73 El hombre debe adorar a Dios si quiere tener un buen destino

I

Dios creó este mundo, esta humanidad.

Él fue el arquitecto de la antigua cultura griega

y la civilización humana.

Sólo Dios consuela, consuela a esta humanidad.

Sólo Dios se encarga día y noche de ella.

El desarrollo y progreso humano

son inseparables de la soberanía de Dios.

Sólo Dios sabe el destino de un país o nación.

Sólo Dios controla el curso que sigue esta humanidad.

Si la humanidad o un país desean tener un buen destino,

el hombre debe inclinarse ante Dios,

inclinarse y adorarlo, inclinarse y adorarlo.

II

La historia y el futuro de la humanidad

son inseparables de los designios de Dios.

La historia y el futuro de la humanidad

son inseparables de los designios de Dios.

Si eres un verdadero cristiano, entonces seguro creerás

que el auge y la caída de cada país o nación

ocurren de acuerdo a los designios de Dios.

Sólo Dios sabe el destino de un país o nación.

Sólo Dios controla el curso que sigue esta humanidad.

Si la humanidad o un país desean tener un buen destino,

el hombre debe inclinarse ante Dios,

inclinarse y adorarlo, inclinarse y adorarlo.

III

El hombre debe arrepentirse y confesar ante Dios,

o la suerte y el destino del hombre acabarán

inevitablemente, inevitablemente en catástrofe.

Sólo Dios sabe el destino de un país o nación.

Sólo Dios controla el curso que sigue esta humanidad.

Si la humanidad o un país desean tener un buen destino,

el hombre debe inclinarse ante Dios,

inclinarse y adorarlo, inclinarse y adorarlo.


Adaptado de ‘Dios preside el destino de toda la humanidad’ en “La Palabra manifestada en carne”

Anterior: 72 Dios espera que la humanidad pueda continuar viviendo

Siguiente: 74 Nadie entiende el deseo sincero de Dios de salvar al hombre

Los desastres son frecuentes. ¿Quieres saber cómo recibir al Señor antes de los grandes? Contáctanos ahora y exploremos juntos para encontrar el camino.
Contáctanos
Contacta con nosotros por WhatsApp

Contenido relacionado

62. Mis principios de vida me dejaron maltrecha

La frase común: “Todos colocan cargas sobre el caballo dispuesto” es una con la que personalmente estoy demasiado familiarizada. Mi esposo y yo éramos personas particularmente ingenuas: cuando se trataba de asuntos que involucraban nuestro propio beneficio o pérdida personal, no éramos del tipo que regatea y se queja con los demás.

Dios mismo, el único V

La santidad de Dios (II)Hoy, hermanos y hermanas, cantemos un himno. Encontrad uno que os guste y cantáis habitualmente. (Nos gustaría...

Ajustes

  • Texto
  • Temas

Colores lisos

Temas

Fuente

Tamaño de fuente

Interlineado

Interlineado

Ancho de página

Índice

Buscar

  • Buscar en este texto
  • Buscar en este libro