54 Lo que anhela mi corazón

El largo camino de la vida

está lleno de viento, lluvia y cambios.

Los largos años son duros y desolados.

Las nubes negras crean un abismo.

Satanás domina, tan despiadado,

reina como un tirano y no deja pensar.

Tentado, el hombre pierde la dirección,

busca fama y fortuna, lleno de heridas,

herido y sin semejanza humana,

con el corazón y el cuerpo cansados,

sin fuerzas para luchar, descorazonado.

No tiene adónde ir, dolorido y perplejo.

Ansío encontrar una tierra pura y de verdad.

Viajo por todo el mundo buscándola.

Entristecida, oro con sinceridad

y espero que el Señor me quite la pena.


Los siete truenos resuenan.

Cristo de los últimos días aparece y obra.

Oí las palabras de Dios y vine ante Él,

las disfruto, conozco la verdad.

Las palabras de Cristo me alimentan.

He sentido el amor de Dios.

Las pruebas, el dolor y refinamiento

enriquecen la vida al crecer.

Al ser juzgada, me libero de mi corrupción

y soy purificada y salvada.

Ya no habrá más lágrimas ni angustia.

Me arrodillo ante Dios, le muestro mi corazón.

Dios me eligió por Su amor;

doy gracias por Su salvación.

Practico la verdad, vivo ante Él,

cumplo con mi deber y le devuelvo Su amor.

Dios me eligió por Su amor;

doy gracias por Su salvación.

Practico la verdad, vivo ante Él,

cumplo con mi deber y le devuelvo Su amor.

Cumplo con mi deber y le devuelvo Su amor.

Anterior: 53 Regresar ante Dios es la felicidad verdadera

Siguiente: 55 Tenemos la fortuna de encontrarnos con la venida de Dios

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Conéctate con nosotros en Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro