Capítulo 110

Cuando todo se revele, ese será el momento en que descansaré y, aún más, será el momento en que todo estará en orden. Yo hago personalmente Mi obra; Yo mismo lo orquesto y lo dispongo todo. Cuando Yo salga de Sion y vuelva, y cuando Yo haya hecho completos a Mis hijos primogénitos, habré terminado Mi gran obra. En las nociones de las personas, algo que se hace debe ser visible y palpable, pero según Yo lo veo, todo está completo en el momento en que lo planeo. Sion es Mi morada y también Mi destino; es el lugar donde revelo Mi omnipotencia, y allí es donde Mis hijos primogénitos y Yo seremos felices juntos, como una familia. Allí viviré con ellos por toda la eternidad. Sion, ese hermoso lugar que las personas anhelan. Innumerables personas han aspirado a Sion a lo largo de las eras, pero, desde el principio, ni una sola ha entrado allí. (Ni siquiera ningún santo o profeta de las eras pasadas ha entrado en Sion; ya que estoy seleccionando a Mis hijos primogénitos en los últimos días, y todos ellos están naciendo durante este tiempo; a través de esto, Mi misericordia y Mi gracia, de las que he hablado, se han vuelto más evidentes). Cada persona que es ahora un hijo primogénito entrará en Sion conmigo y disfrutará esa bendición. Yo estoy elevando a Mis hijos primogénitos hasta cierto punto porque poseen Mi calibre y Mi imagen gloriosa, y porque son capaces de dar testimonio de Mí, glorificarme y vivirme. Además, son capaces de derrotar a Satanás y de humillar al gran dragón rojo. Esto es porque Mis hijos primogénitos son vírgenes puras; son aquellos a los que Yo amo y a quienes Yo he seleccionado y favorecido. La razón por la que los elevo es que pueden mantenerse firmes en su posición, son capaces de servirme con humildad y en secreto, y de ofrecer poderoso testimonio para Mí. Yo he gastado toda Mi energía en Mis hijos primogénitos y he dispuesto cuidadosamente a toda clase de personas, acontecimientos y cosas para su servicio. Al final, haré que todos vean Mi gloria plena en Mis hijos primogénitos y, gracias a ellos, todos quedarán totalmente convencidos de Mí. No obligaré a demonio alguno, ni tengo miedo de que anden desenfrenados ni de su imprudencia, porque tengo testigos y tengo la autoridad en Mis manos. ¡Escuchadme ahora, personas de la calaña de Satanás! El propósito tras cada palabra que Yo pronuncio y de todo lo que declaro es perfeccionar a Mis hijos primogénitos. Debes, por lo tanto, atender a Mis mandatos y obedecer a Mis primogénitos, de lo contrario trataré contigo y ¡te haré sufrir la perdición inmediata! Mis hijos primogénitos ya han empezado a llevar a cabo Mis decretos administrativos, porque solo ellos son dignos de sostener Mi trono, y Yo ya los he ungido. Ciertamente, aquellos que no se sometan a Mis hijos primogénitos no son buenos y, sin duda, el gran dragón rojo los ha enviado para perturbar Mi plan de gestión. Esos sinvergüenzas serán expulsados de Mi casa inmediatamente. No quiero que ese tipo de cosa me preste servicio; se enfrentará a la destrucción eterna, y lo hará muy pronto, ¡sin dilación! Quienes están a Mi servicio deben haber recibido ya Mi aprobación; deben ser obedientes y no preocuparse por el precio que hayan de pagar. Si son rebeldes, entonces, no son dignos de rendirme servicio y Yo no necesito una criatura así. Deben apurarse y desaparecer de aquí; ¡no los quiero en absoluto! ¡Debes tener claro esto ahora! Quienes me sirven deben hacerlo bien y no causar ningún problema. Si sientes que no tienes esperanza y empiezas a provocar problemas, ¡Yo terminaré contigo sin dudarlo! ¿Lo tenéis claro los que estáis en Mi servicio? Este es Mi decreto administrativo.

Dar testimonio de Mí es el deber de Mis hijos primogénitos, por lo que no os exijo que hagáis nada por Mí; estaré satisfecho siempre que llevéis a cabo vuestro deber apropiadamente y disfrutéis las bendiciones que Yo os concedo. Cuando viajé a lo largo del universo y hasta los confines de la tierra, escogí a Mis hijos primogénitos y los hice completos. Esto es algo que Yo terminé antes de crear el mundo; nadie en la humanidad lo sabe, pero Mi obra se realizó en silencio. ¡Este hecho no está en sintonía con las nociones humanas! Sin embargo, los hechos son los hechos, y nadie los puede cambiar. A través de sus engaños, los demonios, tanto grandes como pequeños, han revelado sus verdaderas formas y han estado sujetos a Mi castigo en diversos grados. En Mi obra existen pasos y hay sabiduría en Mis palabras. ¿Habéis visto algo en Mis acciones y palabras? ¿Estoy simplemente haciendo y diciendo cosas? ¿Acaso Mis palabras son meramente duras, críticas o consoladoras? Eso es demasiado simplista, pero para la humanidad, verlo así es cualquier cosa menos simple. No solo hay sabiduría, juicio, justicia, majestad y consuelo en Mis palabras, sino que aún más, contienen lo que Yo tengo y soy. Cada una de Mis palabras es un misterio que no puede ser revelado por la humanidad. Mis palabras son totalmente inescrutables y, aunque los misterios han sido revelados, siguen estando fuera del alcance de su imaginación y entendimiento, de acuerdo con las capacidades de la humanidad. La palabra más fácil de entender para Mí es, para las personas, lo más complicado de comprender, por lo que la diferencia entre el hombre y Yo es como la diferencia entre el cielo y la tierra. Por esta razón quiero cambiar por completo las formas de Mis hijos primogénitos y hacer que ellos entren totalmente en el cuerpo. En el futuro, no solo entrarán en el cuerpo desde la carne, sino que cambiarán su forma dentro del cuerpo en diversos grados. Este es Mi plan. Esto es algo que los seres humanos no pueden hacer; no tienen forma alguna de hacerlo. Así que, aunque ahora os lo explicase en detalle, seguiríais sin entender. Solo podríais entrar en un sentido de lo sobrenatural. Esto se debe a que Yo soy el sabio Dios mismo.

Cuando veis misterios, todos reaccionáis de alguna manera. Aunque no aceptáis ni reconocéis estos misterios en el fondo, sí los admitís con vuestras palabras. Las personas así son las más astutas, y cuando Yo revele los misterios, las eliminaré y abandonaré una por una. Sin embargo, Yo todo lo hago por pasos. No realizo las cosas de un modo apresurado ni llego ciegamente a una conclusión; y esto es porque poseo un carácter divino. Las personas son absolutamente incapaces de ganar una visión clara de lo que Yo estoy haciendo ahora, o de lo que haré en Mi siguiente paso. Solo cuando hable de las palabras de un paso, la manera en la que obro da un paso adelante conmigo. Todo ocurre en Mis palabras y todo se revela en Mis palabras, por lo que nadie debe ser impaciente; prestarme servicio de la forma adecuada es suficiente. Antes de las eras, profeticé sobre una higuera, pero, a lo largo de las eras, nadie vio una higuera ni pudo explicarla y, aunque estas palabras se habían mencionado en las alabanzas antiguas, nadie conocía su verdadero significado. Estas palabras confundían a las personas del mismo modo que la frase “la gran catástrofe”, y esto constituía un misterio que Yo nunca revelé a la humanidad. Las personas pensaban que una higuera era probablemente un buen tipo de árbol frutal o que quizás, si se lleva un paso más allá, se refería también a los santos; pero seguían estando muy lejos del verdadero significado de estas palabras. Yo os lo diré cuando abra Mi rollo en los últimos días. (El “rollo” se refiere a todas las palabras que Yo he hablado, Mis palabras en los últimos días; el rollo las contiene todas). La “higuera” se refiere a Mis decretos administrativos, a cada uno de ellos. Pero esto es solo una parte de lo que significa. La germinación de la higuera alude a Mí cuando comienzo a obrar y a hablar en la carne, pero Mis decretos administrativos aún no se habían dado a conocer (y esto se debe a que, en aquel entonces, nadie había dado testimonio de Mí y nadie conocía Mis decretos administrativos). Cuando se dé testimonio de Mi nombre y este se difunda, cuando todas las personas lo alaben y cuando Mis decretos administrativos den resultado, entonces la higuera dará fruto. Esta es la explicación completa sin omitir nada; todo está revelado en ella. (Digo esto, porque en Mis palabras anteriores, había una porción que Yo no había revelado aún del todo; por tanto, era necesario que aguardarais y que buscarais con paciencia).

Cuando Yo haga completos a los hijos primogénitos, revelaré Mi gloria plena y Mi aparición completa al mundo-universo. Esto lo haré en el cuerpo y sobre todas las personas en Mi propia persona. Será en Mi monte Sion y en Mi gloria, y en particular, en medio del clamor de las alabanzas. Además, Mis enemigos se apartarán de Mi alrededor, y descenderán al abismo sin fondo y al lago de fuego y azufre. Lo que las personas son capaces de imaginar hoy es limitado, y no concuerda con Mi intención original; ese es el motivo por el que me enfoco en las nociones y pensamientos de la gente cuando hablo cada día. Llegará un día (el día de entrar en el cuerpo) cuando lo que Yo diga será enteramente adecuado para vosotros, y no os resistiréis en absoluto. En ese momento, ya no tendréis vuestros pensamientos y, entonces, dejaré de hacer declaraciones. Como ya no tendréis vuestro propio pensamiento, sencillamente os esclareceré de un modo directo; esta es la bendición que será disfrutada por los hijos primogénitos y ocurrirá cuando ellos reinen a Mi lado como reyes. Los seres humanos no creen en cosas que no pueden imaginar, e incluso si hay algunos que las crean, es solo porque han sido esclarecidos por Mí. De lo contrario, nadie creería, y esto es algo que se debe experimentar. (Sin atravesar este paso, Mi gran poder no podría revelarse, lo que significa que, con tan solo pronunciar Mis palabras, libro a las personas de sus nociones. Nadie más puede realizar esta obra ni me puede sustituir. Yo soy el único que puede completarla; sin embargo, eso no es absoluto. Debo hacer esta obra por medio de la humanidad). Las personas se sienten revitalizadas tras oír Mis palabras, pero al final, todas se retiran. No pueden evitarlo. Entretanto, existen misterios que los humanos no pueden captar. Nadie puede imaginar qué acontecerá, y Yo os permitiré ver esto en lo que revelo. A través de ello, el verdadero significado de estas palabras mías será evidente: “Yo desarraigaré a todos los que no sean adecuados para Mi uso”. Mis hijos primogénitos tienen una variedad de manifestaciones, como también la tienen Mis enemigos. Todas os serán reveladas una por una. ¡Recordad! A excepción de los hijos primogénitos, todos tienen la obra de los espíritus malignos. Son todos lacayos de Satanás. (Pronto serán revelados, uno por uno, pero algunos necesitan prestar servicio hasta el final, y otros, solo por un período de tiempo). Bajo la obra de Mis palabras, todos mostrarán su verdadera forma.

Toda nación, todo lugar y toda denominación disfruta de las riquezas de Mi nombre. Debido a que la catástrofe se está fraguando ahora mismo y está a Mi alcance, y a que me estoy preparando para hacer que se precipite poco a poco, todo el mundo busca con urgencia el camino verdadero, que se debe buscar, aunque el precio de hacerlo sea renunciar a todo. En todas las cosas tengo Mi propio tiempo. Siempre que diga que se completará, así será, en el preciso minuto, en el preciso segundo. Nadie puede obstaculizarlo ni detenerlo. Después de todo, el gran dragón rojo es Mi enemigo derrotado. Él es un hacedor de servicio para Mí y hace lo que Yo le ordeno sin resistencia alguna. En realidad, es Mi bestia de carga. Cuando Mi obra se haya completado, Yo lo lanzaré al abismo sin fondo y al lago de fuego y azufre (me refiero a los que son destruidos). Los destruidos no probarán tan solo la muerte, sino que también serán duramente castigados por haberme perseguido. Yo iré realizando esta obra por medio de los hacedores de servicio. Haré que Satanás se sacrifique y se destruya a sí mismo, y con eso desaparecerán por completo los descendientes del gran dragón rojo. Esta es una parte de Mi obra y, después de eso, me volveré hacia las naciones gentiles. Estos son los pasos de Mi obra.

Anterior: Capítulo 109

Siguiente: Capítulo 111

El fin de todas las cosas se está acercando, ¿quieres saber cómo el Señor recompensará el bien, castigará el mal y determinará el fin de cada uno? Bienvenido a contactarnos para descubrir la respuesta.

Contenido relacionado

La obra en la Era de la Ley

La obra que llevó a cabo Jehová en los israelitas estableció entre la humanidad el lugar de origen terrenal de Dios, que también era el...

Capítulo 19

En la imaginación de las personas, parece que Dios es muy altivo e insondable. Es como si Él no residiera entre la humanidad y desdeñara a...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro

Contacta con nosotros por WhatsApp