Capítulo 118

A quienquiera que se levante para dar testimonio por Mi Hijo, Yo le concederé gracia; a quienquiera que no se levante para dar testimonio por Mi Hijo, sino que se resista y use las nociones humanas para hacer su propia valoración, Yo lo destruiré. ¡Todos deben verlo claramente! Dar testimonio por Mi Hijo es un acto de reverencia hacia Mí y satisface Mi voluntad. No respetes únicamente al Padre mientras acosas y oprimes al Hijo. Los que hacen eso son los descendientes del gran dragón rojo. Yo no necesito que desgraciados como estos den testimonio por Mi Hijo; Yo los destruiré en el pozo sin fondo. Yo quiero que los hacedores de servicio leales y honestos rindan servicio a Mi Hijo, y, al resto, no lo necesito. Este es Mi carácter justo y sirve para mostrar que Yo soy el Dios mismo santo y sin tacha. Yo no perdonaré a nadie que ofenda Mis decretos administrativos. A quienesquiera que te desafiaron o persiguieron en el pasado, tanto en la familia como en el mundo, Yo los castigaré uno por uno, y nadie será absuelto, porque no hay ninguna parte de Mí que sea de carne y hueso. Dar testimonio por Ti hoy muestra que esos hacedores de servicio han terminado de rendirme servicio, así que no tengas escrúpulos ni preocupaciones en absoluto. Ellos son Tus hacedores de servicio, después de todo, y cuando todo sea dicho y hecho, Tú eres del cielo, y retornarás a Mi cuerpo al final, porque Mi cuerpo no puede estar sin Ti. Los que te desafiaron y no eran compatibles contigo en el pasado (esto es algo que otros no pueden ver; solo Tú lo sabes en Tu corazón) han revelado ahora su forma original y han caído, porque Tú eres Dios mismo y no tolerarás que nadie te desafíe ni ofenda. Aunque no puede verse en absoluto desde fuera, Mi Espíritu está dentro de Ti; esto está fuera de duda. Todas las personas deben creerlo, de lo contrario, ¡Mi vara de hierro derribará a todos los que me desafíen! Como Yo doy testimonio por Ti, Tú tienes sin duda autoridad; todo lo que dices es Mi expresión, y todo lo que haces es Mi manifestación, porque Tú eres Mi amado y una parte que no le puede faltar a Mi persona. Así que cada una de Tus acciones, lo que vistes, lo que usas y dónde vives, también son sin duda alguna Mis hechos. Nadie debe intentar encontrar algo contra Ti ni encontrar fallos en Ti. Si alguien lo hace, ¡no lo perdonaré!

Yo echaré de Mi casa a todos los siervos malvados y dentro de Mi casa haré que todos los siervos leales den testimonio por Mis hijos primogénitos; este es Mi plan y es la forma en la que Yo obro. Cuando los siervos malvados dan testimonio por Mi Hijo, huele a personas muertas y Yo lo detesto. Cuando los siervos leales dan testimonio por Mi Hijo, eso es serio y sincero, y es aceptable para Mí. Por tanto, quienquiera que no esté dispuesto a dar testimonio por Mi Hijo, ¡sal de aquí ahora mismo! Yo no te obligaré a hacerlo; si Yo te pido que te vayas, ¡debes irte! Mira cuáles son las consecuencias para ti y lo que te espera, y esto lo entienden los que rinden servicio más que cualquier otra persona. Mi juicio, Mi ira, Mis maldiciones, Mi quema y Mi furia intensa sobrevendrán en cualquier momento a cualquiera que me desafíe. Mi mano no muestra misericordia a nadie; sin importar cuán leal haya sido antes alguien que presta servicios, si desafía a Mi Hijo hoy, Yo lo destruiré inmediatamente y no le permitiré permanecer ante Mí. A partir de esto se puede ver Mi mano inmisericorde. Porque las personas no me conocen y su naturaleza me desafía, incluso los que me son leales lo hacen solo por su propio placer. Si ocurre algo que les afecte de manera negativa, su corazón cambia inmediatamente y quieren retirarse de Mi lado. Esta es la naturaleza de Satanás. ¡No debéis ser obstinados creyendo que sois leales! Si no gana nada con esto, esta manada de bestias es simplemente incapaz de serme leal. Si Yo no hubiera proclamado Mis decretos administrativos, os habríais retirado hace mucho tiempo. Ahora todos estáis atrapados entre la sartén y el fuego, reticentes a rendirme servicio, pero no dispuestos a ser derribados por Mi mano. Si Yo no hubiera proclamado que los grandes desastres sobrevendrán a cualquiera que me desafíe en cualquier momento, vosotros os habríais retirado hace mucho tiempo. ¿Acaso no conozco las tretas a las que recurren las personas? Ahora, la mayoría de las personas aún alberga alguna esperanza, pero cuando su esperanza se convierta en decepción, se darán por vencidas y querrán retirarse. He dicho que no obligaré a nadie a quedarse, pero ten cuidado con las consecuencias que esto tendrá para ti. No te estoy amenazando; esto es un hecho. Nadie puede desentrañar la naturaleza del hombre, sino Yo; todas las personas creen que son leales a Mí, sin saber que su lealtad es impura. Estas impurezas arruinarán a las personas porque son una maquinación del gran dragón rojo. Hace mucho tiempo que Yo las he revelado; Yo soy el Dios todopoderoso, ¿cómo podría, entonces, no entender algo tan sencillo? Puedo ver tus intenciones a través de tu carne y de tu sangre. No me es difícil comprender la naturaleza del hombre en absoluto, sin embargo, las personas se consideran inteligentes y creen que solo ellas mismas conocen sus intenciones. ¿Acaso no saben que el Dios todopoderoso existe en los cielos y la tierra y en todas las cosas?

Yo amaré a Mi Hijo hasta el mismo final, y odiaré al gran dragón rojo y a Satanás eternamente. Mi castigo sobrevendrá a todos los que me desafíen y ningún enemigo será absuelto. Yo he dicho antes: “Yo establezco en Sion una gran piedra. Para los creyentes, esta piedra es el fundamento de su construcción. Para los que no creen, esta roca los hace tropezar. Para los hijos del diablo, esta es la piedra que los aplasta hasta la muerte”. Yo no solo he dicho estas palabras antes, sino que han sido profetizadas por muchas personas, y muchas personas han leído este pasaje de las palabras en esta era. Además, algunas personas han intentado explicar estas palabras, pero nadie ha desvelado antes este misterio, porque esta obra solo se lleva a cabo durante el tiempo actual de los últimos días. Por tanto, aunque algunas personas han intentado explicar estas palabras, todas sus explicaciones son falacias. Hoy, Yo os revelo el significado completo de forma que podáis conocer la seriedad de que Yo dé testimonio por Mis hijos primogénitos y Mi propósito al hacerlo. Yo establezco en Sion una gran piedra, y esta piedra se refiere al testimonio que se da de Mis hijos primogénitos. La palabra “grande” no significa que este testimonio se dé a alguna escala gigante, sino más bien que al dar testimonio por Mis hijos primogénitos, muchos hacedores de servicio se retirarán. Aquí, “los que no creen” se refiere a los que se retiran porque se da testimonio de Mi Hijo. Por tanto, la piedra es una piedra de tropiezo para esta clase de persona. Yo digo que es una roca porque esta clase de persona será derribada por Mi mano y, por tanto, “la roca que causa que las personas tropiecen” no se menciona en relación a caer o volverse débil, sino en relación con ser derribado por Mi mano. Los “creyentes” en “para los creyentes, esta piedra es el fundamento de su construcción” se refiere a esos hacedores de servicio que son leales, y “fundamento de su construcción” se refiere a la gracia y las bendiciones que ellos recibirán después de haberme rendido servicio leal. Que se haya dado testimonio de los hijos primogénitos indica que toda esta vieja era terminará pronto, es decir, simboliza la destrucción del reino de Satanás; por tanto, para los gentiles, la roca es la que los aplasta hasta la muerte. Así, hacer añicos a todas las naciones se refiere a la renovación completa del mundo entero; lo viejo pasará y lo nuevo será establecido; este es el verdadero significado de “hacer añicos”. ¿Entendéis? La obra que Yo llevo a cabo en esta última etapa puede resumirse simplemente con estas pocas palabras. Este es Mi hecho maravilloso, y debéis comprender Mi voluntad dentro de Mis palabras.

Anterior: Capítulo 117

Siguiente: Capítulo 119

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

Himno del Reino

El pueblo me aclama, el pueblo me alaba; todas las bocas nombran al único Dios verdadero, toda la gente alza sus ojos para observar Mis...

Acerca del destino

Siempre que se menciona el destino, lo tratáis con especial seriedad; es, además, algo en lo que todos sois particularmente sensibles....

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro