55 Tenemos la fortuna de encontrarnos con la venida de Dios

Tenemos la fortuna de encontrarnos con la venida de Dios; oímos Su voz.

Tenemos la fortuna de encontrarnos con la venida de Dios; asistimos al banquete del Cordero.

Conocemos a Dios Todopoderoso encarnado; vemos Sus maravillas.

Entendemos el misterio de la vida humana; las palabras de Dios Todopoderoso son las más preciosas.

Comemos y bebemos de las palabras de Dios; entender la verdad es verdaderamente un gozo.

A través del juicio de Dios, aunque sea amargo, viene la purificación.

Una vida de perseguir el amor de Dios no tiene arrepentimientos.


Qué vida tan bendecida; nos convertimos en personas que aman a Dios.

Qué vida tan bendecida; somos elogiados por Dios.

Cumplir con nuestro deber, dar testimonio de Dios y buscar la verdad es lo más significante.

¿Quién podría ser más afortunado? ¿Quién podría estar más bendecido?

Dios nos concede la verdad y la vida, y debemos vivir para Él.

Debemos vivir para Dios. Debemos vivir para Dios.

Obtenemos la verdad y damos testimonio de Dios para retribuirle Su amor.

Anterior: 54 Lo que anhela mi corazón

Siguiente: 56 El regreso

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro