906 La vida del hombre está totalmente bajo la soberanía de Dios

I

Si una persona en el destino cree, pero no puede conocer;

si una persona en el destino cree, pero no puede reconocer;

si una persona en el destino cree, pero no puede someterse

ni aceptar la soberanía del Creador

sobre el destino del hombre,

su vida será trágica, vivirá la vida en vano,

su vida estará vacía, no se someterá a Su dominio,

no será un ser creado, una criatura de verdad,

y no gozará de Su aprobación, nunca la disfrutará.

Quien conoce la soberanía de Dios debe estar activo.

Quien ve la soberanía de Dios no debe estar pasivo.

Todo tiene su destino, entiende lo que significa:

La vida del hombre está bajo Su soberanía.

II

Cuando uno recuerda las fases de su viaje,

cuando uno mira el camino por el que pasó,

uno ve que, a cada paso, por la senda lo guiaba Dios.

Ya fuera el camino llano o fuera escabroso,

Dios lo planeaba meticulosamente.

Uno ha sido guiado hasta hoy sin saberlo.

Qué gran fortuna es recibir Su salvación,

aceptar la soberanía del Creador.

Quien conoce la soberanía de Dios debe estar activo.

Quien ve la soberanía de Dios no debe estar pasivo.

Todo tiene su destino, entiende lo que significa:

La vida del hombre está bajo Su soberanía.

III

El que percibe la soberanía de Dios,

desea con más empeño someterse

a todo lo que Dios planeó,

obedecer todos Sus arreglos.

El que percibe la soberanía de Dios,

tiene determinación y confianza

para dejar de rebelarse contra Dios,

aceptar lo que Él dispone.

Quien conoce la soberanía de Dios debe estar activo.

Quien ve la soberanía de Dios no debe estar pasivo.

Todo tiene su destino, entiende lo que significa:

La vida del hombre está bajo Su soberanía.


Adaptado de ‘Dios mismo, el único III’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior : 905 El hombre crece bajo la protección de Dios

Siguiente : 907 Todas las cosas viven en las normas y leyes de Dios

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

85. La transformación de un hombre caído

Sin la salvación de Dios, no habría tomado el camino correcto en la vida; sólo me habría hecho cada vez más degenerado, y me habría convertido en escoria sucia que al final sería maldecida por Dios. Ha sido el juicio justo de Dios lo que me ha salvado, y un refinamiento despiadado lo que me ha cambiado.

Capítulo 4

Todo Mi pueblo que sirve delante de Mí debería pensar en el pasado: ¿Estaba vuestro amor por Mí manchado de impureza? ¿Era vuestra lealtad...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro