendo que me había convertido en una persona nueva, pero era mentira. Solo a través del juicio pude ver claramente que sin practicar la verdad, se quedaría al descubierto al final. Al pasar por pruebas rigurosas me arrepentí profundamente, llegué a detestar mi profunda corrupción y mi falta de humanidad. Caigo ante Dios, lleno de remordimiento, me haré de nuevo para consolar el corazón de Dios. ¡Oh Dios! Mis acciones te han herido profundamente. Estoy demasiado avergonzado para vivir en Tu presencia, disfrutando Tu amor. Solo dese0 dedicarme completamente a cumplir bien con mi deber. No puedo soportar decepcionarte de nuevo. Deseo ponerme en Tus manos, obedecer Tus arreglos y reglas. Me decido a practicar la verdad, aceptar Tu juicio y purificación, llevar a cabo mi deber para retribuir Tu amor por mí.

Anterior: 234 Convertirse en un hombre nuevo para reconfortar el corazón de Dios

Siguiente: 236 Finalmente estoy viviendo una semejanza humana

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro