Capítulo 98

Todas las cosas vendrán sobre cada uno de vosotros y os permitirán saber más sobre Mí y estar más seguros de Mí. Ellas os permitirán conocerme, el único Dios mismo, conocerme a Mí, el Todopoderoso, conocerme a Mí, el Dios mismo encarnado. Después, saldré de la carne y retornaré a Sion, a la buena tierra de Canaán; que es Mi residencia y Mi destino, la base donde creé todas las cosas. Ahora, ninguno de vosotros entiende el significado de las palabras que estoy diciendo; no hay una sola persona que pueda entenderlo. Sólo cuando todas las cosas os sean reveladas entenderéis por qué estoy diciendo estas palabras. No soy de este mundo y mucho menos soy de este universo, porque Yo soy el único Dios mismo. Yo sostengo todo el mundo-universo en Mi mano, Yo mismo estoy a cargo de él y las personas sólo pueden someterse a Mi autoridad, pronunciar Mi santo nombre, vitorearme y alabarme. Todas las cosas os serán gradualmente reveladas. Aunque nada está oculto, seguís sin poder comprender Mi forma de hablar o el tono de Mis palabras. Seguís sin entender de qué trata todo Mi plan de gestión. Por tanto, Yo os hablaré más adelante sobre todas las cosas que no entendéis en lo que Yo he dicho, porque para Mí, todas las cosas son sencillas y claras, mientras que para vosotros, son extremadamente difíciles, y simplemente no las entendéis en absoluto. Con este fin, cambiaré Mi método de hablar y ya no relacionaré las cosas cuando hable, sino que clarificaré cada punto uno por uno.

¿Qué significa resucitar a los muertos? ¿Significa morir en la carne y luego retornar al cuerpo después de la muerte? ¿Eso es lo que significa resucitar a los muertos? ¿Es así de sencillo? Yo soy el Dios todopoderoso; ¿qué sabes tú de esto? ¿Cómo lo comprendes? ¿Podría realmente tomarse de forma literal Mi resurrección de los muertos durante Mi primera encarnación? ¿Fue el proceso realmente como se describió en esos textos? Yo he dicho que si no hablo francamente y si no le digo a la gente las cosas con claridad, entonces nadie podrá entender el significado de Mis palabras. No ha habido una sola persona a lo largo de las eras que no pensara que la resurrección de los muertos fuera así. Desde el momento de la creación del mundo nadie ha entendido el significado real de esto. ¿Fui realmente clavado en la cruz? ¿Y, después de la muerte, salí de la tumba? ¿Ocurrió así de verdad? ¿Podía ser esto realmente cierto? Nadie a lo largo de las eras ha puesto ningún esfuerzo en esto, nadie ha llegado a conocerme a partir de esto y no hay una sola persona que no lo crea, todo el mundo piensa que es cierto. Ellos no saben que cada una de Mis palabras tiene un significado interior. Entonces, ¿qué es exactamente la resurrección de los muertos? (En el futuro cercano, experimentaréis esto, así que os lo digo de antemano). Ningún ser creado quiere morir, todos quieren vivir. Desde Mi perspectiva, la muerte de la carne no es una muerte real. Cuando Mi Espíritu es recuperado de una persona, esa persona muere. Por tanto, Yo llamo a todos esos demonios corrompidos por Satanás (los que no tienen fe, todos los incrédulos) los muertos. Desde el momento de la creación del mundo, le he dado Mi Espíritu a todos los que he escogido. Sin embargo, después de una fase que siguió al momento de la creación, las personas fueron ocupadas por Satanás durante un tiempo. Así que me fui y las personas empezaron a sufrir (el sufrimiento que Yo soporté cuando estaba encarnado y me clavaron en la cruz, tal como se ha hablado). Sin embargo, en el tiempo predeterminado por Mí (el tiempo en el que terminó el abandono de Mi pueblo), Yo rescaté al pueblo que había predestinado y, una vez más, puse Mi Espíritu en vosotros para que volvierais a la vida. Esto se llama “resurrección de los muertos”. Ahora bien, todos los que viven realmente en Mi Espíritu ya son trascendentes y todos ellos viven en el cuerpo. Sin embargo, pronto, vosotros desecharéis vuestro pensamiento, vuestras nociones y todos los enredos terrenales. Pero eso no es, como las personas imaginan, levantarse de los muertos después de sufrir. Que estéis viviendo ahora es la condición previa a vivir en el cuerpo es la senda necesaria para entrar en el mundo espiritual. La trascendencia de la humanidad normal de la que hablo significa no tener familia, esposa, hijos, ni necesidades humanas. Es únicamente concentrarse en vivir a Mi imagen, concentrarse únicamente en entrar dentro de Mí y no pensar en otras cosas fuera de Mí; cualquier lugar al que vais es vuestro hogar. Esto es trascender la humanidad normal. Habéis malinterpretado totalmente estas palabras mías, vuestro entendimiento es demasiado superficial. ¿Cómo me apareceré exactamente a todas las naciones y pueblos? ¿En la carne hoy? ¡No! Cuando llegue el momento, Yo apareceré en Mi cuerpo en cada nación del universo. El tiempo en el que los extranjeros necesiten que vosotros los pastoreéis aún no ha llegado. En ese tiempo necesitaréis salir de la carne y entrar en el cuerpo para pastorearlos. Esta es la verdad pero no es la “resurrección de los muertos” que las personas imaginan. En el tiempo designado, vosotros saldréis de la carne sin daros cuenta y entraréis en el mundo espiritual y gobernaréis todas las naciones conmigo. Aún no es el momento. Cuando Yo necesite que estéis en la carne estaréis en la carne (según los requisitos de Mi obra, debéis tener pensamiento ahora, debéis seguir viviendo en la carne, por lo que debéis seguir haciendo las cosas que necesitáis hacer en la carne según Mis pasos; no esperéis pasivamente porque esto retrasaría las cosas). Cuando Yo necesite que vosotros actuéis en el cuerpo como pastores de la iglesia, saldréis de la carne, desecharéis vuestro pensamiento y confiaréis completamente en Mí para vivir. Tened fe en Mi poder y en Mi sabiduría. Yo lo haré todo personalmente. Vosotros sólo necesitáis esperar y disfrutar. Todas las bendiciones vendrán a vosotros, y tendréis una provisión inagotable y sin fin. Cuando llegue ese día, entenderéis el principio de cómo hago esto, conoceréis Mis maravillosos hechos, y entenderéis como traigo de vuelta a Sion a Mis hijos primogénitos. Esto no es realmente tan complicado como lo imagináis, pero tampoco es tan sencillo como pensáis.

Yo sé que cuando digo esto os volvéis aún menos capaces de comprender el propósito detrás de Mis palabras y que os confundís aún más. Las mezclaréis con lo que he dicho anteriormente de forma que no podáis entender nada, y parecerá que no hay salida. Sin embargo, no os preocupéis. Yo os lo diré todo. Todo lo que Yo digo tiene significado. Yo he dicho que puedo hacer que las cosas existentes vuelvan a la nada y que puedo formar múltiples cosas a partir de la nada. En la imaginación humana, para entrar en el cuerpo desde la carne, una persona debe resucitar de los muertos. En el pasado, Yo usé este método y manifesté Mi mayor milagro, pero hoy no es como el pasado. Yo os llevaré directamente de la carne al cuerpo. ¿Acaso no es esto una señal y un milagro aún mayores? ¿Acaso no es esto una mayor manifestación de Mi omnipotencia? Yo tengo Mi plan, y tengo Mis intenciones. ¿Quién no está en Mis manos? Sé la obra que hago. Mis métodos de obra son hoy, después de todo, diferentes a los del pasado. Yo ajusto Mis métodos de obra según el cambio de las eras. Cuando fui clavado en la cruz, era la Era de la Gracia, pero ahora es la era final. El ritmo de Mi obra se está acelerando; no avanza a la misma velocidad que en el pasado, ni mucho menos va más lenta que en el pasado, sino que avanza mucho más rápido. Simplemente no hay forma de describirla, y no hay necesidad de tantos procesos complejos. Yo soy libre de hacer cualquier cosa. ¿Acaso no es verdad que únicamente hace falta una de Mis palabras de autoridad para determinar cómo se completará Mi voluntad y cómo os haré perfectos? Todo lo que digo se hará sin duda. En el pasado, Yo dije a menudo que sufriría y no permití a las personas mencionar el sufrimiento que Yo había soportado anteriormente; mencionarlo era blasfemar contra Mí. Esto se debe a que Yo soy Dios mismo y para Mí no hay dificultad; cuando tú mencionas este sufrimiento haces llorar a las personas. Yo he dicho que en el futuro no habrá suspiros ni lágrimas. Esto debe explicarse a partir de este aspecto y entonces, el significado de Mis palabras puede entenderse. El significado de “los humanos simplemente no pueden resistir este sufrimiento” es que Yo puedo desprenderme de todas las nociones y pensamientos humanos, de las emociones de la carne, de todos los rastros de mundanidad y salir de la carne, y puedo seguir manteniéndome firme cuando todos me refutan. Esto es suficiente para demostrar que Yo soy el único Dios mismo. Yo he dicho: “Cada hijo primogénito debe entrar en el mundo espiritual desde la carne; esta es la senda que ellos deben tomar para reinar conmigo como reyes”. El significado de esta frase es que cuando os encontréis con eso que habéis imaginado en el pasado, oficialmente saldréis de la carne y entraréis en el cuerpo para empezar oficialmente a juzgar a esos príncipes y reyes. Ellos serán juzgados en base a las cosas que ocurran en ese momento. Sin embargo, no es tan complicado como vosotros imagináis, se hará en un instante. No necesitaréis levantaros de los muertos y ni siquiera sufrir (porque vuestros sufrimientos y dificultades en la tierra ya han llegado a su fin y Yo ya he dicho que no trataré más a Mis hijos primogénitos a partir de ese momento). Los hijos primogénitos disfrutarán sus bendiciones, tal como se ha hablado, en el hecho de que entraréis sin daros cuenta en el mundo espiritual. ¿Por qué digo que esto es Mi misericordia y Mi gracia? Si una persona sólo pudiera entrar en el mundo espiritual después de levantarse de los muertos, esto estaría lejos de ser misericordioso y clemente. Por tanto, esta es la expresión más obvia de Mi misericordia y gracia y, además, esta revela Mi predestinación y Mi selección de las personas. Es bastante capaz de mostrar cuán estrictos son Mis decretos administrativos. Yo seré clemente y misericordioso con quienquiera que Yo desee. Nadie contenderá ni luchará. Yo decidiré todo esto.

Las personas no pueden entenderlo y se presionan a sí mismas hasta que no les queda aliento y, aun así, siguen siendo ellas las que se atan a sí mismas. El pensamiento de las personas es realmente limitado, por lo que deben deshacerse del pensamiento y las nociones humanas. Así pues, Yo debo salir de la carne y entrar en el mundo espiritual para tomar el control de todo, para manejarlo todo. Esta es la única manera de gobernar a todos los pueblos y naciones y de cumplir Mi voluntad. Eso no está lejos. Vosotros no tenéis fe en Mi omnipotencia, y no sabéis quién soy. Pensáis que Yo sólo soy un ser humano, y no podéis ver en absoluto Mi divinidad. Las cosas se completarán cuando Yo quiera que se completen. Todo lo que hace falta para eso es una palabra de Mi boca. Vosotros sólo habéis prestado atención al aspecto de Mi humanidad en lo que Yo he dicho recientemente y en cada uno de Mis movimientos, pero no habéis prestado atención al aspecto de Mi divinidad. Eso es decir, pensáis que Yo también tengo pensamiento y nociones. Pero Yo he dicho que Mis pensamientos, ideas y mente, cada uno de Mis movimientos, todo lo que hago y todo lo que digo, son la manifestación completa de Dios mismo. ¿Habéis olvidado todo esto? ¡Todos vosotros sois personas confundidas! No entendéis el significado de Mis palabras. Yo os he permitido ver el aspecto de Mi humanidad normal a partir de lo que he dicho (Os he permitido ver Mi humanidad normal en Mi vida cotidiana, en la realidad, porque seguís sin entender el aspecto de Mi humanidad normal a partir de lo que he dicho durante este período), pero no entendéis Mi humanidad normal, y simplemente intentáis aferraros a algo que pueda usarse contra Mí, y estáis desenfrenados ante Mí. ¡Estáis ciegos! ¡Sois ignorantes! ¡No me conocéis! ¡Yo he hablado en vano durante tanto tiempo! Vosotros no me conocéis en absoluto, y ¡simplemente no consideráis Mi humanidad normal como una parte del Dios mismo completo! ¿Cómo puedo no estar enojado? ¿Cómo puedo ser misericordioso de nuevo? Yo sólo puedo responder con Mi ira a estos hijos de desobediencia. ¡Sois tan insolentes, no me conocéis en absoluto! ¡Pensáis que he errado! ¿Podría Yo errar? ¿Escogería Yo con descuido cualquier cuerpo carnal en el que encarnarme? Mi humanidad y Mi divinidad son dos partes inseparables que forman al Dios mismo completo. ¡Ahora vosotros debéis tener esto perfectamente claro! ¡Mis palabras ya han alcanzado su cénit y no pueden explicarse más!

Anterior: Capítulo 97

Siguiente: Capítulo 99

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contacta con nosotros por Messenger
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

Capítulo 6

Sed perceptivos hacia los asuntos del espíritu, atentos a Mis palabras y verdaderamente capaces de considerar que Mi Espíritu y Mi ser, y...

La senda… (7)

En nuestras experiencias prácticas vemos que hay muchas veces en las que Dios ha abierto personalmente una senda para nosotros para que la...

¡Pueblos todos! ¡Alegraos!

En Mi luz, la gente ve la luz de nuevo. En Mi palabra, la gente encuentra las cosas que disfruta. He venido de oriente, de oriente...

Debes mantener tu lealtad a Dios

¿Cómo está obrando el Espíritu Santo en el momento presente? ¿Tienes un conocimiento firme de esta cuestión? ¿Cuáles son las mayores...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro