Capítulo 107

Cuando Mis palabras llegan a cierto nivel de dureza, la mayoría de las personas se retiran a causa de ellas, y precisamente en este momento se revelan Mis hijos primogénitos. Yo he dicho que no muevo un dedo, sino que solo uso Mis palabras para lograr todas las cosas. Con Mis palabras, destruyo todo lo que odio y también perfecciono a Mis hijos primogénitos. (Cuando Mis palabras se pronuncien, los siete truenos resonarán y, en ese momento, Mis hijos primogénitos y Yo nos transformaremos y entraremos en el mundo espiritual). Cuando dije que Mi Espíritu obra en persona, quise decir que Mis palabras lo logran todo, y, a través de esto, es evidente que soy todopoderoso. Por tanto, uno puede ver incluso con mayor claridad el objetivo y el propósito detrás de cada una de las frases que pronuncio. Como he dicho antes, todo lo que asevero en Mi humanidad es un aspecto de Mi manifestación. Por eso, ¡esas personas que no pueden estar seguras de aquello que digo en Mi humanidad normal ni lo creen de verdad deben ser eliminadas! Una y otra vez he hecho hincapié en que Mi humanidad normal es un aspecto indispensable de Mi divinidad completa, pero muchas personas siguen centrándose en esta última, mientras ignoran la primera. ¡Estáis ciegos! Dices que Yo no encajo en tus nociones y que el humano que soy no encaja en tu idea de Dios. ¿Acaso pueden permanecer estas personas en Mi reino? ¡Yo te pisotearé bajo Mis pies! ¡Atrévete a rebelarte más contra Mí! ¡Atrévete a seguir siendo tan obstinado! Mi sonrisa no se ajusta a tus nociones, Mi discurso no es agradable a tus oídos y Mis acciones no son beneficiosas para ti, ¿no es así? Todas estas cosas deben ser de tu agrado. ¿Acaso es Dios así? ¿Y estas personas todavía quieren permanecer en Mi casa y recibir bendiciones en Mi reino? ¿No estás soñando despierto? ¿Desde cuándo son las cosas tan maravillosas? Quieres desobedecerme, pero quieres seguir recibiendo bendiciones de Mí. Yo te digo: ¡de ninguna manera! Como he dicho muchas veces: los que entran en Mi reino y reciben bendiciones deben ser personas que Yo amo. ¿Por qué hago hincapié en estas palabras? Sé y entiendo lo que cada cual está pensando; no necesito señalar todos sus pensamientos uno por uno. Su verdadera forma se revelará a través de Mis palabras de juicio y todos llorarán de dolor ante Mi tribunal. ¡Esto es un hecho obvio que nadie puede cambiar! Al final, haré que entren uno por uno en el abismo sin fondo. Este es el resultado final que deseo lograr con Mi juicio sobre Satanás, el diablo. Yo debo usar el juicio y los decretos administrativos para tratar a cada individuo, y así es cómo castigo a la gente. ¿Tenéis alguna percepción verdadera sobre esto? Yo no necesito dar una razón a Satanás; simplemente uso Mi vara de hierro para golpearlo hasta casi matarlo y que implore misericordia una y otra vez. Así pues, cuando las personas leen Mis palabras de juicio, no pueden entenderlas ni siquiera un poco, pero desde Mi perspectiva, cada línea y cada frase es una ejecución de Mis decretos administrativos. Este es un hecho obvio.

Como hoy he mencionado el juicio, este tema alude al tribunal. En el pasado, habéis dicho a menudo que recibiréis juicio ante el tribunal de Cristo. Tenéis cierto entendimiento sobre el juicio, pero no podéis imaginar el tribunal. Quizás algunas personas piensan que el tribunal es un objeto físico o podrían imaginar que es una gran mesa, o tal vez lo visualizan como un estrado donde se sienta un juez como en el mundo secular. En Mi explicación no negaré esta vez, claro está, lo que habéis dicho, pero para Mí, las cosas en la imaginación de las personas siguen conllevando un significado simbólico. De ahí que la brecha entre lo que las personas imaginan y Mi significado siga siendo tan grande como la que hay entre el cielo y la tierra. En las nociones de las personas hay mucha gente postrada ante el tribunal, llorando con aflicción y suplicando misericordia. Ahí es donde la imaginación humana ha alcanzado su pináculo, y nadie puede imaginar más que eso. ¿Qué es, pues, el tribunal? Antes de que Yo revele este misterio, debéis rechazar todas las ideas equivocadas anteriores; solo entonces puede alcanzarse Mi meta. Esta es la única forma en la que pueden disiparse vuestras nociones y pensamientos en este asunto. Debéis prestar atención en todo momento cuando Yo hablo. Debéis dejar de ser descuidados. Mi tribunal se ha establecido desde la creación del mundo. En las eras y generaciones pasadas, muchos han muerto ante Mi tribunal y también muchos han resucitado ante el mismo y han vuelto a la vida. También puede decirse que, de principio a fin, Mi juicio nunca se detiene, por lo que Mi tribunal existe para siempre. Siempre que se menciona el tribunal, todos los humanos sienten un rastro de temor. Por supuesto, a partir de lo que he dicho antes, no tenéis ni idea de qué es este tribunal. El tribunal coexiste con el juicio, pero son de dos sustancias diferentes. (Aquí la “sustancia” no se refiere a un objeto físico, sino a las palabras. Los seres humanos no pueden ver esta sustancia en absoluto). El juicio se refiere a Mis palabras. (Ya sean severas o suaves, todas están incluidas en Mi juicio. Por tanto, cualquier cosa que sale de Mi boca es juicio). Antes, las personas dividían Mis palabras en muchas categorías diferentes, incluidas las palabras de juicio, las palabras de amabilidad y las palabras que proporcionan vida. Hoy, debo aclararos que el juicio y Mis declaraciones están interconectados. Es decir, el juicio es Mis palabras, y Mis palabras son el juicio. No debes hablar de ellos por separado en absoluto. Las personas imaginan que las palabras severas son el juicio, pero su entendimiento no es completo. Todo lo que Yo digo es juicio. El principio del juicio del que se habló en el pasado se refería a cuando Mi Espíritu empezó a obrar de forma oficial en todo lugar y a implementar Mis decretos administrativos. En esta frase, “juicio” se refiere a la realidad propiamente dicha. Ahora explicaré el tribunal: ¿por qué digo que el tribunal existe desde la eternidad hasta la eternidad y va de la mano de Mi juicio? ¿Habéis obtenido algo de conocimiento acerca de ello a partir de Mi explicación del juicio? El tribunal hace referencia al ser humano que Yo soy. Desde la eternidad hasta la eternidad, siempre expreso y hablo. Yo vivo eternamente, por lo que Mi tribunal y Mi juicio están en eterna coexistencia. ¡Esto debería haber quedado claro ya! En su imaginación, las personas me tratan como un objeto, pero en este respecto no os culpo ni os condeno. Solo espero que seáis obedientes y aceptéis Mi revelación, y que sepáis a partir de ello que Yo soy el Dios mismo que todo lo engloba.

Mis palabras son completamente incomprensibles para los humanos; es imposible que encuentren Mis pasos y que capten Mi voluntad. Así, el estado en el que os encontráis hoy (ser capaces de recibir Mi revelación, comprender Mi voluntad desde dentro de ella y seguir Mis pasos a través de esto) es por completo una consecuencia de Mis acciones prodigiosas, Mi gracia y Mi compasión. Un día, incluso os permitiré ver Mi sabiduría, contemplar lo que Yo he hecho con Mis manos y echar un vistazo a la maravilla de Mi obra. Cuando llegue ese momento, los proyectos de todo Mi plan de gestión se revelarán del todo ante vuestros ojos. Por todo el mundo-universo y cada día, se manifiestan partes de Mis acciones maravillosas y todas rinden servicio para que Mi plan de gestión pueda cumplirse. Cuando esto se haya revelado totalmente, veréis qué clase de personas he dispuesto para que rindan servicio y cuáles he dispuesto para que cumplan Mi voluntad, lo que he conseguido a través de la explotación de Satanás, lo que he cumplido por Mí mismo, qué tipo de personas lloran, cuáles crujen los dientes, qué tipo de personas sufrirán la destrucción y cuál la perdición. Por “destrucción”, me refiero a aquellos que serán arrojados en el lago de fuego y azufre y que serán totalmente quemados; por “perdición”, me refiero a aquellos que serán arrojados en el abismo sin fondo para que languidezcan allí durante toda la eternidad. Así pues, no confundáis destrucción y perdición como una misma cosa. Por el contrario, ambas son muy diferentes. Los hacedores de servicio que salgan de Mi nombre hoy sufrirán la perdición; y los que no son de Mi nombre sufrirán la destrucción. Por esta razón afirmo que quienes sufran la perdición me darán alabanza eterna después de Mi juicio, pero nunca se librarán de Mi castigo y siempre aceptarán Mi dominio. Por ello afirmo que el abismo sin fondo es la mano que Yo uso para castigar a las personas. Yo también digo que todo está en Mis manos. Aunque he dicho que “el abismo sin fondo” se refiere a la influencia de Satanás, también está en Mis manos, que uso para reprender a las personas. Así, todo está en Mis manos y no hay contradicción. Mis palabras no son irresponsables, son todas adecuadas y coherentes. No son ni inventadas ni sinsentido y todos deberían creer Mis declaraciones. En el futuro, sufriréis a causa de esto. A causa de Mis palabras, muchas personas se enfrían, se desesperan, se decepcionan, claman amargamente o lloran. Habrá todo tipo de respuestas. Un día, cuando todas las personas que Yo aborrezco se hayan retirado, Mi gran obra se cumplirá. En el futuro, muchas personas caerán a causa de los hijos primogénitos, y al final se marcharán todas, paso a paso. En otras palabras, Mi casa se volverá gradualmente santa, y toda clase de demonios se retirarán de Mi lado de modo gradual, con tranquilidad, sumisión y sin una palabra de queja. Después de eso, todos Mis hijos primogénitos serán revelados y Yo comenzaré el siguiente paso de Mi obra. Solo entonces los hijos primogénitos serán reyes conmigo y gobernarán sobre todo el universo. Estos son los pasos de Mi obra y constituyen una parte importante de Mi plan de gestión. No paséis esto por alto o, de lo contrario, os equivocaréis.

El momento en que Mis palabras os sean reveladas es el momento en que comienzo Mi obra. Ni una sola de Mis palabras quedará sin cumplir. Para Mí, un día es como mil años, y mil años son como un día. ¿Cómo lo veis vosotros? Vuestro concepto del tiempo es muy diferente del mío, porque Yo controlo el mundo-universo y cumplo todas las cosas. Mi obra se hace día a día, paso a paso y etapa a etapa; y, además, la marcha adelante de Mi obra no se detiene ni un solo segundo, se hace en todo momento. Desde la creación del mundo, Mis palabras nunca se han interrumpido. He seguido hablando y expresando mis declaraciones hasta este momento; esto se mantendrá inmutable hasta el futuro. Sin embargo, Mi tiempo está cuidadosamente dispuesto y organizado, y de forma muy ordenada. Yo haré lo que necesite hacer cuando precise hacerlo (conmigo, todo será liberado, todo será libre), y nada me perturba en cuanto a los pasos de Mi obra. Yo puedo organizar a todos en Mi casa, puedo disponer a todos en el mundo, pero no estoy ocupado en absoluto, porque Mi Espíritu está obrando. Mi espíritu llena todo lugar, porque Yo soy el único Dios mismo, y todo el mundo-universo está en Mis manos. Así pues, se puede ver que Yo soy todopoderoso, que Yo soy sabio y que Mi gloria llena cada rincón del universo.

Anterior: Capítulo 106

Siguiente: Capítulo 108

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.

Contenido relacionado

Capítulo 6

Sed perceptivos hacia los asuntos del espíritu, atentos a Mis palabras y verdaderamente capaces de considerar que Mi Espíritu y Mi ser, y...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro